Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 22 de febrero de 2018   NOTICIA WEB 76/2018
Recuerdos del I Campeonato de España de maratón

Por : José Javier Etayo


Desde los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, en 1896, la prueba de maratón adquirió un carácter mítico. Ya al año siguiente se celebraron maratones por el mundo. En España la primera carrera con este nombre llegó el 30 de enero de 1910, en Barcelona, con ocasión de la reapertura del Velódromo en el Parque de Sports. El recorrido consistía en 163 vueltas a la pista construida para carreras a pie, lindante con la de madera para los ciclistas. Concurrieron cuatro fondistas, y el ganador fue Roberto Boix con una marca de 3:52:04. Tomaron parte cuatro concurrentes, entre los que quedó segundo Francisco Túnica, a 4 metros del ganador. Conrado Miquel, de Tarragona, que llegó a tener siete de vueltas de ventaja, hubo de abandonar en la 94, mientras Santos se retiró en la 114.

El siguiente hito del maratón español lo marcó Pedro Prat en solitario, también en Barcelona. El 10 de marzo de 1913 partió a las 10 de la mañana del Salón de San Juan, por la carretera del litoral hasta Premiá de Mar, mitad de la carrera, a donde llegó a las 11 horas, 13 minutos 30 segundos. Desde allí emprendió el regreso al punto de partida, al que llegó a las 12 horas 47 minutos, 18 segundos. En consecuencia, la marca obtenida fue de 2:47:18. En su recorrido fue acompañado por un ciclista, que le servía de cronometrador. Por supuesto, ni la marca de Boix ni la de Prat fueron controladas por ningún organismo oficial, pues las federaciones aún habían de nacer.

El primer gran maratoniano español fue el aragonés Dionisio Carreras, un habitual de las pruebas rurales en ruta. Al aproximarse los Juegos Olímpicos de 1924 se preparó debidamente, realizó un ensayo en Tolosa con una marca de 2:50:56.6, que le valió la selección para los Juegos, y en París el 13 de julio de 1924 logró un excelente noveno puesto, con una marca de 2:57:18.4. Se puede decir que con Carreras el maratón español sale de la prehistoria.

Lo que no existía todavía era ninguna prueba organizada regularmente, ni mucho menos un Campeonato nacional. Para ello hubo que aguardar al siguiente ciclo olímpico correspondiente a los Juegos de Amsterdam. Los Campeonatos de España en pista de 1928 se organizaron en la pista del Reus Deportivo, los días 30 de junio y 1 de julio. Pero aquel año, al programa habitual se sumó una novedad. La Real Confederación Española de Atletismo incluyó el maratón, para apreciar la forma en que se encontraban los fondistas españoles y compararla con sus compañeros extranjeros, con vistas a la posible participación en los Juegos. La prueba se preparó para el 29 de junio, en Barcelona, con salida a las 5 de la tarde. La salida se fijó en el Arco de Triunfo, y el itinerario seguía por el Paseo de San Juan, Diagonal, paseo de Pedralbes, Pedralbes, Esplugas, Cornellá, Sant Boi, Viladecans, Gavá, Castelldefels, y regreso por el mismo recorrido hasta el Arco de Triunfo. Los grandes favoritos eran el aragonés Dionisio Carreras, pese a su veteranía, y el valenciano José Hernández. A ellos se sumaban en la lista de inscritos cinco corredores locales.

Pues bien, casi nada salió como estaba previsto. La salida no se dio hasta las 6 de la tarde, con una hora de retraso, y finalmente se alinearon para la partida seis corredores: Carreras, Hernández, y los catalanes Ferrer, Gallart, Royo y Amat. El primero en perder contacto con el grupo fue Amat, en el cruce de Diagonal con el paseo de Gracia; y en la Diagonal se retrasó Royo. Llegando a Cornellá, se encontró la comitiva formada por los corredores y sus acompañantes con el pase a nivel bajado. Los corredores lo rebasaron, mientras ciclistas, motoristas y automovilistas hubieron después de perseguirles. Entre Cornellá y Viladecans se despegó Gallart, y quedaron solos en cabeza Carreras, Hernández y Ferrer. A la mitad del recorrido, Hernández fue cronometrado en 1:23:07. 2/5, mientras Carreras y Ferrer pasaban en 1:23:13. 2/5.

A la vuelta, en Gavá se cruzaron con Gallart, y en Viladecans con Royo. En ese momento supieron que Amat había abandonado en Viladecans, a la ida. Pasado Viladecans, Hernández tomó una ventaja de 20 metros sobre Carreras y Ferrer, y la aprovechó para cambiar sus zapatillas por unas alpargatas. No obstante, este cambio hizo que le rebasaran sus dos perseguidores. Carreras y Ferrer siguieron juntos en cabeza, pero la marcha de Carreras denotaba cansancio, por lo que Ferrer trató de aprovecharlo apretando la marcha, y consiguiendo distanciarlo. Al llegar al cruce con el ramal de Sant Boi, Carreras, que se quejaba de dolor en la ingle, subió al coche de sus acompañantes, abandonado la prueba. Por lo tanto quedó solo en cabeza Ferrer, seguido por Hernández, que se le fue acercando hasta alcanzarlo cerca de Pedralbes. Hernández continuó con su gran ritmo, sacando hasta 100 metros de ventaja a Ferrer, que llegó a detenerse; pero éste consiguió recuperarse y alcanzar a su rival en Diagonal con Bailén, y tras intensa lucha, en el Paseo de San Juan se adelantó Ferrer que acabó consiguiendo una gran ventaja sobre su contrincante. Llegaron los dos, finalmente, al Arco de Triunfo, con los siguientes resultados: 1º. Emilio Ferrer, del F.C. Barcelona, 3:06:50. 2/5; 2º José Hernández, del F.C. Valencia, 3:09.16. Después se supo que se habían retirado también Royo y Gallart, este en Esplugas al sufrir una luxación en un pie.

De este modo solamente se clasificaron dos de los seis corredores, con la gran sorpresa de la victoria de Emilio Ferrer. El campeón completó una buena temporada en pista, con marcas de 9:35.8 en 3.000 metros, 16:51.0 en 5.000 metros, 34:50.6 en los 10.000, y 16.038 metros en la hora. Esta última marca fue obtenida en Tolosa, en las pruebas de preparación para los Juegos Olímpicos, pues a la vista de su victoria fue preseleccionado. Y efectivamente, fue el representante de España en el maratón olímpico, celebrado el 5 de agosto. Lo que no pudo hacer fue emular la extraordinaria actuación de Carreras cuatro años antes. Se clasificó en el puesto 52, con una marca de 3:11:08.4.

Las marcas de Prat en 1913 y Carreras en 1924 no se superarían en España hasta 1935, con ocasión del quinto Campeonato de España, pero esta es ya otra historia… que también tiene mucho interés.





 

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





Dos imágenes de Dionisio Carreras
Dos imágenes de Dionisio Carreras










Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |