Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 viernes, 06 de julio de 2018   NOTICIA WEB 258/2018
Juegos Mediterráneos: un repaso a la historia, sus protagonistas, las medallas ...

Por : José Javier Etayo


Los primeros Juegos del Mediterráneo se celebraron, como hemos visto, en Alejandría en 1951, pero allí España no tuvo representación en atletismo. Otra cosa fue en la edición siguiente, de 1955, que vino a Barcelona. A partir de entonces, siempre el atletismo español tuvo una presencia destacada en los sucesivos Juegos; ya hemos relatado la de Almería 2005, la mejor hasta entonces.

En esta tercera entrega comentaremos los resultados de los atletas españoles en el conjunto de las otras ediciones, desde la III, de Beirut 1959, hasta los XVII Juegos, en Mersin (Turquía). Lógicamente, tan dilatada historia nos obligará a ser restrictivos, de modo que veremos solamente los resultados más notables, bien por la clasificación obtenida, desde luego todas las medallas, o porque la marca tuviera una especial relevancia en nuestro ámbito.

Después del éxito de Barcelona 1955, los siguientes Juegos se celebraron en Beirut, siguiendo la cadencia cuatrienal, en octubre de 1959, en el Complejo Deportivo Camille Chamoun. La participación española constó de catorce atletas, que obtuvieron un gran resultado global. En velocidad no se obtuvieron buenos resultados, pero citaremos a los velocistas al hablar de los relevos. En la media distancia cambia el panorama: en 800 metros Tomás Barris fue segundo, al no poder responder al ataque del francés Lenoir. La marca de nuestro atleta, 1:55.8, no mejoró la que había conseguido al ganar la eliminatoria con 1.54.5. En cambio en 1.500 la estrategia de Barris le dio la victoria. Ocupó el cuarto lugar hasta que quedaban 300 metros, y entonces lanzó un fuerte ataque que le llevó a entrar destacado, en 3:50.6. Luis García y Carlos Pérez fueron nuestros representantes en ambas carreras de fondo. Primero se celebró el 10.000, en el que Carlos Pérez marcó un fuerte ritmo hasta los 5.800 metros, en que flaqueó y fue rebasado por el francés Ameur, el marroquí Gerouani, y el propio García. En la última vuelta se resolvió la pugna a tres, quedando Luis García tercero en 30:24.2, mientras Carlos Pérez conseguía conservar el cuarto puesto. Dos días después se celebró el 5.000, y los españoles decidieron que llevara otro el peso de la carrera: el francés Bogey, gran favorito. A partir del tercer kilómetros comenzaron los tirones de los españoles, que estuvieron cerca de dar la sorpresa, y quedaron segundo García con 14:32.6, a poco más de un segundo del vencedor, y tercero Pérez con 14:45.0. La carrera de 3.000 metros obstáculos fue un asunto de dos, el griego Papavassiliou, a la postre vencedor, y Manuel Augusto Alonso que pagó su peor técnica con los obstáculos; pero logró la medalla de plata, con una marca de 9:06.2. En 110 metros vallas, Emilio Campra en la segunda eliminatoria quedó segundo, perjudicado al desequilibrarse en la sexta valla, con una marca de 14.9, que igualaba su propio record de España, conseguido seis meses antes. En la final no pudo igualar esta actuación, pero consiguió el tercer puesto, con 15.4. Nuestros dos saltadores fueron Fernando Adarraga y Manuel González (Campanal). El pertiguista Adarraga superó los 3,80, y después sólo con el brazo tiró los 4 metros después de superarlos; pero su marca le dio el segundo puesto. Por su parte, Campanal en longitud quedó tercero con 7,24, tras un concurso muy regular en el que superó los 7 metros en todos los intentos. Gran actuación de Miguel Navarro en maratón, que fue en cabeza hasta los 25 kilómetros, en que le superó el marroquí Benaissa. Navarro completó el recorrido en 2:27:27.8, nuevo record de España, que mejoraba sus 2.28.22.2 logrados en el Campeonato de España en abril. Terminaremos con los relevos. En el corto se alinearon Martínez, Campra, Rancaño y Albarrán, que casi se estrenaban juntos, pero lograron el tercer puesto con 42.2, igualando el record nacional conseguido el mismo año por un equipo mucho más especializado. En cambio, en el 4x400, Rancaño, Lombao, Reguero y Martínez sólo pudieron ser cuartos en una discutida llegada con el equipo anfitrión, cronometrados ambos cuartetos en 3:15.6. En total, como se ve, once medallas para España, una de oro, la de Barris en los 1.500 metros, más cinco de plata y cinco de bronce.

Los Juegos de 1963 se celebraron en Nápoles, en el mes de septiembre. Poco que destacar en la velocidad, salvo puestos de finalista. La cosa cambia según se alargan las distancias. En el medio fondo tenemos que citar de nuevo a Tomás Barris, en sus terceros Juegos. En los 800 metros fue cuarto con 1:51.5, al perder dos puestos en la última recta. Pero en cambio en 1.500, en una carrera táctica, no intentó seguir al francés Wadoux, a la postre vencedor, sino que se pegó a sus perseguidores, para rebasarlos en un último esfuerzo a falta de 30 metros, y quedar segundo con una marca de 3.55.5. En 5.000 metros hubo que convencer a Fernando Aguilar para que participara, pues le había desmoralizado su actuación en los 10.000 el día anterior. Al fin tomó la salida, y además la cabeza de la prueba, hasta que a falta de dos vueltas le rebasó el tunecino Gammoudi; también lo hizo el francés Fayolle, y Aguilar terminó tercero con 14:12.6. En los 10.000 metros también realizó una cerrara excelente, y victoriosa, Gammoudi. Aguilar había salido en cabeza, hasta que se desfondó a mitad de carrera, y fue relevado por Iluminado Corchera, que fue rebasado a falta de dos vueltas por el tunecino y el yugoslavo Cervan, pero consiguió también el bronce, en 29:54.6. Los saltos horizontales depararon grandes alegrías. Primero fue el triple, donde Luis Felipe Areta, que saltaba el primero, consiguió cuatro saltos por encima d elos 15 metros, el mejor el sexto intento de 15,65, que le dio la victoria por delante del italiano Gentile. Al día siguiente fue la longitud, con nueva victoria de Areta, esta vez con 7,48, por delante de os dos franceses, mientras Ignacio Martínez de Osaba quedaba quinto. Para terminar con el programa, la última medalla española se logró en el relevo 4x400 metros. Juan Francisco Suárez entregó en cuarta posición, pero el segundo relevista, Arteaga, ya se colocó segundo, posición que conservaron hasta el final González Barbeitos y Pablo Cano, que terminó en 3.13.7, sólo por detrás de Francia. En conjunto, seis medallas, de ellas las dos de oro de Areta.

En 1967 la competición se trasladó a Túnez, al estadio de El Menzah. Se estrenó un escueto programa femenino, pero no participaron atletas españolas, de modo que nuestra reseña se ceñirá a lo más destacado de los hombres. Esto comienza en los 200 metros, y de un modo quizá anecdótico, pues en las eliminatorias hubo cronometraje eléctrico, conocido muchos años después, de modo que Ramón Magariños en la primera con 22.22, y Miguel Iraundegui en la segunda con 22.17 consiguieron sucesivos records españoles eléctricos. En la final, Iraundegui logró el tercer puesto con 21.3, y Magariños el cuarto con 21.8, pero aquí se ignora si hubo también cronometraje eléctrico. En 400 metros Rogelio Rivas fue segundo, con 47.9, y en 800, González Barbeitos tercero con 1:54.7. Doble presencia en el podio se logró en los 1.500 metros, donde José María Morera y Jorge González Amo fueron segundo y tercero, con 3:50.0 y 3:50.5 respectivamente, solamente superados por el italiano Finelli.En 5.000 metros Álvarez Salgado sólo pudo ser cuarto, pero es que la víspera había ganad los 3.000 metros obstáculos, en 8:44.2. En esta prueba fue acompañado por Mariano Haro, que en la propia meta adelantó al italiano Pizza para lograr el bronce, ambos en 8:50.0. Los 400 metros vallas también aportan una marca al historial eléctrico, los 53.66 que obtuvo Manuel Carlos Gayoso al ganar la primera eliminatoria, que no pudo superar en la final, en la que fue tercero con 53.97. Lo mejor de los saltos vino de nuevo de los horizontales. En longitud fue tercero Rafael Blanquer gracias a los 7,50 de su último intento. Mejor aún en triple, donde Luis Felipe Areta volvió a ganar con una magnífica marca de 16,23, nuevo record de España, mejorando su propia marca en 3 centímetros. Su concurso fue progresivo: 14,95, 15,43, 15,69, 15,77 y 15,97, para en el sexto llegar finalmente a los 16,23. De nuevo quedó segundo el italiano Giuseppe Gentile, esta vez con 16.04, que encabezaba el concurso desde el primer intento en que logró 16,02. El único lanzamiento con participación española fue la jabalina, con doble podio: Alfonso Carlos de Andrés fue segundo con 66,98, y Fernando Tallón tercero con 64,10. En maratón, Carlos Pérez que la víspera había sido sexto en un 10.000 que encima tuvo una vuelta de más, logró el tercer puesto con 2:23:06. Y la guinda la pusieron los dos relevos, con sendas medallas de plata, detrás de Italia en ambos casos. En el corto, Iraundegui, Carda. Jones y Sánchez Paraíso con 41.45 señalaron el primer registro eléctrico español. En el largo los medallistas fueron Rivas, Álvaro González, Magariños y González Barbeitos, con 3:15.9. En total, dos medallas de oro, para Areta y Álvarez Salgado, cinco de plata y ocho de bronce.

Los Juegos de 1971 se celebraron en octubre, en la ciudad turca de Esmirna. La representación española fue la tercera en número, tanto en hombres como en mujeres, por detrás de los organizadores y de Italia. Hay que señalar que se estrenaba el equipo femenino español, después de no haber acudido a Túnez y que logró la primera medalla, como luego veremos. Entre los hombres, lo más señalado fue lo siguiente: lo mejor, las dos victorias obtenidas en las pruebas de fondo. En los 5.000 metros, Álvarez Salgado marcó un ritmo duro para cansar al campeón olímpico, el tunecino Mohammed Gammoudi, que aunque tomó el mando a la campana, no resistió el ataque del gallego que ganó con 13:37.2. En los 10.000 metros, dos días después, ante un planteamiento similar de Álvarez Salgado, el tunecino hubo de abandonar, de modo que el atleta gallego obtuvo un nuevo triunfo en 28:52.2, esta vez acompañado de doblete, pues Mariano Haro se clasificó segundo con 28.54.4. También se logró presencia doble en el podio en los 400 metros vallas. El vencedor fue el grecochipriota Stavros Tziortzis, pero Soriano y Suárez Canal lo escoltaron con marcas respectivas de 51.0, 51.2 y 51.4. Todos los saltos aportaron medallas para España, salvo la altura donde Garriga se vio afectado por una lesión que no le permitió pasar de 2,00. En pértiga Ignacio Sola saltó 4,70, que le dieron el segundo puesto, pues el griego Papanicolau era muy superior. La longitud nos dio un bronce, logrado por Pérez Crespo con 7,40, tras haber empezado apuradamente con dos nulos. Y en triple salto fue tercero Jesús Bartolomé con 15,68, peleando hasta el final por la plata, y escoltado por Luis Felipe Areta, cuarto con 15,64. Nada notable en lanzamientos, cuarto puesto de Agustín Fernández en maratón. En los 20 kilómetros marcha, Pasquale Busca fue claro vencedor, escoltado por los españoles Víctor Campos y Agustín Jorba. También fueron segundo y tercero Rafael Cano y Pedro Pablo Fernández en el decatlón, destacando éste con su mejor marca personal de siempre.

La participación femenina fue reducida, pero conviene detallarla porque fue la primera participación de nuestras atletas en unos Juegos del Mediterráneo. También el programa era más corto que el usual. Lo mejor llegó en los 400 metros, donde en final directa, Josefina Salgado fue tercera en 56.0, detrás de la gran francesa Colette Besson y la italiana Donata Govoni. En los 800 Pilar Freixa quedó cuarta en 2:12.5, mientras Coro Fuentes se retiraba, y en 1.500, Belén Azpeitia también fue cuarta, pero en una gran competición que ganó Vera Nikolic, la yugoslava, con 4.20.3, por delante de la exrecordwoman del mundo, Paola Pigni, que registró 4:22.6. La guipuzcoana marcó 4:23.8, nuevo record de España, batiendo por dos décimas el que había logrado en agosto en la eliminatoria del Campeonato de Europa. A Azpeitia la acompañó Conseulo Alonso, que quedó octava. En los 100 metros vallas Ana María Molina fue sexta con 15.7, y en el único salto, la altura, Teresa María Roca y Carmen Palacios sólo pudieron ser cuarta y quinta. Se había dado el primer paso del atletismo femenino español en los Juegos, con una medalla que se sumaba a las doce, dos de ellas de oro, conseguidas por los hombres.

Los Juegos de 1975 se celebraron en Argel, en el mes de agosto, en el denominado Estadio Olímpico 5 de julio. En todas las carreras lisas hasta 1.500 metros tuvimos finalistas, pero ni una medalla, por lo que hay que llegar a los 5.000 metros para el primer resultado destacable. ¡Y tanto! Fernando Cerrada fue el inesperado vencedor con 13:42.0. En cambio Mariano Haro no pudo lograr lo mismo, pues le superó el tunecino Zaddem y sólo pudo ser segundo con 28:29.2. El mismo puesto logró Antonio Campos en obstáculos, con 8:22.6, a sólo un segundo de su record nacional de tres semanas antes en el Nacional celebrado en Anoeta. Redondearía despu´ñes su actuación con el quinto puesto en 5.000. Juan Lloveras logró el bronce en las vallas altas con 14.42. La única medalla en saltos se logró en longitud, donde Blanquer fue segundo con 7,70, lejísimos del yugoslavo Stekic y sus 8,23. Lo mejor en lanzamientos correspondió a Sinesio Garrachón, con su cuarto puesto en disco. La segunda victoria española fue también inesperado: se obtuvo en maratón, de la mano de Antonino Baños que registró 2:24:12.8. En los 20 kilómetros marcha José Marín fue tercero, y en el decatlón Eduardo Rodríguez Lobo tercero. Y la última medalla masculina se consiguió en el relevo 4x100, donde Ignacio de Coo, Javier Martínez, Miguel Ángel Arnau y José Carbonell fueron terceros en 40.46, tras Francia e Italia. El programa femenino seguía siendo reducido. En 400 metros Rosa Colorado y Gloria Pujol fueron tercera y cuarta, con 55.55 y 57.04; en 800, Belén Azpeitia y Carmen Valero cuarta y quinta. Y la propia Valero consiguió el bronce en 1.500 con 4:20.3, detrás de las italianas Paola Pigni y Gabriella Dorio. El único salto fue la altura, con Sagrario Aguado quinta, y el único lanzamiento el disco, sin españolas. En cambio, sí participamos en el relevo 4x100 metros, y Yolanda Oroz, Gloria Pujol, Rosa Colorado y Ela Cifuentes fueron cuartas con 48.03, record de España con cronometraje eléctrico, aunque en manual ya existía un 47.0. En conjunto, nueve medallas para los hombres: dos de oro, las de Cerrada y Baños, cuatro de plata y tres de bronce; y dos bronces para el equipo femenino.

Para 1979 nos desplazamos a Split, en Yugoslavia. Los programas se hacen ya completos, también en las mujeres, y aumenta la participación, por lo que escasean las grandes posiciones para los españoles. En todo el conjunto de carreras lisas el mayor logro fue el quinto puesto de Colomán Trabado en 800 metros, que con una marca de 1:47.37 logró la mínima olímpica. En 110 metros vallas se esperaba la victoria de Javier Moracho, pero sólo pudo ser tercero con 13.92, superado por Pisic y Buttari. En cambio la sorpresa fue grata en los 3.000 metros obstáculos, con el segundo puesto de Domingo Ramón en 8:25.8, aunque no pudiera batir al italiano Scartezzini. En esta ocasión el salto bueno para los españoles fue la pértiga, donde Roger Oriol fue tercero con 5,10, lejos de los franceses Houvion y Bellot. En lanzamientos y decatlón ni siquiera participamos, pero en 20 kilómetros marcha José Marín logró un excelente segundo puesto con 1:24:17.7, tras el francés Lelièvre. Terminando con los hombres, los relevos fueron quinto y cuarto. En cuanto a la participación femenina, lo mejor en carreras fueron los cuartos puestos de Rosa Ochandiano en 800 y Mercedes Calleja en 1.500. El mejor resultado fue en longitud, pues Amanda Naval con 6,06 consiguió el tercer puesto. Nuestra lanzadora fue Encarnación Gambus, quinta en disco, y lo mejor en cuanto a marca se logró en pentatlón. Ana Pérez se clasificó quinta con 3.852 puntos, que eran nuevo record de España con cronometraje eléctrico, mejorando el suyo anterior en 72 puntos. El resultado global arrojó cuatro medallas masculinas, dos platas y dos bronces, más el bronce de Amanda Naval.

Los Juegos de 1983 se celebraron en septiembre, en Casablanca. Con muy nutrida participación española, y gran acopio de medallas. Estas empiezan en 800 metros, con el bronce de Colomán Trabado en 1:52.19, en una final muy lenta, después de que ganó su eliminatoria con la mejor marca de la competición, 1:47.01. La victoria fue para el marroquí Said Aouita, que hizo doblete con el 1.500, donde venció con 3:39.19, acompañado en el podio por José Luis González (3.39.59) y José Manuel Abascal (3:39.64). También esta carrera fue lenta, y Aouita cambió a falta de 100 metros y se impuso sobre los dos españoles. En las carreras largas llegaron otros dos bronces. En un 5.000 táctico, se llegó a la última vuelta en un grupo de seis, en el que Antonio Prieto logró la tercera plaza, con 13:59.91. El mismo puesto consiguió Luis Adsuara en los 10.000, en un tiempo de 29:19.25. Y doble podio, como tantas veces, en los 3.000 metros obstáculos. La carrera se disputó en un compacto grupo hasta que a falta de dos vueltas comenzó la selección de la que triunfó el francés Mahmoud, por delante de Domingo Ramón con 8:19.60 y Francisco Sánchez Vargas con 8:20.67. En los 110 metros vallas el doblete fue por todo lo alto, pues Javier Moracho y Carlos Sala fueron primero y segundo con 13.54 y 13.55, aunque con un vendaval a favor de 5,2. Y otro tanto sucedió en los 400 vallas, con absoluto dominio de José Alonso desde el comienzo de la carrera hasta ganar con 50.96, mientras Carlos Azulay se sobrepuso a las dificultades y fue segundo con 51.90. La única medalla en saltos fue la plata de Antonio Corgos en longitud, que saltó 7,75 en el tercer intento, y vio cómo el griego Delifotis le superaba en el último. En lanzamientos también hubo medalla única, la de Raúl Jimeno que fue tercero en martillo con los 67,16 de su primer intento, único válido. Honorato Hernández en un maratón corrido bajo el sol de las 4 de la tarde fue tercero con 2:23:15.0, superado por los dos atletas turcos. Completando las espacialidades, en 20 kilómetros marcha Jorge Llopart fue cuarto, como Gerardo Trujillano en decatlón, y la última medalla masculina la consiguió un buen relevo 4x400, que fue tercero con 3:06.54, tras Francia e Italia. Las dos medallas femeninas llegaron en las carreras largas. Gloria Pallé fue tercera en 1.500 metros con 4:18.69, tres días después de perder sobre la línea otro bronce en los 800 metros. La ganadora de la milla métrica fue la italiana Possamai, que también había ganado los 3.000 metros, en los que Pilar Fernández, descolgada en la última vuelta, también fue tercera, con 9:24.96. Rosa Colorado en las vallas bajas quedó cuarta. Lo mejor en saltos lo consiguió Isabel Mozún, quinta en altura. No hubo lanzadoras españolas, y en heptatlón, Olga Armengol y Josefa López fueron cuarta y quinta, con 5.278 y 5.274 puntos. En conjunto los hombres lograron quince medallas, dos de oro, las de Moracho y Alonso en vallas, cinco de plata y ocho de bronce, más los dos bronces de las corredoras.

En 1987 los Juegos se desplazaron a Siria, a la ciudad de Latakia, un recuerdo que ahora en tiempos de guerra y horror estremece. Comenzando por las carreras lisas, Antonio Sánchez logró la victoria en los 400 metros, con una marca de 45.98. Andrés vera en 800 metros tuvo bronce, con 1:50.37, y lo mismo lograron Teófilo Benito y Abel Antón en los 1.500 y los 5.000 metros, con 3:41.27 y 13:48.26. Ambas carreras fueron ganadas por el marroquí Said Aouita. El otro gran éxito de los representantes españoles se produjo en los 400 metros vallas, con un doblete logrado por José Alonso y Jesús Ariño, primero y segundo con marcas respectivas de 49.93 y 50.68. No participó ni un solo saltador español, mientras en lanzamientos lo único reseñable lo logró Francisco Fuentes, tercero en martillo con 69,34. Daniel Plaza fue tercero en 20 kilómetros marcha, tras los italianos Damilano y Mattioli, con 1:25:47. Los dos relevos obtuvieron buenos resultados, en ambos casos el segundo puesto tras Italia, con marcas de 40.15 y 3:07.48. Entre las mujeres, en carreras sólo cabe señalar el sexto puesto de Mayte Zúñiga en 1.500. La única saltadora fue Estrella Roldán, quinta en longitud. Y Margarita Ramos, cuarta en peso, obtuvo el mejor resultado de toda la participación femenina. La cosecha de medallas supuso un notable retroceso, al reducirse a diez, los dos oros de Sánchez y Alonso, tres platas y cinco bronces, todas ellas en categoría masculina.

Volvemos a Europa para los Juegos de 1991, a la cuna, a Atenas. Y esta vez podemos empezar por la velocidad. En los 200 metros Miguel Ángel Gómez Campuzano, tras poner en serios apuros al italiano Tilli, fue segundo con 20.76 y viento contrario de 1,0. También plata logró Luis Javier González en los 800 metros con 1:47.84, en un apretadísimo final en que se vio obstaculizado en la recta. Esta vez no brillamos en las distancias más largas, pero en cambio Carlos Sala volvió al podio de los 110 metros vallas al ser segundo con 13.64. Las cosas rodaron mal en saltos, con séptimos puestos como mejor resultado. En cambio, en disco, David Martínez quedó tercero con 59,16. La gran victoria llegó en jabalina, donde Julián Sotelo dominó el concurso con los 76,04 conseguidos en el tercer intento. Como ha ocurrido frecuentemente, en la marcha se lograron dos medallas: Maurizio Damilano ganó por tercera vez los 20 kilómetros, pero Daniel Plaza y Olegario Regidor fueron segundo y tercero con marcas de 1:23:51 y 1:26:45. Las medallas en el sector masculino se completan con el relevo 4x100, que fue segundo tras Italia con 39.39. Entre las mujeres, también la velocidad dio un gran resultado. Julia Merino ganó los 400 metros con 51.88 que era record de los Juegos, y resultado que se vio acompañado por el cuarto puesto de Esther Lahoz a cuatro centésimas del bronce. María José Mardomingo fue tercera en 100 vallas, con 13.34. Otra medalla llegó en saltos, lograda por Isabel López en longitud con unos flojos 6,14. Y una más, y de oro, en el lanzamiento de peso, donde Margarita Ramos triunfó con 17,71 en un concurso excelente, en pugna con la italiana Agnese Maffeis que quedó en 17,46. La marca de la leonesa era nuevo record de España, mejorando sus 17,45 logrados en la Copa de Europa un mes antes, y duraron hasta que en 1994 llegó a 17,82. En los lanzamientos se debe señalar también el cuarto puesto de Ángeles Barreiro en disco. Y la última medalla se consiguió por el relevo 4x400, que, aunque no corrió la ganadora individual, quedó tercero por detrás de Francia e Italia. El resumen aporta ocho medallas masculinas, una de oro, la de Sotelo, más cinco de plata y dos de bronce, y cinco femeninas, dos de oro, las de Merino y Ramos, y tres de bronce.

Para los siguientes Juegos se cambió la cadencia. Hasta este momento habían sido en el año pre-olímpico, y desde aquí se pasó al post-olímpico, en este caso 1993, lo que llevó a dejar un margen de solamente dos años entre dos ediciones consecutivas. La organizadora fue la región francesa de Languedoc-Rosellón, y en particular el atletismo se celebró en Narbona. Los resultados españoles fueron a la baja, sin una sola victoria. En las carreras se logró una sola medalla, pero ¡qué medalla! Llegó en los 1.500 metros, en la época dorada de esta prueba, y la consiguió Fermín Cacho, con una gran marca de 3:32.43, su segunda marca de siempre entonces, a 4 décimas de su record personal; sólo le pudo ganar el argelino Noureddine Morceli, en 3:29.20, marca en aquel momento sólo superada por su propio record mundial de 3:28.86. El soriano siguió la estela de Morceli en todo momento, pero no pudo con él. Los saltos aportaron otra medalla, para Gustavo Adolfo Becquer, que quedó segundo en altura con 2,23. En los lanzamientos lo mejor fue el quinto puesto de Manuel Martínez en peso. Y las medallas se completan con el tercer puesto del relevo corto en 39.90, por detrás de Francia y Grecia, pero ganando a Italia. Aunque todo bronces, por primera vez las españolas lograron más medallas que sus compañeros: cinco frente a tres. En carreras fueron dos, la de Amaya Andrés en 800 con 2:05.16, y la de Julia Vaquero en 3.000, con 9:04.99. María del Mar Martínez en salto de altura quedó tercera con 1,84, y Margarita Ramos en peso repitió podio, aunque fuera en el tercer escalón, con 16,86, a sólo dos centímetros de la segunda clasificada. Las medallas se completan, como en los hombres, con el tercer puesto del relevo 4x100 metros, con 45.93, superadas por Francia e Italia. En el total global, como hemos visto, ocho medallas: dos de plata y seis de bronce.

No fueron mucho mejor las cosas en 1997, en la ciudad italiana de Bari. En las carreras lisas sólo hay que resaltar el tercer y cuarto puestos que consiguieron Reyes Estévez y Carlos García en 1.500, con 3:45.40 y 3:45.96, y sobre todo la victoria de Alberto García en 5.000 metros, con una marca de 13:25.29, por delante de los dos marroquíes, Lahssini y Berioui; el primero de ellos fue su único oponente real, porque el bronce llegó a medio minuto. A la postre esta sería la única victoria española. En los saltos conseguimos tres medallas de plata, curiosamente dos de ellas en altura, pues Arturo Ortiz e Ignacio Pérez empataron a todo en 2,26, por detrás del yugoslavo Zoric que saltó 2,28. La otra medalla fue para Juan Gabriel Concepción que saltó al primer intento 5,50 en la pértiga. En lanzamientos no hubo podios, lo mejor fue el cuarto puesto de José Luis Martínez en peso. Y como tampoco hubo premio en marcha, llegamos al segundo puesto en relevo 4x100. Pero aquí sí que hay que destacar la marca; los 38.85 que lograron Frutos Feo, Venancio José, Jordi Mayoral y Javier Navarro igualaron el record nacional que ellos mismos habían logrado un año antes. En agosto, en el Campeonato del mundo de Atenas, lo llevarían hasta 38.60, cambiando a Navarro por Carlos Berlanga. Para el sector femenino también hemos de empezar por los 1.500 y los 5.000 metros. Maite Zúñiga fue tercera con 4:11.63 en un final muy apretado entre cuatro corredoras, y Julia Vaquero segunda con 15:04.48, como única rival de la italiana Roberta Brunet. En los 400 metros vallas también segundo puesto, de Miriam Alonso con 55.89. En los saltos lo mejor lo hizo Carlota Castrejana, sexta en altura con 1,84, y en lanzamientos nuevo podio para Margarita Ramos, tercera en peso con 17,42 logrados en su primer intento. Hay que recoger también a Marta Míguez e Idoya Mariezkurrena, cuarta y quinta en jabalina en un plantel escaso pero muy apretado. Se estrenó la marcha femenina, con un 10 kilómetros en el que Celia Marcén fue tercera en 46:07. Imma Clopes fue cuarta en heptatlón, y los relevos se clasificaron cuarto el corto, y tercero tras Italia y Francia el 4x400. En total, seis medallas en cada sector, con una de oro, la de Alberto García, seis de plata y cinco de bronce.

Los Juegos de 2001 se celebraron en Túnez, en septiembre, después de los Campeonatos del mundo. La única medalla en carreras lisas fue el bronce de Ricard Fernández en 5.000 metros, en una llegada al sprint en que registró 14:07.20, mientras Iván Hierro era cuarto. Mucho mejor resultó el 3.000 obstáculos, con doblete para Antonio Jiménez y José Luis Blanco que fueron primero y segundo con 8:31.31 y 8:34.94 en carrera táctica. En los saltos sólo cabe señalar a Raúl Chapado en triple, tercero con los 16,41 que saltó en el quinto intento y que le hicieron subir un puesto. Manuel Martínez ganó el lanzamiento de peso con 21,03, en un concurso con cinco tiros por encima de los 20 metros, en el que el segundo clasificado fue el italiano Dal Soglio. También en esta prueba el quinto intento de Martínez fue el decisivo. En disco la victoia fue italiana, de Diego Fortuna con 64,40, por delante de los dos españoles, David Martínez, segundo con 63.85, y Mario Pestano, tercero con 63,71. La suerte de la prueba se decidió en la última ronda, a la que llegó primero Pestano, mientras Fortuna tenía 63,17, y Martínez 62,65. Pero estos dos consiguieron entonces sus mejores marcas, mientras Pestano se quedaba con la del segundo intento. En la marcha España volvió al podio, por medio de José Alejandro Cambil, segundo en los 20 kilómetros con 1.28:43. Para terminar con los hombre, el relevo 4x100 fue tercero con 40 segundos justos. Las mujeres no lograron ninguna medalla en carreras, lo más destacado fue el quinto puesto de Miriam Bravo en 800 metros. En cambio en los saltos las cosas fueron mucho mejor. Se estrenó la pértiga, con victoria de Dana Cervantes con 4,10. En longitud, también victoria, para Concepción Montaner con 6,48, en un concurso muy irregular que dominó desde el segundo intento. Y en triple, Carlota Castrejana fue tercera con 13,72 logrados en el primer intento de un concurso muy homogéneo. Los lanzamientos aportaron dos medallas más. En peso Martina de la Puente fue tercera con 16,55, y lo mismo logró Marta Míguez en jabalina, con 55,19. La marcha se alargó hasta los 20 kilómetros, donde Rocío Florido fue tercera, en 1:37:14, tras las dos italianas. En total, quince medallas, cuatro de oro, las de Jiménez y Martínez en hombres, y Cervantes y Montaner en mujeres, tres de plata y ocho de bronce. La organización dejó que desear, lo que hizo confiar en que la siguiente edición mejorara. Y así fue sin duda, pero como a los Juegos de Almería 2005 dedicamos la anterior entrega, pasamos directamente al año 2009.

Tras las veinticinco medallas logradas en casa, en Almería, todo había de ser retroceder. Y en Pescara en 2009, se retrocedió, y mucho, en participación y en resultados. En las carreras lisas en la pista los mejores puestos fueron para Angel David Rodríguez, que dobló quintas posiciones en 100 y 200 metros, con marcas de 10.41 y 21.05. Otra cosa fue en el medio maratón, donde José Manuel Martínez logró un segundo puesto, en 1:04:20. Pero lo mejor de las carreras lo hizo sin duda Jackson Quiñónez en 110 metros vallas, que ganó en 13.60 con un viento en contra de 0,6. El único saltador fue Javier Bermejo, sexto en altura, y los únicos lanzadores, Manuel Martínez en peso y Frank Casañas en disco. Pero esto fue otra cosa, mucho más notable. Martínez ganó su prueba, con 20,30, y Casañas la suya, con 65,58, nuevo record de los Juegos. En los 20 kilómetros marcha Juan Manuel Molina quedó tercero, con 1:23:02, y finalmente el cuarteto de 4x400 ganó el relevo con 3:06.19. La participación femenina fue ínfima. En carreras lo mejor fueron los cuartos puestos de Judith Pla en 5.000 metros y de Glory Alozie en 100 metros vallas, y la única representante en concursos fue la martillista Berta Castells, también cuarta, pero con una marca de 66,73 y un puesto muy por encima de lo esperado. Estos resultados se resumen en sólo seis medallas, todas masculinas: cuatro de oro, eso sí, una de plata y una de bronce.

Los Juegos de 2013 se celebraron en Mersin, Turquía. La representación española volvió a ser corta, y los resultados poco notables. Entre los hombres, en carreras se consiguió una única medalla, la de bronce de Sergio Ruiz en 200 metros, tercero con 20.74. En concursos sólo concurrieron tres españoles, menos mal que el único lanzador, Borja Vivas, ganó el peso con un lanzamiento de 19,99 en un concurso siempre ascendente. Logró su mejor marca en el quinto intento, y ese fue el momento en que pasó a encabezar el concurso, en competencia con el croata Premeru y el bosniaco Alic. En cambio, las mujeres lograron cinco medallas. En 100 metros Estela García fue segunda con una marca de 11.53, la misma que la ganadora, la italiana Draisci. Esta medalla se sumó al cuarto puesto en 200, logrado la víspera. Naroa Agirre en pértiga también fue segunda, con 4,40, mientras Juliet Itoya era quinta en longitud. También quedó quinta Sabina Asenjo en disco. En martillo Berta Castells aunque empeoró marca respecto a 2009, mejoró puesto: fue segunda, con 66,16. En jabalina, Nora Bicet fue tercera con 57,65. Y finalmente, en los 20 kilómetros marcha, Raquel González quedó segunda con 1:41:08. Resumiendo, siete medallas: una de oro, la de Vivas, cuatro de plata, y dos de bronce.

Y la siguiente edición, la de 2017, fue confiada a Tarragona: los Juegos volvían a España. Es bien sabido que la organización experimentó dificultades de todo tipo. Pero, mejor que renunciar a ella, se consideró con muy buen criterio pedir un aplazamiento, que fue concedido, de tal suerte que los XVIII Juegos se han celebrado en 2018. Correspondería glosar ahora los resultados que acaban de lograr nuestros atletas, haciendo hincapié en las quince medallas logradas, dos de ellas de oro, por Álvaro de Arriba en 800 metros y Nicolás Quijera en jabalina; en total, cinco para los hombres y diez para las mujeres. O el record de España logrado por el relevo corto femenino, M. Isabel Pérez, Estela García, Paula Sevilla, y Cristina Lara con 43.31 y medalla de plata, batiendo los 43.45 conseguidos en el europeo de Barcelona 2010. Pero lo acaba de hacer Antonio Aparicio en un excelente artículo al que me remito.

Ya sólo nos queda esperar a los próximos Juegos, que recuperan la cadencia, de modo que dentro de sólo tres años nuestros atletas acudirán a una ciudad de profundas resonancias españolas: Orán, en Argelia.



 

Enlaces relacionados:

Historial de España (participaciones, atletas, medallas)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Beitur 1959: Tomás Barris en lo más alto del podio en 1.500m
Beitur 1959: Tomás Barris en lo más alto del podio en 1.500m

Napoles 1963: Luis Felipe Areta, doble vencedor en longitud y triple
Napoles 1963: Luis Felipe Areta, doble vencedor en longitud y triple

Túnez 1967: Javier Alvarez Salgado, oro en 3000m obstáculos
Túnez 1967: Javier Alvarez Salgado, oro en 3000m obstáculos

1971 Esmirna: Mariano Haro, segundo en 10.000m, tras Alvarez Salgado
1971 Esmirna: Mariano Haro, segundo en 10.000m, tras Alvarez Salgado

1971 Esmirna: Josefina Salgado, primera medalla femenina
1971 Esmirna: Josefina Salgado, primera medalla femenina

1975 Argel: Fernando Cerrada campeón en 5000m
1975 Argel: Fernando Cerrada campeón en 5000m

1979 Split: Domingo Ramón, plata en 3.000 obstáculos
1979 Split: Domingo Ramón, plata en 3.000 obstáculos

1983 Casablanca: Javier Moracho, oro en 110m vallas
1983 Casablanca: Javier Moracho, oro en 110m vallas

1983 Casablanca: Pilar Fernández Valderrama, tercera en 3000m
1983 Casablanca: Pilar Fernández Valderrama, tercera en 3000m

1987 Latakia: Antonio Sánchez, oro en 400m
1987 Latakia: Antonio Sánchez, oro en 400m

1991 Atenas: Oro de Julián Sotelo en jabalina
1991 Atenas: Oro de Julián Sotelo en jabalina

1991 Atenas: Margarita Ramos, oro en peso
1991 Atenas: Margarita Ramos, oro en peso

2001 Túnez: Oro de Dana Cervantes en pértiga
2001 Túnez: Oro de Dana Cervantes en pértiga

2005 Almeria: Ruth Beitia comenzó su dilatado historial de medallas
2005 Almeria: Ruth Beitia comenzó su dilatado historial de medallas

2005 Almería: Arturo Casado, campeón en 1.500m
2005 Almería: Arturo Casado, campeón en 1.500m

2009 Pescara: Manuel Martínez brilló con su oro en peso
2009 Pescara: Manuel Martínez brilló con su oro en peso









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |