Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 miércoles, 20 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 17/2019
Mejor Atleta Máster 2019
Esther Pedrosa, la Alegría de Sentirse Joven

Por : Sergio Hernández-Ranera


La palabra que mejor puede definir a la recientemente galardonada como mejor atleta máster de nuestro país es 'fidelidad'. Fidelidad y motivación, tanto hacia lo que hace como hacia los que le rodean. Tal es el binomio que puede explicar la energía positiva que esta curtida mediofondista desprende, un halo de optimismo que brinda una permanente sensación de juventud apenas pronuncia unas palabras. Fiel a su gusto por el deporte y a su espíritu de superación, María Esther Pedrosa Carrete (Santiago de Compostela, 1961) continúa cosechando los beneficios de otro rasgo fundamental de su persona: la constancia. Porque no de otro modo la plusmarquista española de 1.500 y 3.000 metros en categoría F55 ha logrado unos resultados que van más allá de su estricto sentido alfanumérico. Hablamos de que, aparte de batir recientemente el récord de 800m en pista cubierta, también consiguió en Valencia el pasado mes de diciembre el de 10km... sin proponérselo. Tal cual.

"No sumar puede multiplicar"

Fiel a la Pista...
Esther Pedrosa abordó todo un ramillete de distancias en su época senior; desde los 1.500 metros hasta el maratón. Fue campeona de España de Gran Fondo (20 km, 1:15:24) en 1986, tres veces subcampeona nacional en 10.000 m (1986, 1987, 1995), tercera en 5.000 m y ocupó la sexta posición del ranking de maratón en 1998 (2:37:09 el año anterior). Ahora, pasado el tiempo, sus principios en cierto modo se asemejan al presente, porque si en 1983 Esther Pedrosa afrontaba su primera participación en un Campeonato de España Absoluto en 1.500 y 3.000 metros, en 2019 acaba de proclamarse campeona nacional de estas mismas distancias en el Campeonato de España de Atletismo Máster en Orense. Evidentemente, hay algo que mueve su dedicación a lo largo de estos 35 años. "Me gusta superarme, he disfrutado siempre, desde pequeña. Siempre me gustó competir, desde los quince años, hiciera lo que hiciera", afirma, antes de explicar que, aunque también practicó campo a través, lo suyo siempre fueron las carreras en pista: "Yo empecé con las distancias de abajo, y poco a poco fui pasando a distancias mayores. A los 25 años me pasé al 5.000. Y el año que corría maratón, también hacía algún 3.000. Lo que más me gusta es la pista. No es como el cross, no tengo que 'empujar' mucho el suelo, voy más cómoda".

…y Fiel a su Entrenador
"Yo me guío por lo que me dice mi entrenador". Tal es el argumento, casi definitivo, que Esther esgrime en su razonamiento a favor de la pista. "Claro, yo pierdo fuerza y la trabajo mucho con él. El cross es algo muy agresivo para nosotros, tardo quince días en recuperarme", confiesa, recalcando acto seguido que tiene "toda la confianza del mundo" en Mariano García Verdugo. Es su entrenador de toda la vida, el único, explica una mujer cuya planta de corredora sigue siendo fenomenal y su aspecto muy juvenil. "No necesito otra persona, es muy buen entrenador. Con él no me lesiono, sigo progresando y cada vez voy mejor", resume.

El dato es contundente: más de cuarenta años con el mismo preparador. ¿Son muy distintos el trato y el enfoque en una y otra época? ¿Se mantiene la disciplina y la exigencia? Estas cuestiones, salvado el factor del valor de las marcas, pueden ser muy reveladoras. "Yo sigo siendo la misma persona. Si tengo un problema, se lo cuento; yo sé escuchar a mi cuerpo y él lo sabe. Es decir, si me duele una pierna, se lo digo y no hago el ejercicio", explica Esther, atendiendo a una lógica en que el grado sumo de la experiencia, la veteranía, funciona como un aspecto clave en todos los atletas máster: "La mayor parte de la gente cree que entrenar es lo más importante. Pero no sumar puede multiplicar. Si recuperas bien, puedes rendir más. A mí no me remuerde la conciencia por no entrenar, no pienso que por entrenar menos no pueda correr más", concluye. Todo un alegato que integra el sentido común con el entrenamiento justo. Lo bueno, si breve, dos veces bueno, que diría Baltasar Gracián.

Vuelta a la Juventud
Tras retirarse a finales de los años noventa y luego de participar a partir de entonces en algunas carreras populares, Esther Pedrosa estuvo varios años sin acudir a competición alguna, hasta 2009. Pero nunca dejó de practicar deporte. "Practicaba otros deportes, como el tenis, también daba clases de aerobic… Volví a los entrenamientos de una forma accidental, pues lo había dejado para formarme, para trabajar. (Actualmente ejerce de técnica de Deportes en la Universidad de Santiago de Compostela). Pero mi hija, que también es atleta y corre los 3.000 m obstáculos, cuando volvió a Santiago después de terminar sus estudios, no tenía con quien entrenar, así que me puse a entrenar con ella. Me costó mucho, pero poco a poco me puse en forma", nos cuenta, antes de avanzar la clave de su vuelta a las competiciones: "Entonces me dije: ¿Por qué no acudir a los Campeonatos de Europa Máster y planteármelos como mis vacaciones? Aparte, en este tipo de eventos me gusta tratar con la gente, salir con las personas que estamos allí".

"No pienso que por entrenar menos no pueda correr más"

Objetivo: Disfrutar
Esta corredora compostelana tiene claro que, al menos en su caso, las competiciones máster no son un modo de resarcir o completar una etapa anterior. No se trata de buscar una gloria que no se tuvo. "Yo conseguí todo lo que quise. Tuve una hija a los veinte años. Pude llegar más lejos, seguramente pude hacer más, pero no. Ahora estoy disfrutando. Y claro que hay compañeros que les pasa eso, lo de intentar resarcirse, pero no lo buscan. Aquí hay dos tipos de gente: el que fue atleta y sigue siendo atleta, y el popular, el runner. El atleta de siempre busca la superación, superarse, disfrutar", nos dice.

Pedrosa ostenta los récords de España en su franja de edad en varias distancias (1.500, 3.000, 10.000, ½ maratón), aparte de ser campeona de Europa de 10 km en ruta y de la milla. Con semejante tarjeta de presentación de cara al inminente Mundial en Torun (Polonia), no obstante la gallega tiene un objetivo primordial: "Siempre es el 1500. Participaré en otras pruebas, como los 3000 metros, donde tengo opciones de medalla, también haré el cross, seremos las mismas participantes. Pero tendré seis días de recuperación para afrontar la carrera de 1.500 metros", resume en pocas palabras lo que será su agenda en Torun, antes de recordarnos su buen momento de forma física: "Este año la inglesa Clare Elms ha batido récord en pista cubierta (4:50:75). Yo acabo de batir el récord de España en 800 (2:32:19) y estoy entrenando mejor que cuando hice mi marca de 4:56:69. Así que, lo intentaré".

"Tengo mucha mas presión en mi vida diaria"

Por otra parte, a estas alturas, el hecho de presentarse en Torun con la vitola de mejor atleta máster española no le supone una presión especial. "Tengo presión siempre, pero no más por ser la mejor máster. 'Lo que tú vales, es lo que va a salir', suele decirme mi entrenador. Me gusta presionarme, soy muy 'friki'. No me amilano, intento disfrutar. En realidad, tengo mucha mas presión en mi vida diaria" (risas).

"Me siento superjoven, pero no estoy obsesionada con correr"

Fiel a la Pista…
Motivación, la Clave de su Rutina
Esther Pedrosa cree que, aparte de la constancia, la clave para mantener una excelente salud y forma física es la motivación. "Hay que entrenar motivado, es lo más importante. Aquí llueve, hace frío... y tengo que hacer ocho series de 300 metros, hay que tener voluntad. Encima te deprimes, hay que afinar con este tiempo", comenta. Y también confiesa que a veces le cuesta cumplir con su rutina: "En los campeonatos universitarios, cuando viajo con mi grupo, hay que entrenar, volver... me cuesta".

Pero, sin duda, su horario laboral vespertino le permite entrenar con más eficiencia durante las mañanas. "Duermo mucho, hasta las diez. A las 11:30 ya estoy entrenando con el grupo que preparo. En total, una hora y cuarto los lunes, martes y miércoles. Jueves y viernes hago un rodaje suave. Y un día a la semana, los lunes, dos tablas de fuerza", nos detalla, recalcando también que nunca ha tenido problemas con su peso ni sigue una dieta especial. "No hago 'la goma' con el peso, simplemente tengo unos hábitos alimenticios saludables. Y cuando no puedo entrenar, no me paso con la comida", zanja.

"Mi madre me decía: '¿Dónde vas? ¡Que tienes una hija?!'"

Apoyo Familiar Total
Aunque reconoce que antes, en los años ochenta, ser mujer y dedicarse a entrenar ("No había apoyo económico, ahora hay de todo") al tiempo que ejercer de madre ("Mi madre me decía: '¿Dónde vas? ¡Que tienes una hija?!") era más complicado, Esther subraya el decisivo apoyo por parte de su pareja: "Me apoya en todo, me conoció siendo atleta. Es mi máximo apoyo, mi impulsor. No le importa que viaje para competir. A mi hija, cuando era pequeña, me la llevaba a la pista y no le importaba no ir a la playa."

Perspectivas y Actitud
Pese a no sentir especial predilección por las distancias largas, Esther Pedroso obtiene igualmente grandes resultados en ellas. "Alguna vez corro el 10K. Sí, batí el récord (38:25), pero no lo entreno, tampoco el medio maratón. Me queda largo el 10K. Lo de Valencia fue tremendo, por lo menos en invierno", señala, antes de adentrarse en algunos aspectos técnicos que explican esta teórica incoherencia: "En verano me cuesta correr el 10K, pero como soy la mejor en los 3.000 m... Es decir, si yo hiciera la marca proporcional que hago en un 3.000, en un 10K haría 37 minutos, pero no me compensa", explica alguien que también fue destacada maratonista. "Cuando mi entrenador me dijo que diera el salto al maratón, puse el grito en el cielo. Pero me fue convenciendo. No me gusta entrenar el maratón, es agónico, te tiras todo el día. ¡Un 3.000 en una hora lo tengo despachado! No me gusta el maratón. Sí, te lo meten por los ojos, pero es un retroceso muscular. Y esas modas de ahora... No se puede correr un maratón con dos días de entreno".


"Hay que entrenar motivado, es lo más importante"

En cualquier caso, Esther Pedrosa defiende la sensatez en la práctica deportiva a ciertas edades. "La edad no tiene por qué ser una traba, hay que hacerlo con moderación. Yo me siento superjoven, motivada, pero no estoy obsesionada con correr. Podría hacer cuatro pruebas, pero hago dos. Y me resulta duro. Hay que dosificar. Y ver el lado positivo de las cosas. Si llueve en una carrera, yo digo 'Bueno, así no pasaré calor'. Y si hace calor, pues por lo menos me pondré morenita. Yo siempre estoy contenta con independencia del puesto logrado. ¡Lo importante es hacer lo que nos gusta!"

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia























En 1985 en Vigo inauguró la cronología del récord de España de medio maratón (1:15:30)
En 1985 en Vigo inauguró la cronología del récord de España de medio maratón (1:15:30)

En su época de atleta de élite acumuló varias medallas en pruebas de fondo en pista
En su época de atleta de élite acumuló varias medallas en pruebas de fondo en pista









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |