Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 miércoles, 06 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 11/2019
Idoia Mariezkurrena: "Tenemos más niños que valen para la jabalina de lo que parece"

Por : Antonio Aparicio


"Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa". De acuerdo con esa cita de Mahatma Gandhi que preside su perfil de Whatsapp, Idoia Mariezkurrena es una gran triunfadora. Toda una vida de esfuerzo ha llevado a esta navarra de 48 años nacida en Donostia a ser una de nuestras entrenadoras más reputadas. Este viernes 8 de marzo, la ex jabalinista celebrará el Día de la Mujer Trabajadora en Samorin (Eslovaquia), como jefa de la delegación española que competirá el fin de semana en la 19ª Copa de Europa de Lanzamientos.

Pero los busque o no directamente, el esfuerzo también depara buenos resultados. Idoia ya los obtuvo cuando era atleta: 3 títulos de campeona de España de jabalina (1995-97), 14 internacionalidades absolutas, un bronce en los Juegos Iberoamericanos de 1994… Y ahora, sus atletas siguen hablando por ella en la pista. El año pasado, Nicolás Quijera debutó en un Campeonato de Europa con 22 años, tras haberse convertido en el segundo español en superar los 80 metros en jabalina (80,21, a sólo 43 cm del reciente récord de Odei Jainaga). Su hermano Manu, dos años menor, le escoltó brillantemente en el podio del Campeonato de España veraniego. Y esta temporada se ha unido al grupo Arantza Moreno, otra pujante jabalinista que acudió al Europeo de Berlín con 23 años…


TRES PUPILOS EN ESLOVAQUIA
En Samorin competirán Nico y Arantza, que vienen de coronarse el pasado sábado en el Campeonato de España de Lanzamientos Largos con 75,08 y 57,46, respectivamente (en el caso de Arantza, su mejor marca de siempre en temporada invernal). Y también, en categoría sub-23, el logroñés Rodrigo Iglesias (bronce en Jaén tras superar por vez primera los 70 metros con 71,80). Manu, que tres semanas antes había arrancado con una espléndida marca personal de 77,67 (5º español de todos los tiempos), es baja tras notar un pequeño pinchazo en el abductor en Jaén. "No tiene pinta de que sea nada grave, pero por precaución preferimos parar. Vamos a recuperar bien, a que le hagan pruebas y asegurarnos de que no hay nada, para poder empezar bien la temporada al aire libre", nos explica su entrenadora.

Nico, en cambio, se mostró bastante recuperado de unos problemas de espalda que arrastraba, y acude a Samorin "con la confianza de que, con una semanita más, se pueda encontrar un poco mejor y tratar de mejorar esa marca de Jaén". En cuanto a Arantza, que hace unos meses se mudó a Pamplona para hacer un Máster tras terminar la carrera de Trabajo Social en Bilbao, Idoia asegura que, pese a ese último espectacular lanzamiento de Jaén, no todo ha sido tan fácil, por una serie de cambios diversos y el necesario proceso de adaptación a su nueva entrenadora: "Con diferentes formas de decir las cosas, hacer fácil esa comunicación entre las dos nos costaba. Pero al final terminó de soltarse y sacó un poco el genio. Creo que le faltaba un poco esa confianza, pero está bien físicamente, sin problemas, y ha trabajado bien todo lo demás".

Antes de centrarse en la campaña al aire libre, la entrenadora navarra valora la importancia de estas competiciones de invierno para los lanzadores largos, que antaño se veían privados de todo protagonismo ante la imposibilidad de competir en pista cubierta. "Nos vienen bien para valorar cómo llevas la temporada y, a partir de ahí, preparar ya el aire libre. Nos ayudan a tener un poco más actividad en los periodos de preparación porque, si no, las preparaciones se hacían muy largas y luego costaba un poco soltarte; y jugárselo todo en dos meses o tres para el atleta era muy exigente", subraya, antes de destacar que el buen tiempo que ha hecho en las últimas semanas les ha permitido afinar con entrenamientos de más calidad, "y eso se ha notado en el nivel de las marcas de todas las pruebas".

¿OBJETIVO DOHA?
En el horizonte, el Mundial de Doha se perfila con unos retos descomunales para sus atletas: intentar suceder al único jabalinista español en la historia de los Mundiales (Julián Sotelo en Tokio'91) y a la incomparable Mercedes Chilla (que disputó su última cita mundialista en 2011). Las mínimas fijadas por la IAAF (83,00 en hombres y 61,50 en mujeres) no serán nada sencillas, como confirma Idoia: "Son ya marcas muy exigentes. Nico pasó de 80m el año pasado, pero cada metro que tienes que mejorar requiere mucho; mucha preparación, mucha fuerza en la fase competitiva… Intentarlo lo vamos a intentar, pero siendo conscientes de que es un objetivo difícil. Tenemos que intentarlo aun sabiendo que quedándonos cerca sería un éxito. El año que viene estaremos en la misma situación de cara a los JJ.OO., con una exigencia de marcas muy similar. Así que todo lo que consigamos avanzar y hayamos madurado intentándolo este año, que nos sirva para 2020".

La entrenadora revelación de 2016 prefiere no "jugar a la lotería" de predecir a qué marcas pueden llegar sus discípulos, pero valora muy positivamente el auge de la jabalina en España con la ilusionante juventud de los hermanos Quijera y del propio Odei Jainaga, que sigue intentando recuperarse de sus problemas en el codo. "Durante años, dentro del sector de lanzamientos, la jabalina masculina se estaba quedando un poquito rezagada en general. Ahora hemos dado un salto de calidad con esta nueva generación. Son jóvenes y, si todo va bien, todavía les deberían quedar por delante uno o dos ciclos olímpicos más para seguir madurando e intentar llegar ahí arriba. Yo creo que física y mentalmente los tres están capacitados para intentarlo…", señala, sin descuidar la importancia de ser capaz de salir de momentos duros como el que está sufriendo Odei.

Además, su optimismo no se reduce a esta magnífica hornada de jabalinistas, sino también al futuro: "Está claro que estas cosas van surgiendo un poco por generaciones, pero yo creo que en las escuelas de atletismo cada vez va habiendo más entrenadores especializados en lanzamientos, y todo este auge va permitiendo que se pueda coger un poco más jóvenes a los lanzadores; que se les vaya encauzando de forma más correcta".

Idoia no es de echarse flores a sí misma. Básicamente, considera que le caracterizan el trabajo y la constancia. Además, le gusta lo que hace, y le da igual estar con niños que con atletas de élite. Por eso está bien situada para profundizar más en su análisis: "A mí me da la sensación de que lo más difícil es hacer que los niños lleguen al pasillo de jabalina, que se den cuenta que pueden venir. A nosotros nos pasa mucho que la gente que está mirando dicen: 'hala qué malo', o 'hala que bueno'. Tú sales a correr y, aunque vayas un poco rezagado, el sentido del ridículo no es tan grande… Pero si les ayudas un poquito a evolucionar, les gusta. Creo que tenemos más niños que valen de lo que parece, pero tenemos que conseguir que lleguen al pasillo. Si te llegan, y tú les enseñas un poco a manejar una jabalina, se te enganchan. Luego, obviamente, son pruebas técnicas y habilidosas, y el que tiene más capacidad para evolucionar se adapta más, y el que no, no…".

UN CLUB MUY FAMILIAR
Como ejemplo a seguir para las mujeres entrenadoras, Mariezkurrena señala que, a veces, es un camino difícil. Sobre todo, para las muchas entrenadoras que pasan por esa fase de la maternidad, "cuesta sacar tiempo para dedicarte a algo que en la mayoría de los casos es por gusto". En su caso, las ayudas que ha ido recibiendo de su club de toda la vida (el Pamplona Atlético), del Gobierno navarro o de la Federación, sí le han permitido ir adquiriendo progresivamente una dedicación más plena. Y pese a ser madre de dos hijas, "las peores fases ya las hemos pasado, porque la mayor tiene 17 años, la pequeña va a cumplir 14 y ya se van a hacer algo más independientes". Naturalmente, Idoia siempre ha contado con la ayuda y complicidad de su marido Francis Hernández, también entrenador de prestigio y ex presidente del club pamplonés. Pero a veces, ambos compartían compromisos atléticos y había que recurrir al resto de la familia…

Dentro de un club tan familiar (cuyo presidente desde 2014 es Manolo Quijera, padre de Nico y Manu), Idoia destaca cómo "se han esforzado por afianzar la figura del entrenador. En los últimos años, la mayor parte de la ayuda económica del patrocinador, Grupompleo, va dirigida a los entrenadores. Hay una serie de becas en función de nuestra labor para que nos podamos dedicar mejor a esto, y la verdad es que ha sido una ayuda importante".

Curiosamente, Idoia también tiene un hermano jabalinista, Aitor Mariezkurrena (ocho años menor, y que colgó las botas hace muy poco). Pero aunque reconoce que de vez en cuando se 'picaban' cuando ambos lanzaban, ve su caso diferente al de los Quijera: "Ellos han ido saliendo desde más pequeños, y apenas se llevan dos años. Y al ser los dos chicos, también la competitividad es mayor".

CON LOS QUIJERA, DESDE EL 'COLE'
Afortunadamente, esta navarra que llegó al atletismo "de casualidad" e inicialmente quería ser velocista, acabó especializándose en lanzamientos. Así pudo descubrir desde niños a esos dos hermanos que prometen muchas tardes de gloria a la jabalina española. "Los conocí porque, casualmente, empecé dándoles atletismo en general cuando aún estaban en Primaria, en el colegio. Era un día a la semana. Luego empezaron en la escuela del Pamplona y Manu, desde muy pequeño, tenía muy claro que él quería ser jabalinero; lo tenía ya entre ceja y ceja. De infantil o así, venía con los que lanzábamos el balón una media hora antes, lanzaba un poco con nosotros y luego hacía atletismo con sus amigos de la escuela. El segundo año de cadete o así, ya se integró en nuestro grupo de lanzadores".

La evolución de los dos Quijera también fue diferente; siempre siguiendo un proceso, con calma... "A Manu sí que se le veía que destacaba en la pelota, y por carácter y otras cualidades que tenía, le veías que tenía un 'algo'. Pero desde pequeño hasta llegar a mayores hay un camino largo… Nico era un 'palillo'. Ahora le ves que es un armario ropero, pero era flaco, flaco... Hacía las cosas bien, aunque tampoco sabías muy bien por dónde podía tirar… En desarrollo también hacía las vallas bien, pero al final se decantó por la jabalina cuando llegó a juvenil".

Nuestra protagonista sigue emocionándose con la simple mención de aquel histórico bronce de Mercedes Chilla en el Europeo de 2006: "Fue maravilloso verla conseguir un hito tan grande y la verdad es que lo recuerdo como algo fantástico. A mí me hubiera encantado coincidir mucho más tiempo con ella porque era un placer entrenar, competir y todo con ella. Es que es una tía fantástica", concluye. Tan fantástica como tú, Idoia…

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





Juanto a sus cinco lanzadoresde los que tres van a Samorin: Nico Quijera, Arantza Moreno y Rodrigo Iglesias
Juanto a sus cinco lanzadoresde los que tres van a Samorin: Nico Quijera, Arantza Moreno y Rodrigo Iglesias

Elegida mejor entrenadora revelación en 2016
Elegida mejor entrenadora revelación en 2016

En su época de atleta llegó a ganar tres títulos absolutos de jabalina (1995-96 y 97)
En su época de atleta llegó a ganar tres títulos absolutos de jabalina (1995-96 y 97)

En el podio del Campeonato de España de 2000 en Barcelona junto a Marta Míguez (en el centro) y Mercedes Chilla
En el podio del Campeonato de España de 2000 en Barcelona junto a Marta Míguez (en el centro) y Mercedes Chilla









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |