Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 14 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 12/2019
Jacinto Garzón: "María Pérez es capaz de dar el 150% compitiendo"

Por : Antonio Aparicio


Nuestro destino se escribe a golpe de decisiones. Daniel Jacinto Garzón era un apasionado marchador de 21 años cuando, en 2004, falleció su entrenador, Manuel Alcalde. Tres lustros después, ha sido elegido mejor entrenador español de 2018, tras mostrar una precocidad como técnico comparable a la de su alumna más aventajada sobre el asfalto: la campeona europea de 20 km marcha María Pérez.

Manolo Alcalde (dos veces olímpico y 9º en los 50 km marcha de Los Ángeles'84) era una auténtica institución en su Guadix natal, donde todos los otoños se le sigue homenajeando con la disputa del Memorial que lleva su nombre. Más allá de haber descubierto a marchadores de éxitos rutilantes, su principal legado que aún perdura fue la creación del club Juventud Atlética Guadix, donde el propio Jacinto Garzón ya empezó a trabajar como monitor mientras competía como atleta y estudiaba segundo de Magisterio ("vio que tenía un perfil didáctico y pedagógico muy bueno para trabajar con los niños", recuerda).

Pero una maldita enfermedad se lo llevó con 47 años… Y aunque Jacinto siguió marchando dos años más, entrenado a distancia por el gaditano Bartolo Cantillo, e incluso hizo su marca personal de 1h27:17 en 2005 ("creo que porque mi cuerpo sacó todo el buen trabajo que llevaba de los años anteriores"), acabó decantándose por ser entrenador. ¿Los motivos? "El quedarme sin la figura del entrenador como Manolo para proseguir mi vida como deportista, y el tener que coger las riendas de la escuela de marcha de Guadix con un montón de niños y jóvenes con bastante futuro… No podía ser atleta, entrenador, opositor y trabajador, porque también trabajaba de socorrista y en todo lo que podía. Me decidí y nunca me arrepentí, porque me gustaba mucho enseñar. Fue un acierto", subraya.

APRENDER DE TODOS PARA ENSEÑAR
El ejemplo de Alcalde no cayó en saco roto para este maestro de Educación Física por las mañanas (en un Colegio Público Rural a 30 kilómetros de Guadix) y entrenador las tardes y fines de semana. "Lo más importante que cogí de él es que era un entrenador que le gustaba estar continuamente aprendiendo; de todos… y de todas las disciplinas. Recuerdo como muy significativo que, para rutinas de movilidad articular, se fijaba en los entrenamientos de los lanzadores de jabalina".

Así, Garzón siempre ha buscado aprender de todos. De las propuestas innovadoras en planificación y periodización de José Antonio Carrillo ("mi padre deportivo en mis primeras concentraciones de menores"). Del "concepto de la técnica brutal" de José Marín, quien apostó por él para formar parte del equipo nacional como entrenador con sólo 24 años. De la técnica de la escuela polaca cuando el gran Robert Korzeniowski visitaba Guadix como entrenador de Paquillo Fernández. De la monitorización científica que hacía 'Fali' Sánchez de los atletas a través de la frecuencia cardiaca, los lactatos, etc. O incluso del trabajo de pies de los entrenadores de velocidad… Por eso cree que muchas de sus principales virtudes se las debe a sus compañeros, "que me han enseñado a ser muy metódico en el aspecto técnico y fisiológico".

Junto a su ayudante muchos años en la escuela de marcha del club, Montse Pastor (entrenadora de Julia Takacs, bronce europeo en 50 km), Jacinto sigue inculcando su visión didáctica y lúdica a los numerosos niños que se ven atraídos por la arraigada tradición de la disciplina en Guadix. "Para mí es muy fácil defender la marcha porque creo mucho en ella. Es una disciplina con bastante fortaleza porque es una de las más antiguas del calendario olímpico. Tiene una base técnica muy buena y mucha fuerza para poder trabajarla en las categorías inferiores y en los colegios, porque se ajusta mucho a las necesidades del trabajo de la educación física de base", explica, equiparando marchar con caminar y con adquirir unos hábitos posturales correctos.

ESA NIÑA SORPRENDENTE…
Una de esas niñas, llamada María Pérez, le llegó con 11 años desde Orce, un pueblo a casi 90 kilómetros de Guadix. “Prácticamente desde sus inicios, María adquirió un dominio de la técnica tan bueno que se la veía que marchaba con mucha fuerza, mucha amplitud… Y sobre todo, la competitividad con que se desenvolvía hacía ver que podía ser una atleta muy importante de cara al futuro. Pero nunca me ha gustado meter presión a mis atletas, sino que disfrutasen el día a día, y los resultados ya irían llegando”, subraya. Pero esa niña fue superando obstáculos y avanzando a pasos agigantados de la mano de su técnico. Como ese año casi entero en que Jacinto (que entonces trabajaba en Murcia como maestro interino) la recogía en una gasolinera de Baza para que pudiese entrenar con él los fines de semana en Guadix. O como cuando con 16 años, acordaron con sus padres que se viniera a Guadix a estudiar Secundaria para ganar en cantidad y calidad de entrenamientos. Y tras el lógico periodo de adaptación, María no tardó demasiado en ser autosuficiente y pasar a vivir sola. “Y se cocinaba y se desenvolvía con una madurez increíble; la misma madurez que mostraba como atleta…”.

De hecho, el técnico accitano reconoce que su pupila superó sus expectativas en Berlín, al proclamarse campeona de Europa con 22 años. Por su forma de llevarla en los entrenamientos, como "un proyecto a medio-largo plazo", esperaba que llegase al más alto nivel un poco más tarde. "Pero María siempre ha ido por delante de lo que teníamos planificado para ella, porque su forma de competir es increíble. Si yo me esperaba que fuese finalista en un campeonato, ella me sorprendía siendo medallista; y cuándo aspirábamos a ser medallista para seguir creciendo en años posteriores, ella se adelantaba y quedaba campeona".

¿Y cómo se quedó con esos 1h26:36 que firmó su marchadora en Berlín? "Más a cuadros todavía, y disfrutando más aún ese momento mágico e histórico". Un alucinante récord de España y de los Campeonatos del que, revela, no se enteró hasta después de llegar a meta; dado que, junto al seleccionador Santi Pérez y a sus compañeros Carrillo y José Antonio Quintana, en los últimos kilómetros "ya estábamos disfrutando y animándola a concretar esa medalla", totalmente desentendidos del control de los ritmos.

"TRANQUILOS, QUE LUEGO AUMENTO EL RITMO"
Previamente, Jacinto pasó por todo el abanico posible de emociones y nervios: "Ella estaba en un grandísimo nivel de forma y desde el kilómetro 7 u 8 al 10, cuando vi que se quedó con un grupo de tres o cuatro marchadoras, yo ya sabía que iba a ser medallista. Me quitó presión para disfrutar de la carrera por las sensaciones que me estaba transmitiendo. La veía marchando con una comodidad, con una solvencia… Luego, del km 10 al 14, hubo un momento que se quedó un poco y yo iba preocupado, porque siempre que había un tirón en el grupo salía a esos tirones, y creía que podía suponerle un desgaste tanto físico como técnico. Pero al pasar por el km 13, nos dice a Santi Pérez y a mí: 'Tranquilos, que a partir del km 15 aumento el ritmo'.". Entonces, su técnico supo que María iba a hacer historia para la marcha española…

El futuro inmediato es el Campeonato de España de 20 km de este domingo. Y Garzón avisa de que María Pérez (ya con la plaza asegurada para el Mundial de Doha) no acude a Oropesa del Mar al 100%, porque esta temporada han programado un primer pico de forma entre finales de abril (con la prueba de la Challenge de la IAAF que se celebra en la ciudad mexicana de Lázaro Cárdenas) y mediados de mayo (con la Copa de Europa en Lituania). La elección de competir en México no ha sido casual: "María tiene ilusión por ver cómo rinde con condiciones extremas de calor y de humedad, similares a como será en el futuro en Doha y los JJ.OO. de Tokio".

Todo sea por preparar lo mejor posible la cita mundialista, donde Jacinto no quiere imponer una presión extra a su pupila, aunque tiene claro que, "desde el momento que ha conseguido ser campeona de Europa, ella misma se va a exigir estar siempre en los puestos de arriba y luchar por lo máximo. Y yo la voy a animar a ello, pero soy consciente de que también habrá momentos en que no salga todo lo que podamos esperar. Así, en Doha podrá ser medallista o finalista, que para mí seguiría siendo un buen resultado, porque va a ser una carrera muy dura, con unas condiciones climatológicas muy adversas".

SIN LÍMITES
Paso a paso y con realismo, pero sin poner barreras al tremendo potencial de esta joven prodigio. "Sabiendo que es María, no puedes ponerle un límite. Porque si pones el límite en un punto, ella se encargará de sobrepasarlo. Pero sí es cierto que con María Pérez hay que soñar siempre con una medalla olímpica. Creo que algún día podría lucharla y conseguirla, al margen de cuál sea la marca. Es cierto que la marca que ha hecho ya es tan grandiosa que tendríamos que seguir trabajando mucho el concepto técnico para poder marchar a las velocidades que requiere poder seguir mejorando ese 1h26:36, pero fisiológicamente lo vale y lo puede. Y lo mejor es que lo que hace entrenando es capaz de mejorarlo compitiendo, porque compitiendo disfruta mucho y se viene arriba. Es capaz de dar el 150%, y eso para un entrenador es algo grandísimo".

Por eso, aunque "a veces esto no son matemáticas", seguirán trabajando con las mismas ganas e ilusión, porque "si ha sido capaz de sacar esos resultados trabajando a un 7 u 8 de 10 en su programación a largo plazo, imagínate… Creo que todavía puede mejorar mucho en muchos aspectos: en cuestión de volúmenes, de intensidad, a nivel biomecánico, de seguir ganando economía de marcha…".

DOS ACCITANOS QUE TAMBIÉN PROMETEN
Y Jacinto Garzón también augura grandes cosas para sus otros dos marchadores más destacados. Tras brillar en el Mundial de Londres 2017 con un 9º puesto y marca personal de 1h19:46, Alberto Amezcua tuvo un 2018 menos satisfactorio. "Yo confío muchísimo en Alberto. Pese a que ha tenido mejores y peores temporadas, cada vez está más maduro mentalmente y empezando a leer mucho mejor las competiciones. En Londres pudo demostrar de lo que es capaz y, con 26 años, todavía tiene muchos grandes resultados que dar. Es un atleta que un día puede y debe estar en lo más alto de un podio mundial o europeo porque técnicamente es un grandísimo talento, y físicamente aún tiene mucho margen de crecimiento". De momento, en Oropesa, Amezcua buscará clasificarse para la Copa de Europa de mayo, antes de intentar alcanzar la forma óptima para esa cita y el GP de La Coruña, donde se jugarán las plazas para Doha con una competencia tremenda entre sus cualificados compatriotas.

Respecto a José Manuel Pérez, subcampeón de Europa sub-20 en 2017, su entrenador considera que "también tiene un talento físico brutal", aunque precisa que, al estar residiendo en Granada y muy centrado en sus estudios de CAFD, "su maduración en la élite mundial tenemos que cocerla a fuego lento". No obstante, por lo bien que está asimilando los entrenamientos para los 20 km, y pese a que no cumplirá 20 años hasta septiembre, Jacinto destaca que su objetivo esta temporada es "clasificarse para el Europeo sub-23 y, por qué no, tener opciones de medalla, luchando como mínimo por ser finalista". Es más, se muestra sorprendido por cómo se ha recuperado de una rotura del bíceps femoral que sufrió hace menos de dos meses, por lo que cree que incluso podría lograr la mínima para el Europeo sub-23 ya en Oropesa.

TIEMPO DE CAMBIOS
Sobre los importantes cambios que se avecinan, Garzón consideraría “bastante positivo” que se acabase implantando la tecnología de la plantilla electrónica, con la que se experimentará en competición durante 2020 antes de validarla. “Tenemos un gran panel de jueces a nivel internacional y nacional, pero tener una misma vara de medir objetiva para todos hará mucho más comprensible la marcha para el espectador, la televisión y todos los marchadores, porque esa subjetividad de juzgar al ojo humano, a veces, el público no la llega a entender”, estima Jacinto, quien subraya que los jueces seguirían siendo muy necesarios, y sueña con que el nuevo sistema permita a la marcha volver, con distancias más cortas, a los grandes campeonatos en pista cubierta.

Asimismo, destaca que, antes de definir las nuevas distancias en competición (los 50 km ya tienen fecha de caducidad, pero aún hay que elegir dos pruebas entre los 10, 20, 30 y 35 km), "la prioridad es ver cómo funciona el prototipo de plantilla electrónica y, a partir de ahí, definir tanto el tiempo de 'vuelo' en milésimas que se va a permitir como qué distancias pueden ser las mejores". Y si se acabase apostando por la propuesta inicial (10 y 30 km), conviene en que muchos atletas que no se planteaban preparar nunca los 50 km (como la propia María Pérez) sí probarían en esas dos distancias. Eso sí, intuye que no será tan sencillo destacar en ambas, "porque yo entiendo que un 10 y un 30, metabólicamente hablando, son dos pruebas incluso mucho más diferentes y menos compatibles que el 20 y el 50".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |