Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 06 de noviembre de 2018   ENTREVISTA WEB 43/2018
Lucas Búa: "Quizá Fernando Alonso tuvo algo que ver en mi segunda posta de Berlín"

Por : Antonio Aparicio - Fotos: Miguelez TEAM y album personal


Lucas Búa ama lo que hace y, aunque sueña en grande, tiene los pies en el suelo. Al cuatrocentista de 24 años, que acaba de empezar su segunda carrera universitaria, le encanta la velocidad, y disfruta entrenando en la pista toledana de la Escuela de Gimnasia sin importarle si llueve (como el día de esta entrevista) o si hace 40 grados (como en verano).

En este ameno diálogo, el autor del parcial más rápido del ilusionante equipo español de 4x400m que conquistó el bronce europeo en Berlín nos explica cómo, curiosamente, su pasión por la Fórmula 1 le ayudó a firmar el que considera "sin duda" como el mejor 400m que ha corrido en su vida. En todo caso, Lucas, que también nos habla de toda su trayectoria anterior y sus próximos objetivos, no duda de que quien más ha tenido que ver en sus éxitos atléticos es Juan Antonio Rosique, el hombre que le guió hacia sus primeros campeonatos internacionales al poco de empezar a entrenarle, y bajo cuya dirección ha acabado aprendiendo a que no le "pese la camiseta" en las grandes citas.

Lucas, para empezar, ¿cómo valoras a tu entrenador, Juan Antonio Rosique, y cómo fueron tus comienzos con él? ¿Ya desde un principio te encaminaste hacia la velocidad?
Por mi parte, todo son buenas palabras hacia él. Su dedicación entera es para el atletismo y lo hace porque le gusta; no recibe ninguna ayuda económica de ningún club. Llevo con él desde los 16 años, pues Rosique lleva a gente a partir de esa edad, aunque yo empecé con 7 años en el atletismo, en la escuela municipal de Toledo. A mí siempre me ha gustado la velocidad, el 200m y el 400m. Pero cuando fue mi padre a hablar con Rosique para que me entrenase, él me vio y dijo que yo iba a hacer 800m, que a mí no me gusta mucho, porque dos vueltas se me hace muy largo. Me fue entrenando para ver hacia dónde tiraba, pero al final las mejores marcas han salido en 400m. Pero eso no quita que dentro de unos años pueda subir al 800m. Eso ocurrirá; lo que no sé es cuándo.

Ya con 17 años vestiste la camiseta de España como juvenil, y disputaste todas las competiciones internacionales posibles en categorías menores. ¿De cuáles de esos campeonatos guardas mejores recuerdos, bien porque firmaste una actuación satisfactoria o porque te llevaste una lección valiosa?
Hasta los 17 años siempre había tenido actuaciones discretas incluso en campeonatos regionales y, de hecho, hasta 2010 no había ido a ningún campeonato de España. En 2011 me propuse ir al Campeonato del Mundo Juvenil, y quizá sea uno de mis mejores recuerdos por ser mi primera internacionalidad. Mis resultados internacionales al principio siempre eran regulares tirando a malos porque acusaba la presión. Cuando de verdad he tenido resultados buenos ha sido desde hace 2 años. Antes me pesaba un poco la camiseta (risas).


"En Portland'16 aprendí a competir internacionalmente. Antes me pesaba la camiseta"


Tu gran presentación en sociedad fue en 2015, cuando ganaste en Castellón el primero de tus 4 títulos nacionales absolutos hasta la fecha con un marcón de 45.98 y venciendo al gran favorito, Samuel García. ¿Cómo lo viviste? ¿Te sorprendió tu triunfo, la marca, ambas cosas…?
Fue un campeonato que no me esperaba ganar. Salí con ganas, pero Samuel era el favorito y, al llegar la última recta y verme primero… La marca no la vi hasta que llegué, y el cúmulo de las dos cosas, campeón de España y bajar de 46:00, fue un sueño que perseguía desde pequeño. Estaba en forma, pero ni mucho menos me esperaba esa marca.

Al año siguiente, no lograste mejorar tu marca al aire libre por muy poco, pero a cambio, hiciste tu debut individual con la Selección, quedándote a sólo 3 centésimas de pasar ronda en el Mundial bajo techo de Portland; y en verano fuiste brillante semifinalista en el Europeo de Ámsterdam'16. ¿Qué sensaciones experimentaste tras esos dos primeros grandes campeonatos?
Ahí ya en Portland sí que competí bien, y no tenía tanto miedo a los rivales. Me fui contento porque mi posición final fue la 13ª. Y en Ámsterdam igual: pasé ronda ganando mi serie y en la semifinal la marca fue similar a las que estaba haciendo ese año, así que quedé bastante contento con esos campeonatos.

En 2017, en las semifinales del Nacional de Salamanca firmaste la que sigue siendo tu mejor marca en pista cubierta (46.23), un tiempazo que te habría 'dado' el bronce en el posterior Europeo. Aun así, en Belgrado lograste pasar a la final y ser 5º de Europa y mejor español con 23 años. ¿Qué conclusiones sacaste de esa campaña bajo techo?
Fue la mejor temporada bajo techo de mi vida. Llegaba a las semifinales del campeonato de España sin mínima para el Europeo y había tres atletas que ya la tenían, por lo que salí a hacer marca con la confianza de que estaba bien. Cogí la calle libre primero y me salió un registro que tampoco esperaba. Luego, en campeonatos internacionales en pista cubierta me cuesta más competir, porque mi forma de correr es contraria al resto, que salen más rápido y yo soy más conservador al principio; y eso hace que desde el principio me vea en puestos traseros y me vea taponado.


"En la semifinal de Berlín arriesgué en el primer 200m más que nunca"


Efectivamente, suele dar esa impresión, que te caracterizas por salir más prudente y terminar muy fuerte... Pero en esta distancia tan difícil de gestionar, ¿recuerdas alguna carrera en la que saliste arriesgando más, pero estabas tan en forma que acabaste muy bien y satisfecho?
Por ejemplo, en el Europeo de Berlín, salí el primer 200m como nunca lo había hecho. Porque yo sí puedo salir al ritmo del resto, pero no creo que sea lo mejor para mí, porque consigo mejores marcas saliendo algo más lento. Y en Berlín, que me tocó la semifinal más rápida, sí que aguanté hasta el 300m en posición de clasificarme para la final, pero después ya no. Aun así me salió una marca como las que estaba haciendo esa temporada (45.48).

¿Y en el 46.23 de Salamanca?
No, en Salamanca salí bastante tranquilo, ¿eh? Salí a ritmo, con confianza, y aguanté hasta el final. Pero que haya salido a 'reventar' e intentar aguantar… la de Berlín es con la que más contento estoy, porque las demás han sido carreras a ritmo.

Tu primera medalla internacional individual fue la plata del pasado junio en los Juegos Mediterráneos. ¿Cómo valoras tu experiencia en Tarragona? Bastante buena. Iba con la mejor marca y con confianza de poder incluso ganar. Corrí la final bastante bien, pero me equivoqué en el ritmo. Pensaba que estaba mejor de lo que estaba en ese momento y cambié demasiado pronto, en la curva. Me quedé sin fuerzas y el italiano [Davide Re] al final me sacó bastante. Salí valiente, a ganar, pero 'me medí' bastante mal (risas).


"Este año podía haber bajado de 45.00, pero no me salió la carrera"


Cinco días antes, para no saturarte de competiciones, decidiste renunciar al Meeting de Madrid, donde Bruno Hortelano (44.69) y Óscar Husillos (44.73) hicieron añicos el récord de España de 400m. ¿Te dio rabia no estar allí? Tras tus 45.25 de Huelva, ¿crees que podrías haber mejorado ampliamente tu marca personal?
Viéndolo en perspectiva, sí que me dio un poco de rabia no haber corrido porque fue un día especial en el que varios hicieron marca personal, y quizás sí podría haber rebajado mi marca algo más; no sé si para bajar de 45:00, pero era un día propicio. Aunque habrá más oportunidades… Este año creo que lo podía haber hecho, pero no me salió la carrera. Estaba entrenando muy bien, pero es una barrera muy dura y se tienen que dar las condiciones perfectas. De hecho, Bruno y Óscar sólo han bajado de 45 una vez (bueno, Óscar dos contando lo de la pista cubierta…).

Si tuvieses que formar un podio con tus tres actuaciones internacionales más satisfactorias, ¿cuáles subirían a ese podio y por qué?
Uff… [reflexiona]. El tercero sería el Mundial de pista cubierta en Portland, porque fue donde aprendí que podía competir con cualquiera y que tenía nivel para luchar por cosas grandes internacionalmente. En segunda posición, los Juegos del Mediterráneo por mi primera medalla. Y en primera Berlín, porque, para mí, corrí perfecto, porque hice lo que yo quería, lo que creía y lo que debía hacer.

Lo cierto es que, aunque poco a poco sigues progresando en tus prestaciones individuales (p.ej., en Birmingham alcanzaste tu primera semifinal en un Mundial, y en Berlín hiciste tu mejor marca en un gran campeonato; 45.48), tu papel con el relevo largo en las dos últimas temporadas las está eclipsando. ¿Qué te está aportando tu contribución al 4x400m español, tanto deportiva como personalmente?
Deportivamente me da confianza de que podemos luchar con cualquiera. Individualmente quizás aún no, pero con los cuatro nos complementamos para luchar por cualquier cosa. Me da motivación para seguir entrenando y conseguir los objetivos que nos hemos propuesto. En lo personal, 10 días antes de Berlín fuimos a Potsdam para entrenar un poco y crear buen ambiente, y la verdad es que nos fuimos muy contentos de allí porque, aparte de compañeros, éramos amigos. Nos ayudábamos en todo, compartíamos la mayor parte del tiempo… y eso creo que fue un detonante para la actuación que tuvimos en la final.


"Nuestra amistad fue un detonante para la actuación del 4x400 en la final de Berlín"


El año pasado se produjo la explosión del 4x400 español, primero con una sorprendente victoria en el Europeo de Selecciones de Lille, siguiendo por otro brillante triunfo en la semifinal del Mundial (que aunque fuera la menos fuerte de las dos, contaba con países como Jamaica y Bahamas) y rematando con el gran 5º puesto con récord nacional (3:00.65). ¿Cómo viviste cada una de esas carreras? ¿Fueron perfectas para como estaba el equipo de forma?
En Londres fue perfecto, perfecto. Lo recuerdo como si fuera ayer, porque tengo muy buen recuerdo de ese campeonato. Teníamos muchas ganas, y nuestro objetivo era pasar a la final y hacer récord de España. En la semifinal hicimos una carrera demostrando que podíamos hacer cualquier cosa. Y en la final igual, con motivación e ilusión de pelear por todo; y finalmente quintos, así que muy contentos todos. Por ejemplo, Samuel, que venía de intentar recuperarse de un proceso gastrointestinal, lo dio todo...

De hecho firmó el parcial más rápido del equipo, con 44.8… ¿Y en Lille?
En Lille tampoco sabíamos lo que iba a pasar, porque Óscar corrió media hora antes el 200m y estaba un poco cansado; Samuel había corrido dos 400m… Íbamos con la idea de hacer buena marca para clasificarnos para el Mundial y nos salió muy buena carrera, ganando el conjunto de las dos series.

Este año, en el Europeo de Berlín, el equipo dio un paso más con esa magnífica medalla de bronce (3:00.78) aunque un pelín agridulce, después de haber liderado la carrera durante casi tres vueltas. ¿Cómo viviste esa última posta de Bruno? ¿Llegaste a dar por hecho el triunfo en algún momento?
No, no. Nunca di el triunfo por hecho. Sí veía muchas posibilidades de que ganásemos y, al ver tanta distancia, sí que estaba muy contento por lo que iba a suceder. Sabía que había salido muy rápido y que probablemente 'pinchase', pero una segunda o tercera posición también era para estar contento. Pero creo que aun saliendo Bruno más conservador y sin 'pinchar', no hubiéramos ganado, porque [Kevin] Borlée hizo una barbaridad (43.91). Y es que Bruno al final no hizo tan mala marca: 45.56, que si le quitas un segundo porque hubiese corrido bien, no te da para ganar tampoco. Creo que en una carrera perfecta sí podríamos haber sido segundos; y primeros muy difícil… por ahora (risas).


"Creo que aun saliendo Bruno más conservador no hubiésemos ganado"


Sí, porque saliendo bien todo, el potencial del equipo es evidente... ¿Ves posibilidades realistas de medalla en Doha 2019 y los JJ.OO. de Tokio 2020?
Aún es pronto para hablar de eso, pero si estamos al nivel que hemos tenido hasta ahora, porque somos jóvenes, sí que podemos pelear por estar en el podio. Será difícil, porque todos luchan por lo mismo, pero creo que sí. Potencial hay, pero que se junten cuatro o cinco personas estando perfectos de forma en el momento exacto es muy complicado.

Volviendo a Berlín, ya en la semifinal fuiste clave para salvar una situación muy comprometida, pero todos alucinamos especialmente con tu segunda posta en la final. ¿Cómo la recuerdas, y en particular el momento en que tomaste como una exhalación la calle libre? ¿Tenías planeado arrancar así, o fue algo instintivo en esos instantes?
Desde hace bastante tiempo me ha tocado siempre correr la segunda posta, no sé si por mi forma de correr, o por la visión espacial que tengo en esa situación. Y yo le dije a Toni [Puig], y a todos: "Voy a coger más rápido la calle libre que las veces anteriores y voy a intentar entregar primero pase lo que pase". Así que iba en segunda o tercera posición y lo vi claro: pegué un cambio de ritmo hasta coger la calle libre. Lo que no sabía es si iba a aguantar… Pero al verme primero con el estadio lleno, me dio motivación para llegar hasta el final. Y es que liderar un campeonato de Europa, aunque fuera durante 200 metros, estaba muy bien… Por otro lado, moverme en esas situaciones, esquivando y buscando los huecos, se lo debo también a mi afición a la Fórmula 1, que me apasiona. Cuando era pequeño me fijaba en las salidas de Fernando Alonso, cómo buscaba los huecos, y a lo mejor eso tiene algo que ver, porque intento imitarlo aunque sea corriendo (risas). Al final, son deportes de velocidad, e intento aplicarlo en esa situación.

Este año se presentaron dos situaciones complicadas tanto en Birmingham como en Berlín, al solaparse las rondas decisivas del 400m y del 4x400m. ¿Cómo afrontaste esas semifinales de la prueba individual? ¿Era inevitable pensar en que debías guardar fuerzas para el relevo?
No, yo todas las carreras las hago a tope. De hecho, creo que la motivación de ir compitiendo hace que no te des cuenta del cansancio que llevas. Cada carrera la haces a tope sin pensar en que te puedas cansar o no. Alguna vez, por ejemplo en Birmingham, que en los últimos metros ya sabía que no podía pasar a la final, sí te dejas llevar al final. Pero no notas el cansancio, por lo menos en tres carreras o cuatro; a lo mejor si hay una quinta ya sí. Eso sí, cuando terminas de competir te pega todo el 'palo' de golpe, y casi no te puedes levantar de la cama… (risas).


"La final del relevo de Berlín es el mejor 400m que he corrido en mi vida"


Aunque el 4x400m sea una prueba de equipo, lógicamente, estarás muy atento a tus tiempos en cada posta. Y aunque, evidentemente, el que sale primero -casi siempre Husillos- tiene el lastre de no salir lanzado, ¿qué te dice el hecho de haber marcado los mejores parciales del equipo en estas 4 carreras: Lille, semifinal de Londres, semifinal de Berlín -en este caso, por mucha diferencia- y final de Berlín?
¿Ah sí? [Asombrado]. Pues ahora que lo dices me parece bastante curioso. Aunque no me suelo fijar demasiado en los parciales, porque al final tú lo haces lo mejor posible y es la suma de los cuatro, y no le doy mucha importancia. En la semifinal de Berlín es que tuve una carrera bastante 'fácil' dentro de la dificultad, porque iba solo; estaba lejos del grupo de cabeza y podía hacer la carrera que yo quería. Y al tener espacio y no tener que adelantar hasta la última recta, me favoreció para hacer buena marca. Y en la final es que me encontraba muy bien… Yo creo que esa final del relevo es el mejor 400m -en general- que he corrido en mi vida. Sin duda. Independientemente del tiempo: por la forma de correr y la sensación en global, la mejor de mi vida…

Pues precisamente, también se aprecia esa mejoría en la progresión constante de tus parciales: Lille (45.23), semifinal de Londres (45.1), final de Londres (45.0), semifinal de Berlín (44.9), final de Berlín (44.6)…
Pues no sé a qué se debe eso (risas). Es curioso también. Sí que del año pasado a éste he mejorado, pero que vaya mejorando en cada competición… Bueno, pues esperemos que no pare la mejora, ¿no? (risas). De Lille a Berlín, 6 décimas menos… Eso equivale a cinco metros. Está bien…


"Quiero bajar de 46:00 bajo techo, y me gustaría luchar por dos medallas en Glasgow"


Hablemos de tus próximos objetivos. En pista cubierta, hay Europeo en Glasgow. Tras tu 5º puesto en Belgrado, y teniendo en cuenta que habrá final directa de 4x400m 24 horas después de la final de 400m, ¿sueñas con una doble medalla?
Por soñar… Aunque no me lo había planteado, porque aún queda bastante para el Europeo. Mi idea es intentar mejorar mi marca personal y bajar de 46 segundos en pista cubierta. En individual, al haber quedado 5º hace dos años, sí que me gustaría acercarme a las medallas un poco más. Y en el relevo también quiero luchar por otra medalla; pero como no sabemos aún quién va a preparar la pista cubierta, porque el año que viene es complejo con el Mundial en octubre… Óscar y yo seguro que sí.

¿Y para el verano? ¿A qué aspiras en el Mundial de Doha?
Primero a ir (risas), porque el sistema de clasificación ha cambiado, y veremos cómo lo hacemos. Y una vez allí… a intentar mejorar mis marcas y competir lo mejor posible. Sin hablar de competiciones concretas, mi objetivo a largo plazo es seguir mejorando como atleta física y mentalmente, mejorar mi marca y evitar las lesiones. Con eso, seguro que podré luchar por muchas cosas en los campeonatos internacionales.

¿Te preocupa que el Mundial sea tan tarde y la temporada tan larga?
No, eso le tiene que preocupar a mi entrenador, a mí me da igual (risas). Yo hago lo que él dice… Pero normalmente siempre he aguantado bien las temporadas, y no tengo miedo. En todo caso, curiosidad por ver cómo me encuentro en octubre, pero ya veremos. Es que aún queda casi un año…


"Me da igual que el Mundial sea tan tarde; eso le preocupa a mi entrenador"


Por cierto, ¿sabías que en Doha habrá además una prueba de 4x400 mixta? ¿Te gustaría formar parte de ese relevo? Me enteré cuando salió la circular de la concentración de relevos que tenemos en diciembre. Y claro que me gustaría; todo lo que sea correr lo más posible me parece bien. Estoy expectante a ver qué pasa ahí. Será una prueba divertida y, al ser nueva y no tenerla controlada los demás países tampoco, puede que haya posibilidades de hacer una buena actuación.

Y respecto a marcas al aire libre, ¿qué meta tienes para 2019?
Quiero bajar de 45 segundos y, como ya te he dicho, bajar de 46 en pista cubierta.

Este año has competido mucho más en 200m, llevando tu tope hasta unos notables 20.88. ¿Qué importancia le concedéis a esta prueba? Sí, mi entrenador se empeñó en competir en más 200m para coger velocidad, y me ha venido bastante bien. Teniendo mucha velocidad tienes más margen para ir desahogado en un ritmo más rápido. Es importante para encontrar un equilibrio bastante complejo entre velocidad y resistencia. Pero de eso ya se preocupa mi entrenador. Yo sólo corro (risas).

En cuanto a tus estudios, ¿has terminado ya la carrera de ADE?
Me queda entregar el TFG, pero como sólo me queda eso, he empezado otra carrera, de Finanzas y Contabilidad. Ya que no puedo trabajar y tampoco me gusta estar sin hacer nada, así complemento mi currículum con más estudios, para cuando deje de correr con treinta y tantos años y me enfrente al mercado laboral.

O sea que sigues fiel a Toledo por muchos años… ¿Nunca te ha tentado la posibilidad de cambiar de aires, por ejemplo a un CAR?
No, porque si en un sitio te va bien, ¿por qué vas a cambiar? Aquí tengo mi ambiente, estoy con mi familia, mis amigos, mi novia, mi entrenador… También la felicidad es clave para tener un buen rendimiento en la vida, y si soy feliz aquí… A lo mejor en Madrid sí que tendría mejores instalaciones, pero no te garantiza que vayas a mejorar el resultado.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Lucas Búa
Su temporada 2017/2018
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia











Juntoa  Darwin Andrés Echeverry tras la final de 400m de Tarragona
Juntoa Darwin Andrés Echeverry tras la final de 400m de Tarragona




Huella de Lucas en la calle 6 de la pista de la Escuela de Gimnasia; honor que se concede a cada toledano que consigue debutar con la Selección absoluta
Huella de Lucas en la calle 6 de la pista de la Escuela de Gimnasia; honor que se concede a cada toledano que consigue debutar con la Selección absoluta







En el Mundial Indoor de Birmingham
En el Mundial Indoor de Birmingham

El Mundial Indoor de Portland 2016 significó un antes y un después
El Mundial Indoor de Portland 2016 significó un antes y un después

Llegando a meta en los Juegos Mediterráneos de Tarragona
Llegando a meta en los Juegos Mediterráneos de Tarragona

En la Gala RFEA 2017 recogiendo el premio como plusmarquista español de 4x400m
En la Gala RFEA 2017 recogiendo el premio como plusmarquista español de 4x400m







Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |