Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 viernes, 22 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 19/2019
Entrevistamos al Mejor Entrenador Generación Atletismo de 2018
Ricardo Diéguez: "Sin constancia no se consigue nada"

Por : Antonio Aparicio


"Se puede. Sólo hace falta intentarlo". No es ninguna cita literaria de alguien famoso. Es la máxima que ha llevado a Ricardo Diéguez (que en sus inicios prefirió el atletismo frente al mejor Joventut de Badalona de la historia) a ser elegido mejor entrenador "Generación Atletismo" de 2018. 'El Pánter', como le llaman todos sus amigos del mundillo, tiene 61 años y recientemente se jubiló como profesor de Educación Física. Pero se siente tan joven como cuando, siendo juvenil, sus compañeros de entrenamiento en la Blume de Barcelona le pusieron ese apodo 'eterno' (que alude a la Pantera Rosa y a cierto chándal rojo que cambió de color por el uso). Y la frescura que ha aportado a la velocidad femenina española con la ilusionante progresión de sus atletas le han hecho pleno merecedor de ese reconocimiento.

Como atleta, Ricardo ganó 2 campeonatos de Cataluña de 400m (y otros 6 en relevos) mientras estudiaba INEF. Cuando estaba terminando la carrera, en 1988, le ofrecieron dos propuestas: llevar el centro de tecnificación de atletismo del Bajo Llobregat, o bien hacerse cargo de la preparación física de uno de los equipos más míticos en la historia del baloncesto español: el Joventut de los Jofresa, Villacampa, Montero, Margall… ¿Qué eligió? Lo que más le apasionaba: "Me decidí por el atletismo y no me arrepiento de ningún modo. Me ha dado muchas satisfacciones… y también mucho trabajo, pero muy contento. Ya en 1988 tuve la primera campeona de España júnior, y a partir de ahí todo fueron buenas cosas. La verdad es que tuve buenos maestros. Con Jaime Enciso aprendí mucho, era un gran entrenador. Luego, lo que me enseñaron en INEF y lo que por mi cuenta he ido aprendiendo a través de otros compañeros, formándome… Me costó mi trabajo y mi dinero, pero al final ha valido la pena. También he cometido muchos errores, y he ido aprendiendo de ellos", resalta.

Diéguez se define, ante todo, como una persona constante, que valora mucho el trabajo: "Me gusta estar en los entrenamientos; intentar estar en casi todos, si puedo. A veces hasta aburro por mi constancia [risas]. Eso es lo que lleva a conseguir triunfos, porque sin constancia no se consigue nada". Por eso, considera su galardón del pasado sábado como un premio a esa treintena de años entrenando; y teniendo casi todas las temporadas algún atleta medallista en campeonatos de España o internacional en las diferentes categorías. Como por ejemplo, Eva Martín, que representó a España en dos Copas de Europa y registró 23.65 en los 200m en 2008.

UN TRÍO DE MUCHOS QUILATES
Eso sí, tiene claro que los triunfos mejores y más numerosos han llegado en estos 4 años que lleva entrenando en el CAR de Sant Cugat; y que las principales responsables de su éxito son las tres velocistas que maravillaron copando el podio en los 60m del pasado Nacional de Antequera: Jaël Bestué (oro, 7.34), Estela García (plata, 7.34) y Cristina Lara (bronce, 7.36). "Fue una carrera histórica, porque que tres atletas que tengan el mismo entrenador queden las tres primeras de España y con esos niveles de marcas… No es fácil conseguir algo así, con la competencia y el nivel tan alto que hay en las pruebas de velocidad. Además, dos de ellas consiguieron estar en el Europeo, tras hacer una mínima que no era nada fácil (7.32), y Cristina se quedó a sólo 4 centésimas. Estamos logrando cosas que 15-20 años atrás serían inimaginables en un grupo de entrenamiento. Entonces era casi impensable meter a una velocista en un campeonato importante…", destaca.

Nadie mejor colocado para describir a las integrantes de ese trío mágico que su entrenador: "Estela (30 años) es una chica que tiene mucho carácter, por lo que, como no sepas llevarlo, no es fácil entrenarla. Pero luego tiene un gran corazón y lo da todo en los entrenamientos; es muy buena competidora y se entrega muy bien. Cristina (23 años) se caracteriza por ser muy competitiva. A lo mejor no llega al nivel físico de Estela, pero lo suple mucho con su carácter competitivo; y también es buena trabajadora. Y Jaël es el talento natural en sí. La cogí desde cadete de primer año, la he ido construyendo y formando, y este año ya ha dado el salto a la élite… con 18 años. Así que que se vayan preparando… (risas)".

"ESTA CHICA ES UN DIAMANTE"
Diéguez recuerda perfectamente la primera vez que vio a Jaël. Fue hace unos 6 años, cuando le propusieron llevar el grupo de velocidad de la escuela del Muntanyenc de Sant Cugat (a cuyos cadetes y juveniles sigue entrenando actualmente 4 días a la semana, además de a Joan Martínez, vigente campeón de España sub-20 de 100m). "Desde el primer día que la vi, dije 'esta chica es un diamante'. Los que llevamos muchos años en esto, sólo en la forma de caminar ya te das cuenta que tienes ahí un talento natural, un diamante por pulir. Hay que construirla y tener paciencia, pero ves que va a hacer marcas entrenando muy poco. Ahora ya está entrenando más en serio, y por eso ha dado ese salto de calidad. Y las que tenía ella como modelo ya están más o menos a su altura, tanto Estela como Cristina".

Y si Bruno Hortelano ha sido campeón de Europa de 200m y potencial finalista olímpico, ¿podría imitarle Jaël en un futuro? "¿Por qué no? Todavía está en etapa de construcción, pero es cuestión de seguir trabajando. Si viene de ser subcampeona mundial sub-17 y sigue por ese camino… Este año será un punto de inflexión, y su objetivo es sacar medalla en el Europeo sub-20. ¿Pero quién dice que no puede estar en una final olímpica? Yo no le quiero meter presión, pero lo tengo en mi mente. Creo que su Olimpiada natural sería París 2024. Para Tokio 2020, el objetivo sería intentar clasificarse, y luego ya preparar París y llegar a lo máximo que se pueda. Allí tendría 24 años, edad óptima para un velocista, y sólo haría falta mantener el estado de motivación máximo y seguir con el programa de construcción que todavía no ha terminado", explica Diéguez, quien precisa que el próximo año pasará de entrenar 5 días por semana a 6. Asimismo, destaca su madurez y lo bien que está llevando su primer curso de la carrera de Medicina… ¡pese a que él le aconsejó que sólo se matriculara de la mitad de asignaturas y ella las cogió todas!

RIVALIDAD SANA
Entrenar a las tres mejores velocistas españolas del momento es un lujo, pero todos se preguntan cómo se las arregla su técnico para gestionar su rivalidad. Para empezar, nos reconoce que, con Estela y Cristina, estuvo un par de años 'jugando' con el 100m y el 200m en los Campeonatos de España porque "no quería confrontarlas. Yo les aconsejaba que ya llegaría el momento de enfrentarse y no habría más remedio, pero que de momento si podían evitarlo, mejor". Ese momento ya llegó, con Jaël también en liza, y Ricardo ha seguido haciendo oír la voz de la experiencia: "No es nada fácil, y a cada una hay que darle lo suyo. Por ejemplo, en el calentamiento del Campeonato de España, les dije a todas lo mismo: 'salid allí y a ganar'. Y en el entrenamiento, ellas van viendo que estoy haciendo lo que es bueno para ellas: que estén juntas, que esta rivalidad tiene que ser sana y no hay que tomarla por mal camino; se lo recuerdo todos los días. Es un poco tener paciencia, evitar esa rivalidad que no es sana y repartir tu tiempo entre todas".

"Y de momento está funcionando bastante bien", continúa. "Creo que tanto Estela como Cristina han asimilado que Jaël esté a su altura, porque la veían venir. Ya lleva con nosotros tres años y ven cómo la pequeña va evolucionando; y se dan cuenta que es un talento natural y que por lógica algún día les iba a ganar, como así ha sido. Y no será la última… Es ley natural. No tienen más remedio que adaptarse".

OBJETIVOS VERANIEGOS
Respecto a los objetivos para este verano, Diéguez no descarta que cualquiera de las tres pueda realizar la mínima de la IAAF en 200m (23.02) para el Mundial de Doha, ya que sus marcas personales son 23.11 (Estela), 23.22 (Cristina) y 23.31 (Jaël). "Pero no es una obsesión prioritaria, porque no están lejos de la mínima, pero tampoco están tan cerca. Vamos a trabajar el relevo como principal prioridad porque es donde tenemos más opciones. Me gustaría que estuviesen las tres en el 4x100m en Doha; para mí sería un hito. Tenemos un relevo fenomenal en chicas. Tanto Cristina como Estela están ahí, y posiblemente Jaël se pueda hacer un hueco. E individualmente, alcanzar el mejor registro en el Campeonato de Europa por Naciones [9-11 agosto] es nuestro objetivo fundamental esta temporada y, evidentemente, el Campeonato de España [31-ago, 1-sep]. Si ahí estás bien, puedes intentar hacer mínima. Pero a ver cómo aguantan agosto, que no están acostumbradas a entrenar ese mes, y luego septiembre... La temporada se va a hacer muy larga", avisa.

El 'Pánter' no se olvida de la riojana Patricia Urquía, que se ha unido exitosamente a su grupo esta temporada: "Es una atleta muy trabajadora, con muchas ganas, está súper motivada. Patricia ha aprovechado su oportunidad en esta pista cubierta; que sus tres compañeras y Paula Sevilla dejaron el 200m un poco libre. Y ella ganó el Nacional sub-23 y el absoluto, haciendo marca personal en los dos; o sea que se lo ha currado. Está en promesa de primer año. A mí me hubiera gustado tenerla de júnior, pero su anterior entrenador, Héctor Barrasa, hizo un buen trabajo con ella, y viene con muchas cosas sabidas. Este año el objetivo es estar en el Europeo sub-23, que también hay un 4x100m buenísimo; meterse en el relevo y pelear por medallas. E individualmente, estar en semifinales, tanto en 100m como en 200m. Dentro de dos años seguirá siendo promesa, y ahí ya estaría formada para intentar cosas mucho mejores".



ANTE TODO, EVITAR LESIONES
Tenemos la grata impresión general de que las atletas de Ricardo Diéguez no sufren lesiones importantes, al menos estos últimos años, y así se lo hacemos ver. "¿Sabes por qué? Porque como yo me lesionaba mucho cuando era atleta, siempre estaba tocado de los 'isquios', siempre me rompía… una máxima mía como entrenador era siempre anteponer que no se lesionen mis atletas; y todos los entrenamientos que hago van enfocados a ello. He investigado mucho sobre los isquiotibiales, y es cierto que hacemos bastantes ejercicios. Por ejemplo, en invierno nos metemos mucho trabajo en la playa, con los pies descalzos en la arena, para que luego aguanten esas cargas de altas intensidades que hay que aguantar", confirma, precisando que, aun así, nadie está totalmente a salvo de posibles lesiones, como los problemas con los pies que han lastrado la carrera deportiva de otra atleta suya, Andrea Díez.

"Los velocistas estamos siempre trabajando por encima del 90% de intensidad, por lo que se corren riesgos. Yo siempre les digo: 'al primer aviso que notéis, no pasa nada por perder un día o dos de entreno. Si es una sobrecarga o contractura, es una semanita, pero si os rompéis ya es un mes, y nos puede fastidiar toda la temporada'. Es cuestión de hablar mucho y estar mucho con ellas en la pista. Muchas lesiones vienen porque el entrenador no está ahí encima siempre controlándolo todo; porque no puede, o porque no somos profesionales y tenemos otras obligaciones. Pero yo siempre les pregunto antes del entreno '¿cómo estáis, cómo os encontráis?'", revela Diéguez, quien también destaca la importancia de disponer de medios, como las pistas de hierba para entrenar que tuvieron en Sudáfrica los atletas españoles que estuvieron concentrados allí en noviembre; o como la bañera de hielo, los 'fisios' y otros medios que facilitan la recuperación en el CAR de Sant Cugat.

Y continúa su clase magistral contra las lesiones: "Yo nunca dejo trabajar a mis atletas al 100% de intensidad. Por ejemplo, empezamos al 88% y el objetivo es terminar al 98%... y les pongo el tiempo al que tienen que ir en cada serie. Y cuando se alejan de ese tiempo, tanto por encima como por debajo, ahí estoy yo para controlar esa situación. A Estela le costó mucho, porque estaba acostumbrada a ir casi todos los entrenos al 100%, pero lo entendió. '¿Tú quieres ir a una Olimpiada? Pues hay que hacer esto'. Entonces claro, lo hizo y pudo ir a los Juegos de Río (risas). No hay otro sistema. A los atletas hay que saber guiarlos y enseñarles. Para llegar al objetivo final tienes que ir poco a poco. No puedes ir a tope", concluye.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia











































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |