Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 19 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 14/2019
Montse Pastor: "15 años después de tu muerte, Manolo"

Por : Alfredo Varona


"¿Sabes, Manolo? Han pasado quince años desde que te fuiste…, la pequeña ya tiene 26 años, pero aún sueña que te abraza y que está abrazando a su padre como cuando ibas a su cama y la hacías cosquillas para despertarla… Ahora ya es toda una mujer. Se independizó, vive en Barcelona y trabaja de educadora social. Y Barbara…, Barbara, la mayor, ya tiene 34 años, vive en Granada, donde trabaja en el Gabinete de prensa de CCOO…, porque ella estudió comunicación audiovisual…. En realidad, si estuvieses aquí abajo, estarías tan orgulloso de ellas…Es más, te contaré que, cuando te fuiste, la pequeña no quería bajar a la pista. No quería estar conmigo, porque ella quería estar contigo. Quería estar con su padre. Me lo decía la psicológica. No entendía que la vida le hubiese quitado a su padre. Tenías 47 años cuando te fuiste y no, ¿cómo iba a entenderlo esa niña?, ¿cómo podía entenderse?

Hoy, se van a cumplir quince años, desde aquel 23 de abril de 2004, y, ya ves, he preferido empezar hablándote de tus hijas. Estoy segura de que no las pierdes de vista desde el cielo, porque ellas siguen bailando y siguen soñando contigo. La única pena es que no te pueden abrazar. Pero quizá esa sea parte de nuestra ventaja. Los recuerdos nos dan mucha fuerza. Me la han dado a mí misma que sigo conservando todos tus apuntes, toda tu información, toda tu motivación, porque fuiste tú quien me metiste en este mundo de la marcha. Fuiste tú quien me enseñaste que el atletismo es una escuela de vida y ahora, que acabo de recibir este reconocimiento de la Federación, quería contarte como te cuento casi todos los días… Al fin y al cabo, lo que yo estoy haciendo en la vida es continuar tu labor, Manolo, intentar explicar las cosas como creo que las hubieses explicado tú…, y me ha ido bien.

Quizá porque toda la dureza que podía aprender de la vida la aprendí de ti desde aquel maldito día en el que te empezó a doler la cabeza. Fuimos al médico de urgencias y te diagnosticaron un tumor en la cabeza. No fue suficiente que te operasen, que te lo quitasen porque luego, al poco de venir de los JJOO Sidney, todavía disfrutando de la medalla olímpica de María Vasco, se te reprodujo el tumor. Y vino la maldita metástasis…. Y la morfina para paliar el dolor... Y la enfermedad que se había hecho terminal… Y mira que lo luchamos. Mira que lo luchaste en aquellas sesiones de quimioterapia en las que pediste que te llevasen una bicicleta con rodillo a la habitación del hospital para sudar la quimioterapia… No daban crédito en el hospital pero tú tenías unas ganas de vivir, tú eras un ejemplo viviente…

Fue tan difícil, porque tenías 47 años… No te lo merecías… No nos lo merecíamos… Teníamos dos hijas de 21 y 11 años entonces que te vieron pelear hasta el último momento… Por eso teníamos que salir adelante y aquí estamos, Manolo, aquí estamos. No sabría ni siquiera como resumirte estos quince años en los que llegué a trabajar cuatro años como ayudante de una leyenda de la marcha como Robert Korzeniowski. Todo empezó en una concentración en Font Romeu. Me dijo que necesitaba alguien que le echase una mano con los atletas que traía a entrenar a Guadix y, ¿sabes?, llegué a supervisar la preparación de una atleta como Olive Loughnane que fue campeona del mundo en Berlín 2009…Robert era un auténtico revolucionario y tenía una paciencia para explicarlo todo, era increíble.

No sé, son muchas cosas, son tantas cosas en estos 15 años en los que, incluso, he pasado de ser la mujer de Manolo Alcalde a convertirme en la pareja de Chuso García Bragado…, llevamos ya diez años juntos desde que él se separó y empezó la broma, 'Chuso sale al mercado'… El caso es que empezamos a hablar, sobre todo por teléfono, nos entendimos y aquí seguimos, Manolo. Es más, cada vez estoy más convencida de que Chuso tiene cosas tuyas. También es callado y es introvertido. Pero también es muy seguro y sabe lo que quiere, y es muy pícaro, y no deja nunca de ponerte a prueba. A su lado, aprendes, nunca dejas de aprender, ya sólo de su impresionante facilidad para leer las carreras… Qué estratega…

Pero a nivel técnico necesita ayuda (ya sabes lo que nos pasa a los marchadores) y tal vez yo le he enseñado a controlarse… En realidad, combino en mi vida esas dos palabras que siempre están juntas, enseñar y aprender; dejé de competir porque era incompatible con la labor de entrenadora… No me parecía ni siquiera honesto porque te impedía estar centrada al cien por cien en ninguna de las dos cosas… Pero aun sigo calentando con los atletas ya solo para ver como respiran, para sentirles el pulso… Los entrenadores siempre estamos buscando información, tú lo decías siempre y yo no me olvido de nada de lo que decías. Nunca lograré lo que tú has logrado, pero a veces pienso que puedo acercarme. Me gustaría que te sintieses orgulloso.

Los recuerdos siguen pisando fuerte y la recompensa sigue estando en la pista, en el abrazo de un atleta. No hay título mejor que ése. Todavía es como si te escuchase decirlo cuando leo los apuntes que me dejaste o cuando íbamos a andar por esos campos de Guadix para sudar la quimioterapia… Había momentos en los que no aguantabas… El dolor era tan fuerte, pero no dejabas de intentarlo… Qué escuela, Manolo, qué escuela… Por eso hoy tus hijas son así y quieren ser así, a Barbara, la mayor, le ha dado ahora por hacer carreras de trail… Y qué contarte de todos esos chavales como Pablo Oliva, Alberto Amezcua…, que se quedaron llorando en la pista cuando te fuiste y que ahora ya son hombres… Han pasado quince años. Tenías 47 años, y no fue justo. No lo fue y de los días que nos quedan por vivir no habrá uno solo en el que podamos olvidarte. Ni yo, Manolo Alcalde, ni tus tus dos hijas, tus dos maravillosas hijas.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia






















Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |