Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 viernes, 22 de febrero de 2019   ENTREVISTA WEB 5/2019
Salma Celeste Paralluelo, ha nacido una estrella

Por : Emeterio Valiente - Fotos: Miguelez Team y RFEA


Lo presenciando el pasado fin de semana en la malacitana Antequera bien se puede calificar como un acontecimiento 'de película', aunque pocos guionistas hubiesen urdido una trama tan alucinante: Salma Celeste Paralluelo, una atleta de 15 años, 3 meses y 4 días ganaba el bronce y acariciaba la plata en un nacional absoluto sobre 400m; la protagonista de la hazaña es un dechado de virtudes atléticas aunque su tranquilidad y saber estar ante el revuelo que sus marcas están generando son también merecedoras de medalla.

La protagonista, al habla: "aún lo estoy asimilando, es algo que no me esperaba, no pensaba que fuera a bajar tanto mi anterior marca (55.35); estoy muy contenta y con ganas de seguir trabajando". En las semifinales se topó con Aauri Bokesa, joven aún, pero cuya edad dobla literalmente a la del ¿mayor talento que jamás haya alumbrado el atletismo español? Salma desvela lo que las multicampeonas de España Laura Bueno y la propia Bokesa le comentaron en el nacional: "me dijeron que tenía un futuro prometedor y que tenía que seguir adelante; la verdad es que estaban un poco 'flipadas' con mi edad".

Cuando se vio ubicada en la misma serie que la líder del año,, la ahora flamante bronce absoluto no atisbaba dudas sobre cuál era su objetivo: "iba con la idea de ser segunda, ya que Aauri tenía una 'marcaza' (53.03), no esperaba para nada quedar primera, pero al final me vi con fuerzas para sprintar y conseguir el primer puesto, que me daba una buena calle en la final, así que genial" comenta con una naturalidad que asombra.

A pesar de que sus múltiples quehaceres y compromisos lastran su programa de entrenamientos, que bien pudiera definirse como simbólico comparándolo con el que ejecutan las atletas de su nivel, la perla del Scorpio-71, lejos de acusar la falta de entreno en la final, se sintió con la frescura propia de sus tres lustros de edad: "la verdad es que recuperé bien e incluso en la final (53.83) me cansé menos que en la semifinal (54.10), lo que me sorprendió bastante".

Salma corre rápido, muy rápido, pero más allá de eso, le encanta la sensación que experimenta al correr, aunque lo de Antequera fue más bien vuelo sin motor: "si tengo algún problema o estoy estresada, noto que corriendo me despejo; es una sensación difícil de explicar, pero los atletas saben cómo es esa sensación".

Aún es pronto para encasillar a esta prodigiosa maña de gráciles 1,74m y 58,4kgs en un evento concreto, máxime cuando sus aptitudes le podrían hacer brillar en un conspicuo número de disciplinas olímpicas, pero nos ofrece alguna pincelada de lo que disfrutaremos en el muy corto plazo: "de momento, voy a estar centrada en 400 y en 400 vallas; no sé aún lo que pasará en el futuro, pero lo más probable es que termine especializándome en esas pruebas, aunque también me gustan mucho el 200 y el triple. Los 400 y los 400 vallas son exigentes pero a la vez muy divertidos y además se me dan muy bien; además, las vallas me encantan porque es una prueba muy rítmica, hay que dar una serie de pasos entre valla y valla y eso me gusta mucho".

Sobre la 'madre de las decisiones', esa que le llevará a brillar bien en el atletismo, bien con el esférico, Salma verbaliza la ventaja de saltar sola al escenario para destacar con luz propia y no dentro del siempre complicado engranaje de un colectivo: "creo que a cualquiera le atraería la idea de depender de ti misma, aunque también supone más presión, ya que no estás arropada por un equipo, pero luego llena muchísimo el que te salgan bien las cosas por una misma. El 'rollo equipo' es muy diferente ya que puedes hacer un partidazo y acabar perdiendo el partido o no dar una y que tu equipo gane; las sensaciones son muy diferentes, no se pueden comparar".

Eso sí, no espere el apasionado aficionado una decisión rápida, "justo ahora es cuando menos estoy pensando en ello, he hablado con mis familiares y círculo más cercano y ahora simplemente tengo que disfrutar del buen momento en el que estoy en ambos deportes, pero es cierto que estoy en un momento especialmente dulce en el atletismo después de Antequera y eso me hace estar muy motivada, porque siempre quieres mejorar y hacerlo bien".

A la hora de nombrar a sus referentes, coherentemente con la dimensión universal que sin duda alcanzará su carrera, Salma se decanta por dos compatriotas del Tío Sam, Sidney Mc Laughlin, que corrió la temporada pasada, con 18 años, en 50.07 (400) y 52.75 (400v) y Allyson Felix, leyenda mundial de la velocidad acreditada en 21.69 y 49.26.

Supuestamente, para una estudiante hay pocos ratos más desasosegantes que el de afrontar un examen en el colegio, pero Salma nos revela lo que bulle en su cabeza poco antes de saltar al tartán: "la verdad es que lo paso peor en la cámara de llamadas que antes de un examen, el atletismo es un deporte que me pone muy nerviosa". Nadie lo diría, con la nota media de 10 que lleva este año en el 400…

Acerca de su entrenador, Félix Laguna, nos comenta muy decididamente: "en el año y medio que llevo con él me he dado cuenta de que es una persona muy especial que me ha apoyado en todo momento y tengo clarísimo que sin él no hubiera conseguido lo que estoy logrando, me ha inculcado todo lo que sabe de atletismo, que creo que es mucho, y espero seguir mucho tiempo con él".

Lejos de asustarla, los comentarios, cada vez más recurrentes, de que su potencial le puede llevar a las más altas cotas atléticas, suponen un ilusionante incentivo para ella: "me impacta mucho cuando escucho o leo que puedo llegar a ser campeona olímpica, soy una persona muy competitiva, que quiere siempre mejorar y ¿por qué no? No sé lo que va a pasar en el futuro, aunque creo que en el atletismo me puede ir muy bien y el que la gente piense que puedo llegar a ese nivel me anima mucho".

Habiendo cronometrado sucesivamente 57.05, 56.46, 55.35, 54.10 y 53.83 en sus cinco primeras carreras de 400m de su vida, todas en 2019, (ya, nunca tardará más de un minuto en dar una vuelta a la pista) sus palabras vaticinan nuevas mejorías: "no sé hasta dónde puedo llegar este año, ahora voy al Europeo de Glasgow y espero mejorar la marca, este año estoy muy fuerte, muy motivada, con mucha confianza y sé que he dado un paso de gigante; no me quiero poner límites, quiero seguir entrenando y mejorando, pero paso a paso y con tranquilidad".

Las que se indican a continuación son las plusmarcas nacionales de 400 vallas: 57.88 (sub 18), 57.11 (sub 20), 56.11 (sub 23) y 55.23 (absoluta). Las primeras corren ya serio peligro….¡y aún no ha debutado en la prueba! ¿cuántas quedarán indemnes del 'efecto Paralluelo'? Un consejo: no apuesten en su contra.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |