Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 viernes, 05 de abril de 2019   ENTREVISTA WEB 23/2019
Joaquín Joyas Albertus, récords tras una grave dolencia

Por : Sergio Hernández-Ranera


Cumplir años y gozar de buena salud es lo ideal. Si enfermas, sanas y recuperas tu vida cotidiana, es admirable. Pero sufrir un ictus, recuperarse, batir meses después un récord del mundo y al cabo de apenas cinco años otro más, es prodigioso. Tal es el caso del catalán Joaquín Joyas Albertus, un enamorado del deporte rey al que ni siquiera le viene bien el dicho de gozar de una mala salud de hierro, pues la suya, curtida a grandes zancadas en los 800 metros, está hecha a prueba de bomba. Y es que nuestro veterano protagonista batió el pasado 4 de enero la plusmarca mundial de los 800 metros en pista cubierta con unos impactantes 2:13:87 en tan solo su segunda carrera dentro de la categoría M60. Si añadimos que desde febrero de 2014 también ostenta el de la categoría M55 con 2:06:87 (ahí es nada), habrá que convenir que nos hallamos ante toda una institución dentro del atletismo master.

"Aunque trabajo muchas horas, siempre he sacado tiempo para entrenar"

De Futbolista a Currante y Corredor
Y cómo ha llegado hasta aquí? Porque el envidiable presente de Joaquín Joyas, nacido en Salobreña (Granada) en 1958, y su espléndida planta física denotan un pasado vinculado al deporte. "Sí, tengo pinta de haber hecho deporte toda mi vida. Empecé a jugar al fútbol a los 14 años y lo practiqué hasta los 25, a partir de esa edad empecé a correr. En el trabajo tenía un compañero que me llevó a las pistas, donde me presentó al que sería mi entrenador durante mucho tiempo, Antoni Cruanyes. Así fue cómo empecé", explica Joaquín.

Residente en Mataró desde hace muchos años, en la actualidad sigue trabajando. "Soy mecánico en una empresa que se dedica a la construcción de maquinaria para la pastelería industrial", señala, antes de recalcar su constancia para con las carreras y su estilo de vida saludable. "Aunque trabajo muchas horas, siempre he sacado tiempo para entrenar".

Clase a Raudales Exhibida a Cuentagotas
El amor inicial de este plusmarquista mundial no fue con el medio fondo, donde también toma parte a veces en pruebas de 1.500 metros. "Yo empecé haciendo velocidad, 200 y 400 metros. Luego, al cabo del tiempo, probé el 800. En mi primera carrera hice 2:07 y acabé con una pájara tremenda, pero aun así la experiencia me gustó mucho. Así que dejé la velocidad y me pasé al medio fondo, donde sigo. Por aquella época José Manuel Abascal era mi referente, siempre le admiré mucho", nos cuenta.

Sin embargo, Joaquín Joyas no se prodiga mucho en las diversas competiciones, en las que apenas toma parte fuera de Cataluña. ("No participé en el Campeonato de España en Orense", aclara). Pero allá donde sus suelas pisan el tartán, produce marcas de relevancia. Así sucedió la primera vez que compitió en su actual franja de edad, la de mayores de 60 años. Lo hizo en la distancia de los 1.500 metros... y batió el récord de España. Y la segunda, ya en los 800 m, el del mundo. "Es cierto que no me prodigo mucho en los campeonatos internacionales. Y no es porque no me apetezca, sino porque el trabajo me lo impide. Sólo he podido estar en tres Europeos", asume este trabajador, infatigable, a quien le gustaría concurrir en más eventos.

"No me imaginaba que haría el récord del mundo en mi primera carrera de 800 metros de la temporada"

Un Récord Rodeado de Jóvenes
Joaquín Joyas corre a menudo contra rivales de mucha menor edad. Sin ir más lejos, el día de su último récord mundial corrió contra tres rivales 44 años más jóvenes. Lejos de suponer esto una presión recíproca, él suele abstraerse de tal circunstancia y competir con naturalidad. "Los controles en que participo son de categoría absoluta; por lo tanto, la mayoría de corredores son muy jóvenes y a veces me siento un poco fuera de lugar, pero intento no pensar mucho en eso y hacer mi carrera", explica.

Esa carrera, en Sabadell, anticipó de manera brutal el logro del objetivo que se había marcado este veterano atleta del club GA Lluïsos de Mataró. "Mi objetivo para este año 2019 era conseguir el récord del mundo", admite. "Lo que no imaginaba es que lo haría en mi primera carrera de 800 metros de la temporada", señala. En cualquier caso y aun siendo también producto del momento y la situación de carrera, aquí no hay casualidades: la clase que Joaquín acumula en sus piernas es innegable.

Constante Incluso Tras Grave Convalecencia
"Suelo entrenar cinco días a la semana, lo hago en un parque que tengo al lado de casa. Y una vez por semana me subo a unas pistas a hacer series. De los cinco entrenamientos semanales, dos suelen ser más bien intensos. El resto son más relajados", detalla sobre el día a día en su preparación un hombre cuyas marcas entrañan un nivel de preparación óptimo.

"La relación con los jóvenes del club es muy buena; siempre me están diciendo cuándo voy a hacer otro récord del mundo"

¿Y cómo asumen en su entorno más cercano y familiar el hecho de que siga entrenándose y rindiendo a tan alto nivel? "En mi familia nunca me han dicho que no me machaque tanto, siempre me han apoyado mucho y animado a que siga corriendo. La relación, por ejemplo, con los jóvenes del club es muy buena; siempre me están diciendo cuándo voy a hacer otro récord del mundo. Siempre de broma, claro", dice, reflejando en su respuesta que la edad no es ni tiene que ser ninguna traba.

"Los médicos me dijeron que podía correr sin ningún problema, que empezara de manera muy suave"

Y si la edad no es obstáculo, tampoco un grave problema de salud. Joaquín sufrió hace unos años un accidente cerebrovascular, el temido ictus. Pero, por suerte, se restableció por completo, incluso con cierta rapidez. Y siguió corriendo. "Fue en 2013, un ictus. Pero afortunadamente ya pasó y estoy recuperado del todo. Me afectó un poco, estuve dos meses sin correr, pues no me encontraba muy bien. Pero los médicos me dijeron que podía hacerlo sin ningún problema, que empezara de manera muy suave y, poco a poco, fuera aumentando la intensidad. De modo que descansé dos meses", recuerda. Y cree que el deporte le sirvió también de ayuda: "En mi caso, correr me ayudó bastante en la recuperación. Correr, o cualquier otra actividad deportiva, siempre es una buena terapia", aconseja.

Un Sexagenario a Tope
Joaquín Joyas es un exponente más de que, en nuestro país, a la variable de la incipiente senectud no tiene por qué corresponder una merma de la salud ni de las posibilidades físicas. Cada vez hay más gente de pelo cano en un estado físico para enmarcar. "Bueno, yo creo que la clave para estar en forma es entrenar regularmente y tener suerte con la lesiones. Yo siempre les digo a mis amigos que practiquen cualquier tipo de deporte, porque eso les ayudará a tener una vida mejor", aconseja este mecánico industrial, que a medida que cumple años da lustre a su condición física y al cronómetro de las categorías master.

Todavía comprometido en el tajo, Joaquín no participa en tantos campeonatos como querría, pero es consciente de contra quién compite. "Conozco a alguno de mis rivales de las categorías anteriores. El resto ya los iré conociendo durante estos próximos cinco años", concluye, avisándonos en cierto modo de que, al menos en lo que a su experiencia personal se refiere, lo mejor está aún por llegar. No está mal como mensaje de futuro para un espectro de la sociedad, siempre deportista, cuyo alcance no hace más que extenderse.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |