Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 miércoles, 06 de marzo de 2019   ENTREVISTA WEB 10/2019
José Vicente Rioseco López: El Disfrute Del Tiempo

Por : Sergio Hernández-Ranera


Hablar del campeón de Europa de los 1.500 metros en la categoría M75 es ir más allá del increíble récord mundial (5:11:27) de esta distancia que ostenta desde 2018, cuando nuestro protagonista contaba ya con 77 años cumplidos. Porque si el tiempo se puede medir, no sucede lo mismo con las ansias por disfrutar de la vida de este sanísimo ferrolano. Entonces los años, los segundos y las décimas pasan al plano de la relatividad y dejan paso a la clave de su envidiable vitalidad: un optimismo desbordante, unas inmensas ganas no ya de vivir, sino de gozar de todos y cada uno de los instantes de una existencia que este médico gerontólogo jubilado sólo puede catalogar de maravillosa.

"Aunque llegase el último, también lo pasaría bien"

Una Forma Física y Ánimo Increíbles
La primera pregunta que nos asalta ante la figura de José Vicente Rioseco (El Ferrol, 1941) la pergeña una mezcla de incredulidad y admiración. ¿Cómo es posible? "Realmente, yo tengo 33 años. Es verdad, lo tengo muy claro", empieza diciendo entre risas, antes de explicar que el poder mental lo es todo. "Mira, estoy absolutamente convencido de que en el deporte prima el hecho psicológico. Es un fenómeno cultural y nosotros somos lo que es nuestra mente", remata.

José Vicente es una persona que aprovecha su tiempo al máximo y ahora dispone de él a raudales. Sus mañanas son muy activas, un espacio de tiempo en el que combina carrera continua, pausas, paseos kilométricos, vuelta a trotar y al gimnasio, donde puede ejercitarse con pesas, máquina elíptica e incluso nadar. Se guía más bien por sensaciones y prescinde de aplicaciones tecnológicas. "Vamos a ver, para mí la jubilación es una época fantástica en la que puedo hacer lo que me apetece. Ahora hago lo que me gusta; leo, hago deporte, catas de vino, viajo...", explica este enamorado del atletismo, cuya agenda matinal evidencia que únicamente pisa el tartán para competir. "Yo me vacío en una única prueba, y ahí sólo sé correr muy fuerte. En el pinar donde entreno ya sé cómo estoy, ya sé la marca que voy a hacer, lo cual me hace sentir muy a gusto. Y cuando en una carrera me pongo la ropa y las zapatillas, para mí es como una ceremonia, en ese instante sé que tengo que dar el máximo. Luego, claro, quedo muy cansado, tardo en recuperarme. Pero compito muy poco", asegura.

Genes Resilientes Bien Alimentados y… Entrenados
José Vicente Rioseco es un exponente más de la capacidad de una población, la española, cada vez más longeva y deportista. No en vano, su madre vivió 103 años y su padre fue campeón en carreras con vallas y salto con pértiga en 1936. "Él fue la persona que me animó a hacer deporte. Lo he practicado durante mis 46 años de profesión médica. Jugaba al tenis una vez por semana, corría con los amigos… Pero en cuanto me retiré, pensé que podía hacer más cosas todavía. Yo siempre he estado ligado al deporte de al deporte de alguna forma; tenis, natación, atletismo. Es una característica de mi forma de ver la vida. Y en cuanto tuve la oportunidad de hacer deporte todos los días, lo hago”, detalla.

Al abordar la cuestión de si el deporte es una de las claves de la longevidad y, en su caso, de su salud de hierro, explica: "Un gerontólogo de Valencia, amigo mío, me dijo que las claves de la longevidad son, por este orden: la herencia genética, el ejercicio físico (yo creía que la alimentación iba antes), la alimentación y la ausencia de estrés. Y aquí tenemos la suerte de tener la dieta mediterránea. En otros países, como Alemania, Inglaterra, Canadá o Finlandia, la alimentación es terrible. Pues aquí no, nuestros platos típicos son sanísimos. Por ejemplo, el caldo gallego es ideal como alimento. La gente es muy simpática en este país. En todas partes. Un día, paseando por los jardines de Aranjuez, me di cuenta de que estaba lleno de personas paseando, corriendo, felices. Es un país lleno de eventos deliciosos, con carreras populares, siempre hay buen ambiente. Nuestra forma de vida es alegre, sin estrés. Y eso influye".

Una opinión autorizada como la suya, nos sirve para explicar la idea recurrente de que la práctica deportiva puede funcionar como medicina preventiva. "La verdad, yo nunca he padecido una dolencia grave. ¿Que si me ha servido el deporte para evitar caer enfermo? En mi caso está claro que hay un feedback, es una relación de retroalimentación: Hago deporte porque estoy bien, y estoy bien porque hago deporte".

"En el deporte prima el hecho psicológico"

Cansarse, No Agotarse
Pese a su trajín diario y el apabullante valor de sus récords mundiales (desde 2016 también posee el de los 800 metros con unos impactantes 2:30:59), José Vicente Rioseco subraya la importancia primordial de no caer agotado. "Yo termino cansado, pero no exhausto, son cosas diferentes. Hay que hacer ejercicio, cansarse, pero no llegar rendido. La recuperación es fundamental. Yo, después de hacer deporte, como, leo un buen rato, veo la TV y a las doce estoy en la cama", dice. Y vuelve a incidir en la idea: "Yo poquísimas veces llego a un nivel de fatiga como para decir 'estoy realmente cansado'. Mira, es fundamental dar paseos largos. Hay gente que dice hacer 2 o 3 km entre recados y los pasos que da dentro de casa. Pues no, hay que salir a la calle y caminar 5 kilómetros".

Un Cuerpo Programado Para Aguantar
Rioseco tiene muy claro que su caso no es único y que no reviste ningún peligro ejercitarse físicamente pasados los setenta años. "El organismo puede dar mucho, en realidad tiene mucha fuerza. Aparte, yo lo veo a diario; en el gimnasio hay gente de mi edad y están estupendos". Semejante confianza (y prestación) en las posibilidades del cuerpo, invita a preguntarse si este genial gallego intuía ya hace 40 o 50 años que su teórica senectud iba a manifestarse con tanto vigor. Entonces, Rioseco tira de citas célebres y anecdotario: "Gregorio Marañón, aquel gran médico español, decía 'No hagas planes para después de mañana'. Es algo que yo no sigo al pie de la letra, aunque trato de vivir intensamente. Pero cuando yo era estudiante, yo estudiaba. No hay que pensar en ser un futuro profesional, sino en ser un buen profesional. No pienso en el futuro, simplemente creo que hago las cosas bien. Mira, una vez estaba jugando con un amigo mío al ajedrez. Yo jugaba con negras y planteé una defensa siciliana. Iba de maravilla, mi amigo, que era mejor que yo, tardaba mucho en hacer cada jugada. Y cuando la partida se acercaba a su fin, él me propuso tablas. Le dije que no… y acabé perdiendo la partida. Quiero decir, el porvenir está de alguna manera ya escrito y no vas a poder cambiarlo demasiado".

"Hay que cansarse, pero no llegar exhausto"

Correr Para Darse el Gustazo
Para el inminente Campeonato de España de Atletismo Máster en Orense, José Vicente Rioseco parte como absoluto favorito en los 1.500 m, pues suele imponerse con gran claridad sobre sus rivales, dando la impresión de correr contra sí mismo. Y aquí, como en cualquier carrera en la que toma parte, no recurrirá a ninguna estrategia. "Las carreras tácticas son cuando en un campeonato tienes dos pruebas y hay que hacer cálculos. No es mi caso. Yo sólo corro una única prueba y me doy el gustazo de ir al máximo. Tengo buenos amigos en estos eventos. Pero en cuanto estoy en la línea de salida, mi idea es ganar, ir a tope. Cuando batí el récord mundial de los 1.500 metros, corrí también con los de la categoría M55. Traté de ganarles. Batí a algunos y a otros no, pero lo intenté", explica. ¿Y cuál es su distancia favorita? "El 1.500 me encanta, aunque mi prueba favorita es en la que pueda superarme a mí mismo. Un amigo mío me dijo que yo era mejor en el 800. Pues hice el récord, me va a resultar muy difícil mejorarlo. Ahora también me apetece correr los 400 metros", responde, antes de ahondar de nuevo en sus razones para no recurrir a ninguna estrategia: "Yo creo que se corre tácticamente en dos situaciones; cuando no estás seguro de ti mismo, y cuando hay que ahorrar energías porque estás en una competición y luego hay que correr otras eliminatorias. Pero como yo casi nunca estoy en eliminatorias, pues me gusta correr fuerte".

Con la Teoría Bien Presente
Pese a que su jornada diaria incluye una mezcla de entrenamiento y distensión ("Me doy un paseo largo, corro 4-5 km, doy otro paseo de 15 minutos, luego me voy al gimnasio, hago elíptica, bici o remo, charlo con los amigos, tomo cerveza"), José Vicente Rioseco no permanece ajeno a la calidad del entreno. "Me sé la teoría. Pienso que desde Sebastian Coe, el atletismo ha evolucionado muy poco. Zatopek decía que había que correr en 'trozos', y el otro gran salto se da con Coe. Desde entonces se ha evolucionado muy poco. Yo hago 'trozos' como hacía Zatopek. Y también hago como Coe, que combinaba la carrera con otros ejercicios físicos, complementarios y suplementarios. Te favorecen, pues son buenos para el mantenimiento general. Y me dejo llevar por mis sensaciones. Pero tengo en cuenta como entrenan otros atletas. Leí a Martín Fiz y vi que hacía cosas que yo ya sabía. Tengo presente la destrucción del tejido muscular, las calcificaciones… En fin, me conozco la teoría", concluye.

"Hago deporte porque estoy bien, y estoy bien porque hago deporte"

Un Mensaje Positivo
"A mí me resulta dificilísimo cabrearme, estoy superbien. Hay que decir a la gente que sea optimista, que la vida está esperándonos. Podemos ser felices, tenemos un país extraordinario, con buenas condiciones para hacer deporte", subraya, en un tono realmente contagioso. "Yo es que disfruto mucho ahora esta época. Llego a casa después de hacer deporte, lo que me gusta, y todavía tengo un montón de tiempo para hacer otras cosas, leer, ver una película… No me lo creo, es maravilloso. Y el atletismo, pues eso: aunque llegase el último, también lo pasaría bien".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia






















Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |