Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 06 de agosto de 2018   ENTREVISTA WEB 33/2018
Jesús Ángel García: "Bragado y bien fajado"

Por : Vicente Capitán - Fotos: Miguelez TEAM


En 1993, pasadas unas semanas tras su título Mundial de 50 km Marcha en Stuttgart, titulé de esta misma manera una entrevista que presenté como trabajo de prácticas en la Facultad de CC de la Información, donde cursaba 2º de periodismo. El destino quiso que Jesús y yo fuéramos vecinos de portales contiguos en el Barrio Bilbao, en el sureste de la capital madrileña, aunque por diferencias de edad, no empezamos a tratarnos hasta aquellos principios de los 90. Han pasado 25 años de aquel verano, en el que este chaval sencillo, que devoraba kilómetros en solitario por los alrededores del parque de Arcentales cuando entrenaba en el barrio, se hizo "famosete" porque desde Alemania le cayó como premio un imponente Mercedes que la organización entregó a todos los campeones Mundiales de aquella edición. Parece increíble, pero 25 años después vuelvo a entrevistar a mi colega, con motivo, en esta ocasión de su séptima presencia consecutiva en un Europeo al aire libre.

Estamos a las puertas de tus séptimos campeonatos de Europa, no has fallado a ninguno desde 1994 (pese al cambio de periodicidad desde 2010, de cuatro a dos años, la marcha sigue disputándose sólo cada cuatro)… pero vamos a tus orígenes ¿Cuándo y por qué empiezas a hacer marcha? Pues estaba cursando lo que hoy se llamaría un grado superior en el colegio Tajamar. En aquel curso 86/87 se designó Barcelona como ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos y todos los que practicamos atletismo nos llenamos de ilusión por estar en aquella cita. Yo llevaba un año o más saliendo con el grupo que corría los crosses de la Casa de Campo y en verano los controles de Vallehermoso, por lo que cuando me decidí por practicar la marcha atlética tenía una buena base aeróbica.

¿Y cuándo te das cuenta que en esta especialidad tienes facultades, que puedes estar entre los mejores? Como iba realizando marcas que me permitían ir a campeonatos nacionales, Lázaro Linares, el alma máter del club deportivo Tajamar me recomendó que me fuera a entrenar con Carlos Montes, que era un ingeniero que trabajaba en la Casa de la Moneda y competía con Tajamar. Carlos me convirtió en marchador competitivo: recuerdo de aquellos entrenamientos invernales a la Casa de Campo, el Pardo y en el paseo de Coches del Parque del Retiro.

¿Ir a los Juegos de Barcelona con 23 años, te cambió la vida o es mucho decir? Estar en Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 nos cambió la vida a todos aquellos que los vivimos desde dentro, como deportistas, como organizadores o como directivos. En mi caso particular me demostró que podía prepararme como los mejores y fue como hacer un curso acelerado de alta competición: en un año aprendí lo que se necesitan cuatro.

¿Y qué recuerdas de tu explosión deportiva en aquel 1993, cuando llegó el oro Mundial de Stuttgart? Pues un momento irrepetible como ya vaticinó mi padre en su momento. La ilusión por hacerlo bien, estar rodeado de tu familia debido a que tenía y tengo familia que emigró Alemania y vivían próximos a Sttutgart. Aquel Mercedes que me dieron de premio, sin carnet de conducir. Ahora es normal, pero hace 25 años tener un Mercedes para una familia que venimos de un barrio sencillo de las afueras de Madrid era impensable.

De las siguientes medallas o títulos a lo largo de tu inacabable trayectoria ¿cuál es la que más te sorprendió, y cuál la que te hizo más ilusión? Sin lugar a dudas la última en Berlín 2009. Con casi 40 años sabía que a lo más que podría aspirar es a un buen resultado, tal vez quinto, pensé. Pero se repitieron cosas semejantes a Stuttgart, con mis padres 17 años más mayores (como todos) pero acompañados de mis hijas y las hijas de mi prima que se casó y se trasladó a vivir al Berlín. Motivaciones más que suficientes para competir y que se vieron recompensadas con una medalla de bronce que me supo a oro, aunque sea un tópico.

Y de los sabores amargos, de las derrotas… ¿en cuál crees que perdiste por errores propios, vamos que valías más ese día? Las espinitas clavadas han sido los resultados cuando se ha competido en territorio patrio. Hablo del Mundial de Sevilla 1999 y el Europeo de Barcelona 2010. Ambas por sobre motivación no obtuve los objetivos que me había marcado que no eran otros que estar en el podium.

De todos los rivales con los que te has cruzado, ¿dime alguna característica de los que más te han marcado? Cualquiera que haya conocido a Robert Korzeniowski no le ha dejado indiferente. Es el claro ejemplo de persona que le ha movido superarse a sí mismo tanto en la competición como posteriormente en su vida profesional.

Vamos a los tiempos actuales… En 2016 cumples la gesta antológica de acudir a tus séptimos Juegos Olímpicos, algo insólito en el atletismo masculino Mundial. Parecía que todo se acababa, y merecidamente, para ti en el atletismo de alto nivel. ¿Cómo han discurrido estos dos años para haberte traído a la selección española de nuevo? A los Juegos Olímpicos de Río llegaba con lesiones importantes que me condicionaron los últimos dos meses: una rotura del 70 por ciento en la inserción del bíceps femoral, vaya que se desgarró como una camisa blanca lavada con lejía cientos de veces y una vez solventado el contratiempo rotura del cuerpo en el menisco interno de la misma pierna. A modo de anécdota, algunos fisioterapeutas (en prácticas) que me veían entrenar encima de un tapiz rodante en el CAR se extrañaban de que pudiera ir a participar a los Juegos.

Aquello motivó que fuese en el último viaje por apurar la fisioterapia y el seguimiento médico, pero se vio recompensado con el recibimiento del equipo olímpico español en el comedor de la Villa. Aunque no se me viera emocionado, me emocioné y mucho pero lo bueno es que nadie lo vio, ja ja ja. Hubiera hundido la reputación del hombre de mármol.

¿Qué has cambiado estos últimos años en tu dinámica diaria de entrenamientos? Las cargas de trabajo por imperativo. La recuperación lógicamente no es la misma. Siempre comentó que de joven me hacía 40 km en El Espinar y después me iba por la tarde a El Corte Inglés. En comparación, el día que se inauguraron los Juegos de Río hice un entrenamiento similar en el Lago de Banyoles y al día siguiente no me moví del sofá creo recordar.

¿Cómo sigues con tu carrera política? Pues continúo como regidor (concejal) en el municipio de Sant Adriá de Besos, que está pegadito a Barcelona. Aunque resulte sorprendente que lo diga alguien como yo, la política es dura, incluso la municipal, por muchas razones, pero ninguna desde el aspecto físico. La prueba es que resistir en el "Tiovivo" político es una actividad complicada como se puede comprobar tirando de acontecimientos recientes y menos recientes.

¿Crees que el hecho de haber combinado buena parte de esta última década con tu faceta política te ha venido bien para competir, por aquello de tener la cabeza ocupada en otras cosas ya en tu época madura, o puede haber mermado en algo tus resultados? La política es etérea: lo que hoy vale y se compra, mañana no vale y se rechaza. Y además son factores que no dependen exclusivamente de uno mismo. La competición si depende de mí: me entreno, me preparo para una competición, y obtener un resultado depende principalmente de mí y del equipo que me rodee.

La pregunta del millón ¿qué te motiva para seguir machacando entrenando a diario (seguir acumulando récords de participación, sentirte mucho más joven de lo que eres compartiendo equipos con atletas que podrían ser tus hijos…)? Me motiva el aquí y ahora. Hace un año no acudí al Mundial por decisión técnica y la asumí, aunque no la compartí. Ahora me he clasificado conforme a los criterios técnicos y tengo que prepararme para competir dentro de una semana en Berlín.

Bueno y para Berlín ¿cuál es tu objetivo? Es evidente que aspirar a conseguir el mismo resultado que en el año 2009 sería presuntuoso, por lo que mis aspiraciones son mucho más modestas... pero sin renunciar a nada. Vaya, que te he respondido a la gallega.

Preguntarte hasta cuándo, me parece hasta presuntuoso Hasta que decida... hasta aquí hemos llegado. Eso sí, cuando lo decida yo. De todas maneras, con la prueba de 50 km Marcha cuestionada en el programa del atletismo para el futuro, el final está cerca (risas)

Por último, de los/las jóvenes que van llegando al equipo español a quiénes ves arriba en este Europeo y háblame un poco de tu faceta como "segundo entrenador" actual de Julia Takacs. En primer lugar, todos me parecen jóvenes, pero si me pides concreción en un atleta joven que reúna el requisito de poder ganar su prueba en el Campeonato de Europa, sería sin dudar Ana Peleteiro.

En cuanto a July, más que un segundo entrenador me considero un compañero veterano. Algo así como Jesús España en el grupo que tienen formado Juan del Campo con Luismi. Puedo aportar experiencia, y esa la transmito a Montse Pastor, que es quien definitivamente pone en un papel el entrenamiento a realizar. No hay que olvidar que Montse ha entrenado a Olive Loughnane, oro en el Mundial de Berlín 2009 en 20 km Marcha. July llega a Berlín muy bien, con el aval de sus 1:27:58 de A Coruña, primera del ranking europeo, tercera española de todos los tiempos, con una marca que no realizaba ninguna española desde los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Pero en realidad July tiene en el aspecto técnico mucha más gente que nosotros, porque sin la información de Xabier Leibar y Yolanda Reyes, así como el papel que realiza Pablo del Río, sería como viajar sin brújula.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Jesús Ángel García Bragado
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





























Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |