Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin





 martes, 12 de junio de 2018   NOTICIA WEB 220/2018
Juegos del Mediterráneo: Orígenes y Barcelona 1955

Por : José Javier Etayo


Desde hace décadas, una vez consolidado el Movimiento Olímpico, celebrados con regularidad los Juegos cada cuatro años, y superados los paréntesis motivadas por las dos guerras mundiales, cobró auge la idea de celebrar intercaladamente unos Juegos de ámbito regional. En un principio el Comité Olímpico Internacional fue muy reticente ante estas iniciativas, considerando que supondrían una fragmentación del ideal olímpico. Sin embargo, poco a poco la idea se fue imponiendo.

Con ocasión de los Juegos de Londres en 1948, que vieron la reanudación de la competición a nivel universal tras doce años, se acordó la puesta en marcha de varias de estas competiciones. Así, los Juegos Panamericanos se estrenaron en Buenos Aires en 1951, y los Juegos Asiáticos, previstos en principio para 1950, celebraron su primera edición en Nueva Delhi en 1951. Un señero precedente de otro estilo estaba constituido por los Juegos del Imperio Británico, que databan de 1930 cuando se celebró la primera edición en Hamilton (Ontario, Canadá).

También en Londres '48 surgió la idea de celebrar unos Juegos que reunieran a los países de ambas orillas del Mediterráneo. El gran muñidor del proyecto fue Mohamed Taher Pachá. Este aristócrata egipcio había nacido en Estambul en 1897, y su madre era hija del jedive de Egipto Ismaíl Pachá, y por lo tanto hermana del que había de ser rey de Egipto Fuad I. Falleció en 1970, y fue el primer Presidente del Comité Olímpico Egipcio desde 1946 hasta 1952, y miembro del Comité Ejecutivo del COI desde 1952 hasta 1957.

Gracias a sus gestiones, los primeros Juegos del Mediterráneo se celebraron en Alejandría, desde el 5 hasta el 20 de octubre de 1951. La inauguración fue presidida por el Rey Faruk, primo hermano del organizador Mohamed Tahar. Concurrieron diez países, por orden de participantes, Egipto, Grecia, Italia, Siria, Turquía, Líbano, Francia, España, Yugoslavia y Malta. España acudió con 34 deportistas, que solamente participaron en natación y waterpolo, baloncesto y tiro; pero no en atletismo, que es nuestro interés primordial aquí. Ahora comentaremos, por una vez, los resultados españoles en esos "otros" deportes, pero hay que señalar que el objetivo más perseguido por la delegación española se dirimía en los despachos: la candidatura de Barcelona para organizar la segunda edición, que se había de celebrar en 1955. Esa labor se encomendó a Francisco Cadenas, secretario de la Delegación Nacional de Deportes y jefe de la delegación, y al barón de Güell.

La escasa representación española se justificó en razones económicas. La participación de nuestra delegación se inició con el baloncesto, con victoria sobre Turquía (48-39), otra sobre el Líbano (58-34), a continuación se ganó a Siria (60-44), por primera vez a Italia (52-47), y a Grecia (49-47). De este modo España llegó invicta a la última jornada, igual que Egipto: pero en el partido entre ambas selecciones vencieron los egipcios por 41-39, y de este modo resultaron vencedores del torneo, mientras España se clasificaba segunda. En tiro, celebrado en El Cairo, llegaron los primeros podios españoles en la competición de pistola, el día 10, pues el ganador fue Angel León con 536 puntos (sobre 600), seguido por Luis Palomo con 521. En carabina Ramón Tauler fue tercero con 584 puntos (de 600), tras dos tiradores egipcios. La natación comenzó para los españoles con un record nacional en el relevo 4x100 metros libre, al conseguir una marca de 3:57.6 el cuarteto formado por Manuel Guerra, Roberto Queralt, Roberto Alberiche y Ricardo Conde. El relevo largo español (Queralt, Alberiche, Isidoro Ferry y Enrique Granados) se clasificó segundo tras Francia con 9:16.3. En 200 metros braza fue segundo Jesús Domínguez con 2:43.7. Enrique Granados consiguió el tercer puesto en los 400 metros libres, con un nuevo record español de 4:57.0, acompañado por Ferry que fue cuarto, y Queralt sexto. Antonio Quevedo fue quinto en 100 metros espalda. En el relevo 3x100 metros estilos, la tripleta española, formada por Quevedo, Domínguez y Conde, fue tercera en 3:23.9. En la prueba más larga del programa, los 1.500 metros, Enrique Granados fue también tercero con 19:59.5, nuevo record español (y 13:18.4 al paso por 1.000 metros, también record), mientras su hermano Jorge era cuarto, y Ferry quinto. En waterpolo se comenzó con una victoria sobre los anfitriones (4-2), otra sobre Grecia (10-3), nuevamente sobre Grecia por 6-0, y en partido final con Egipto se registró empate a 1, que daba el título a España con 7 puntos, por delante de Egipto con 5 puntos, y Grecia con 0.

De este modo, y en conjunto, la delegación española obtuvo diez medallas, dos de oro (el tirador Angel León y la selección de waterpolo), cuatro de plata y cuatro de bronce, ocupando el séptimo puesto en el medallero.

Mientras tanto, la labor de los representantes españoles fue fructífera. Se constituyó un "Comité de los Juegos Mediterráneos", del que fue miembro el barón de Güell, y uno de sus primeros acuerdos fue encomendar a la ciudad de Barcelona la organización de los II Juegos, que se habían de celebrar en 1955. Y en el mes de julio, las delegaciones de nueve países se aprestaron a la participación: por orden en el medallero final, Francia, Italia, España, Egipto, Turquía, Grecia, Líbano, Siria y Mónaco. En particular, España habría de conseguir doce de oro, quince de plata y dieciocho de bronce. Aunque probablemente la actuación más destacada fue la del gimnasta Joaquín Blume, que obtuvo seis medallas de oro, ya en esta edición nos centraremos en la actuación de los españoles en el atletismo.

La ceremonia de inauguración se celebró el 16 de julio en el estadio de Montjuic, donde habían de disputarse lógicamente las pruebas atléticas. Fue presidida por el Teniente General José Moscardó, conde del Alcázar de Toledo, Delegado Nacional de Deportes. Entre sus acompañantes en el palco ha de señalarse, por la relevancia que habría de tener posteriormente, al delegado municipal de deportes, José Antonio Samaranch. Las pruebas de atletismo habían de comenzar el día 20, con la salvedad de la maratón, que se corrió el día 18, con salida en el Paseo de María Cristina, y recorrido hasta Castelldefels y regreso, bajo un sol de fuego. Ocho corredores tomaron la salida, entre ellos los españoles Jaime Guixá y José Castro, que hubieron de abandonar. Sólo tres de los participantes consiguieron clasificarse, con doblete egipcio.

Las pruebas de pista comenzaron, como decíamos, el día 20, básicamente con eliminatorias. En los 100 metros Melanio Asensio y Luis Casar se clasificaron para las semifinales, pero en éstas fueron últimos en sus respectivas series. En las eliminatorias de 400 cayó Felipe Puertas, mientras Francisco Ruf y Fernando Bremón pasaban a las semifinales, pero no pudieron pasar de ahí. Y en triple salto, con final directa en la que intervinieron tres españoles, fueron quinto Manuel Surroca con 13,81, sexto José Jorge Parellada con 13,34, y séptimo Leandro García con 13,21. Había comenzado también el decatlón, con la participación de Manuel González y Bernardino Adarraga, más otros tres atletas completos: el egipcio Zaki, el francés Vaussenat y el griego Kosmas. González acabó el día en segunda posición con 3.284 puntos, con parciales de 11.6 en 100 metros, 6,67 en longitud, 11,63 en peso, 1,65 en altura y 51.5 en 400 metros. Por su parte Adarraga completó la primera jornada en cuarta posición, con 3.052 puntos, logrados gracias a los 12.0 en 100 metros, 6,22 en longitud, 12,65 en peso (ganador del parcial), 1,65 en altura, y 53.0 en 400 metros.

El día 21 se completó el decatlón. En 110 metros vallas Adarraga registró 17.0 y González 19.4. En disco hubo doblete español, con Adarraga llegando a 38,97 mientras González lanzaba a 36,53. En la pértiga Adarraga saltó 3,50, pero se registró el abandono de González. La remontada de Adarraga se completó en la jabalina, al ganar la prueba con 53,59. De este modo Adarraga llegó a la salida de los 1.500 metros con una puntuación total de 5.191 puntos, mientras el egipcio Mohamed Said Zaki, que había encabezado la clasificación a lo largo de toda la prueba, tenía 5.228. Esta diferencia suponía aproximadamente cinco segundos en el 1.500, así que la expectación ante este último parcial fue inmensa. A la salida no compareció Kosmas, de modo que la carrera se redujo a tres corredores. Los dos aspirantes al triunfo final, Zaki y Adarraga, fueron juntos hasta los 800 metros, cuando el guipuzcoano se alejó de su rival, lo distanció, y emprendió a buen ritmo la última vuelta. Aunque por un monmento pareció que el egipcio podía acercarse, en la última recta Adarraga forzó aún la marcha y aumentó su ventaja. Las marcas respectivas fueron de 4.30.4 para Adarraga, y 4.41.0 para Zaki, por lo que el vuelco se consumó. El atleta de Hernani se proclamaba campeón con una puntuación total de 5.693 frente a los 5.633 de Zaki. La marca de Adarraga supuso un nuevo record de los Juegos, y también record nacional, mejorando notablemente los 5.496 que Manuel González había conseguido un año antes. Se trató de la primera victoria de un atleta español en una prueba internacional de este nivel, y sin duda el mejor resultado de un atleta español en estos Juegos. Aún más, el Noticiero Universal publicó el día 28 de julio una curiosa clasificación en la que recogía, según su criterio, los diez mejores deportistas españoles en los Juegos. El primero era Adarraga con su triunfo en el decatlón, y en segundo lugar figuraba Joaquín Blume con sus seis medallas de oro. Otro atleta figuraba en esa lista, Tomás Barris en décimo lugar por el logro que comentamos en el próximo párrafo. Adarraga aún habría de superar su marca en octubre, con 5.850 puntos, record de España que duró hasta 1967, y la única marca que colocó a un español aquel año entre los 100 mejores del mundo.

En 1.500 metros lisos también fue un día grande para el atletismo español. Se habían suprimido las eliminatorias, de modo que fue final directa con once participantes. La carrera fue dominada por dos atletas turcos, Ekrem Kocak y Onel Cahit. El primero llevó todo el peso de la prueba, y también fue el que atacó al final, de modo que ganó con 3:50.2 frente a 3:52.2 de su compañero. Tomaban parte tres atletas españoles, el recordman Tomás Barris, que en junio había mejorado por dos veces la plusmarca nacional hasta llevarla a 3:54.2, José María Jiménez y Manuel Macías, el anterior poseedor del record. Barris al llegar a la recta final, había conseguido colocarse en tercera posición, pero cuando quedaban treinta metros, le rebasó el francés Antoine Vicendon. Hubo de conformarse, pues, con la cuarta plaza, pero la marca de 3:53.8 suponía un nuevo record de España. Siete veces más habría de superarlo en su extraordinario palmarés, hasta colocarlo en unos formidables 3.41.7 en 1958. Por su parte, Jiménez y Macías se retrasaron desde la salida, acabando en los puestos 9º y 11º, respectivamente.

Los 10.000 metros marcha tuvieron tres competidores españoles, Alberto Gurt que quedó cuarto en 50:39.4, José Planas sexto con 51:46.0, y Manuel Gracia, séptimo con 52:50.0. En lanzamiento de martillo Lorenzo Bosch también se clasificó cuarto, con 47,23. Esta marca rozó el record de España, que poseía Miguel de la Quadra-Salcedo con un solo centímetro más, pues unos 48,06 de Lorenzo Martínez conseguidos en París el mes anterior no eran homologables. Para completar la jornada, en las eliminatorias de 110 metros vallas se clasificó Sebastián Junqueras, mientras eran eliminados Joaquín Berenguer y Juan Busquets.

El día 22 se corrieron los 5.000 metros, con la intervención de dos españoles, Luis García y José Molins, que se clasificaron quinto y séptimo, con marcas de 14:49.6 y 15:03.0 en una carrera dominada por el francés Alain Mimoun. En la final de 110 metros vallas Junqueras hubo de conformarse con la sexta plaza en 20.0. El salto de altura fue dominado por los franceses Fournier y Thiam, que igualaron en 1,98, mientras el español Juan Ignacio Ariño fue sexto con 1,85, empatado en marca con el cuarto, y Salvador Morales noveno con 1,75. En el lanzamiento de peso fue sexto con 12,91 Alfonso Vidal-Quadras, que el día de la inauguración había sido el encargado de pronunciar el juramento olímpico. Para terminar señalaremos que se disputaron las eliminatorias de 200 metros, con eliminación del español Marcelino Hosta, y las de 800 metros: en la primera serie Barris fue segundo con 1.53.8 y Jiménez quinto, mientras en la segunda Manuel García Cabrera fue cuarto, por lo que pasó a la final junto con Barris.

Llegamos al día 23. En lanzamiento de disco, Vidal-Quadras fue octavo con 41,69, y Luis Ortiz de Urbina noveno con 40,84. Tampoco en longitud brillaron los españoles, al quedar séptimo José Alonso Peralta con 6,91 y octavo Luis Pérez con 6,86, aunque ambos consiguieron sus mejores marcas del año. Muy distinto el resultado de los 3.000 metros obstáculos, donde José Teixeira fue tercero con una marca de 9:26.8, detrás del griego Papavasiliou y del francés Loucours. Manuel Augusto Alonso fue quinto con 9:39.8, y Félix Bidegui sexto con 9.44.6. Se celebraron también las eliminatorias de 400 metros vallas, donde cayeron eliminados Aureliano Moret, Amable Portolés y Javier Saiz. Ya fuera de la pista del estadio se disputaron los 50 kilómetros marcha, en una prueba durísima a las que concurrieron seis marchadores. El gran vencedor fue el italiano Abdon Pamich, por delante del francés Chaylat. Nuestros Francisco Villoldo y Antonio Farrés consiguieron terminar en tercera y cuarta posiciones, mientras que Aparici y un segundo francés hubieron de retirarse.

El atletismo de los Juegos terminó el día 24. En la final de 800 metros, García Cabrera fue quinto con 1:53.3 y Barris séptimo con 1.53.7, mientras el turco Kocak completaba el doblete. Gran resultado en los 10.000 metros. Mientras Mimoun también hacía doblete al triunfar en 30:23.6, Luis García obtuvo un excelente segundo puesto en 31:32.8. Por detrás de la galopada del francés, García había quedado en un grupito cuyos componentes hubieron de retirarse, de modo que a partir de los seis kilómetros se quedó solo en la persecución. Jesús Hurtado se clasificó sexto con 33:16.4, pagando el esfuerzo de los dos primeros kilómetros, en los que fue el único que aguantó el tren de Mimoun. En el salto con pértiga Fernando Adarraga fue séptimo con 3,60. Nuevo podio en jabalina, donde Pedro Apellániz quedó tercero con un lanzamiento de 62,64, y gran marca del triunfador, el francés Macquet con 69 metros. El colofón lo pusieron los relevos. En 4x100 el cuarteto español formado por Asensio, Hosta, Peralta y Jaime López Amor fue cuarto con 44.0. Y en el 4x400, Bremón, Juan C. Echeandía, Ruf y García Cabrera sólo pudieron ser quintos, pero su marca de 3.20.0 significó un nuevo record de España, mejorando unos 3.21.6 que databan de 1951.

Al día siguiente, el 25, tras las últimas competiciones, llegó la clausura de los Juegos, presidida por el Ministro Secretario General del Movimiento, Raimundo Fernández-Cuesta. Los países del Mediterráneo se emplazaban para la tercera edición, que se había de celebrar en Beirut en 1959. Pero esta ya es otra historia. La que aquí se ha narrado recoge la primera celebración en España de una gran competición polideportiva internacional, que dejó en alto lugar la capacidad organizativa de España, y de Barcelona. Y en el ámbito del atletismo español, algunos excelentes resultados, con la cumbre en el decatlón de Bernardino Adarraga, la consolidación de Tomás Barris, los buenos lanzamientos de Bosch y Apellániz, el segundo puesto de Luis García, y el record nacional en el relevo largo.

Enlaces relacionados:

RESULTADOS completos - Barcelona 1955
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Cartel Oficial Barcelona 1955
Cartel Oficial Barcelona 1955

Estadio de Montjuic
Estadio de Montjuic

Aspecto del Estadio de Montjuic lleno para ver las pruebas de atletismo
Aspecto del Estadio de Montjuic lleno para ver las pruebas de atletismo

Bernardino Adarraga, campeón en decatlón
Bernardino Adarraga, campeón en decatlón

Prueba de pértiga
Prueba de pértiga

Luis García, segundo en 10.000m
Luis García, segundo en 10.000m

El gran Tomás Barris, una de la estrellas en su ciudad
El gran Tomás Barris, una de la estrellas en su ciudad

Pedro Apellaniz
Pedro Apellaniz







Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |