Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin





 jueves, 18 de enero de 2018   NOTICIA WEB 20/2018
Las mayores revelaciones de la pasada campaña (mujeres)

Por : Antonio Aparicio - Fotos: José Antonio Miguelez


¿Qué tienen en común Ana Lozano, María Pérez, Marta Esteban, Fátima Diame, Belén Toimil, Andrea Jiménez, Paula Sevilla, Mónica Clemente, Marta Pérez, Andrea Salvador, Lidia Sánchez-Puebla o Raquel Meaños? Son sólo algunas de las atletas españolas que más progresaron en 2017 respecto a las que eran sus mejores marcas al empezar el año. Conoce, prueba a prueba, a las principales revelaciones femeninas de la pasada campaña antes de sumergirte de lleno en la presente…

VELOCIDAD
La gran revelación individual en velocidad fue Andrea Jiménez. Antes de cumplir los 16 y en su primera temporada corriendo 400m (en categoría cadete se disputan los 300m), la abulense logró situarse 4ª en el ranking absoluto del año con un crono fabuloso de 53.55 en los Juegos Europeos de la Juventud, derrotando además a la checa Malikova (campeona mundial sub-18 dos semanas antes). Previamente, Andrea había logrado dos marcas personales en pista cubierta (56.42 y 55.32), y siguió superándose en mayo (55.05A) y junio (54.47). La discípula de José Antonio Santo Domingo eclipsó a otras muchas progresiones notables en su prueba, donde las dos primeras del ranking (Laura Bueno y Elena Moreno) mejoraron 6 décimas largas; y crecieron ampliamente la barcelonesa de 27 años Carmen Sánchez (de 55.25 a 53.50), la veinteañera solanera Herminia Parra (de 55.19 a 53.85) o la madrileña de 19 años Ruth Peña (de 55.71 a 54.27).

Entre las velocistas más explosivas, las revelaciones fueron colectivas, con los cuartetos de 4x100 que batieron los respectivos récords nacionales de su categoría en los Europeos sub-23 (Paula Sevilla, Ane Petrirena, Lara Gómez y Cristina Lara, con 44.42 ¡y unos 43.96 que valieron la medalla de oro!) y sub-20 (Jael Bestué, Patricia Urquía, Andrea Verdú y Carmen Marco, con 44.94). De hecho, 6 de las 8 (salvo Gómez y Marco, quien sí mejoró en 100m) rebajaron con bastante holgura sus plusmarcas tanto en 100m como en 200m. Eso sí, la progresión más destacada la firmó en el hectómetro Paula Sevilla (coetánea y paisana de Hermi Parra), que, dirigida por José Luis Calvo, pulverizó su marca personal en casi medio segundo (de 12.01 a 11.52) para terminar como 3ª española del año.

MEDIOFONDO
De las numerosas progresiones entre las primeras del ranking, sobresalió, por calidad y versatilidad, una pupila de Antonio Serrano, Marta Pérez. La soriana de 24 años, además de disputar su primer Mundial y crecer casi 5 segundos en los 1.500m (de 4:10.43 a sus 4:05.82 en Londres con los que comandó el ranking, con una mejora intermedia de 4:07.35), consiguió superarse ampliamente en los 800m (de 2:04.98 a 2:03.31) para acabar como 2ª española del año. Cuantitativamente, eso sí, fueron algo mayores los avances de la ex cuatrocentista Natalia Romero (de 2:06.29 a 2:03.91) o Irene Bonilla (de 2:08.65 a 2:06.41) en 800m; y de la internacional Blanca Fernández (de sus lejanos 4:14.30 de 2014 a 4:09.23), Martina Rodríguez (de 4:20.46 a 4:15.33) o Esther Navarrete (de 4:24.62 a 4:18.85) en 1.500m.

Pero las progresiones más espectaculares las protagonizaron un trío de 'tapadas'. En 800m, habrá que estar muy atentos a la evolución de la precoz Raquel Meaños. En su primer año a las órdenes de Carlos Landín, la pontevedresa de 17 añitos nacida en Suiza mejoró su tope ¡en casi 10 segundos! (de 2:16.69 a 2:07.05, con un total de 5 marcas personales). Y en el 'milqui', aunque ambas acabasen fuera del 'top 10' del año, descollaron las mejoras casi calcadas en torno a 15 segundos de la alcorconera de 20 años Miriam Costa (de 4:36.54 PC a 4:21.73 supervisada por Antonio Serrano) y la gijonesa de 24 años Claudia Junquera (de 4:36.86 a 4:21.82 dirigida por Carlos Francisco Rionda).

FONDO
La revelación más sonada del largo aliento (y de toda la categoría femenina) fue Ana Lozano. A la guadalajareña de 26 años no pudo salirle mejor su apuesta por volver a casa, subir de distancia (desde los 1.500m) y centrarse en el atletismo, tras dos años estudiando por Europa un máster en biología evolutiva y entrenándose a distancia con Javier Cañadillas. Empezó debutando espléndidamente como internacional en el Europeo bajo techo de Belgrado, donde acabó 6ª con su quinta marca personal en 3.000m (8:55.20… ¡tras haber llegado a 2017 con 9:22.12!). Y en verano, además de mejorar su registro en 1.500m (de 4:17:80 a 4:14.29), explotó en unos 5.000m que apenas había corrido de forma anecdótica hace 5 o 6 años: logró un espectacular triunfo para España en el Europeo de Selecciones de Lille, conquistó su primer título nacional y, con su 3ª marca personal en la distancia (15:43.49, 15:18.07 y 15:14.23, 6ª española de siempre), se estrenó en un Mundial con buena nota. Le deseamos una pronta recuperación de sus actuales problemas físicos…

Otra revelación notable, entre las múltiples progresiones en maratón (Paula González Berodia, Azucena Díaz, Marisa Casanueva…), fue la valenciana de 33 años Marta Esteban. Tras pulverizar su crono en casi 4 minutos (de 2h34:42 a 2h30:47) y mejorar también sus topes en medio maratón (de 1h13:16 a 1h12:08) y 10.000m (a 34:10.42), la médica que se autoentrena disputó su primera gran cita estival en Londres, donde fue la mejor maratoniana española (21ª). Destacaron asimismo tres debutantes en la prueba: sobre todo Marta Galimany, tarraconense de Valls entrenada por Jordi Toda, que antes de cumplir 32 años se destapó con 2h34:16; pero también Clara Simal (2h37:22) y Elena Loyo (2h38:45). Y tampoco hay que olvidar la irrupción en medio maratón de la etíope-donostiarra de 27 años Trihas Gebre, que honró a su revolucionario triunvirato técnico (Ricardo Jiménez, Juan del Campo y Luismi Martín Berlanas) con un récord de España (1h09:57).

En 3.000m obstáculos (donde la veterana de 38 años Montse Mas rubricó un tardío estreno en la prueba con 10:07.56), disfrutamos de la confirmación de dos pupilas de Antonio Serrano que disputaron su primer Mundial con 25 años. La toledana Irene Sánchez-Escribano, ya presente en el Europeo de 2016, fue la que más progresó (de 9:53.65 pasó a 9:48.55 y luego a 9:40.30). Pero la carrionera María José Pérez se diversificó mucho más y no le fue a la zaga, mejorando sus 9:48.97 en otras dos etapas (9:45.03 y 9:40.51); además de crecer ampliamente en 5.000m (a 16:08.26) y de estrenarse en 10.000m con 33:43.21. Y en esa misma prueba también fue reseñable, entre otras progresiones, el zarpazo a su marca de la gijonesa de 21 años Paula González Blanco (de 35:26.64 a 34:40.77), aunque luego no pudiese confirmar esa interesante mejoría en el Europeo sub-23.

HEPTATLÓN Y VALLAS
Tres años después de esos 5.427 puntos que le dieron su primer título nacional absoluto de heptatlón, la cordobesa de 26 años Carmen Romero logró superarse de nuevo para conquistar el segundo con 5.579 (tras otra plusmarca anterior con 5.450 en Monzón). Pero aunque la pupila de Enrique Márquez lideró también el ranking anual, la gran revelación 'combinera' fue María Vicente, con su histórico oro en el Mundial sub-18. Dada su juventud, la hospitalense forjada por Álvaro Javier Fernández no competirá con los artefactos del heptatlón sénior hasta 2019; pero por ejemplo, el curso pasado ya firmó una de las mayores progresiones en 200m (de 24.59 a 24.00), y se fue hasta 13.93 en su única incursión en 100m vallas con la altura sénior (0,84m). Entre las demás progresiones prometedoras en esa prueba (Teresa Errandonea, María Mujika, Mar Ramírez…), resaltó también la logroñesa Elba Parmo, que en su primer año como sub-20 mejoró de 14.60 a 14.05.

En 400m vallas, la madrileña de 16 años Carla García, entrenada por Santiago Díez (y con gran futuro también en las vallas cortas), consiguió irse hasta 59.71 en su primera campaña en la prueba, después de 3 marcas personales. Todo un logro, desde luego. Pero recordemos que, con esa edad, Sara Gallego ya había registrado 58.73 en 2016. Y aunque en 2017 progresasen más cuantitativamente otras atletas (Paulette Natacha Fernández o Leyre de la Rúa), el 'marcón' de 57.88 que le dio el título nacional absoluto poco después de pasarse tres meses parada por lesión, consolida a la discípula de Armando Álvarez como la gran promesa de la disciplina.

SALTOS
Tal vez no sea casual que las dos principales revelaciones de los saltos horizontales sean valencianas, tengan 21 años, compartan club (Valencia Esports) y su entrenador se llame Rafa Blanquer. La más evidente, Fátima Diame, mejoró 2 cm en longitud (a 6,48), aunque sobre todo explotó en triple, ¡donde progresó en más de un metro! De 12,92 PC, Diame fue subiendo a 13,18 en abril, 13,62 en junio y 14,03 en julio. Y coronó su gran año siendo 5ª en el Europeo sub-23 y debutando con la selección absoluta en el Mundial… Haciendo menos ruido, Andrea Salvador firmó la mayor progresión en longitud (de 5,74 a 6,19, con dos mejoras intermedias de 5,86 y 6,00) y también se superó ampliamente en triple (de 12,17 PC a 12,75). Un alegrón para la torrentina, que consiguió saltar 5,74 con 17 años, pero llevaba estancada ahí desde 2013.

En pértiga, Miren Bartolomé, navarra de 19 años que entrena Francis Hernández, acaparó los titulares con sus 4 récords nacionales sub-20 en apenas 3 semanas (mejorando sucesivamente desde 4,15 hasta 4,16, 4,20, 4,25 y 4,30). Pero aún más progresaron las hermanas manresanas Mónica Clemente y Laura Clemente, guiadas por el ex plusmarquista nacional Alberto Ruiz (presente en dos finales olímpicas). Mónica, de 21 años, creció ¡de 3,87 a 4,15! (tras haber mejorado marca en 4 concursos distintos). Y Laura, dos años mayor, avanzó desde 3,90 hasta 4,00 (junio) y 4,11 (julio). En altura, entretanto, el mayor avance lo firmó una heptatleta, la cántabra de 21 años Valvanuz Cañizo (de 1,73 a 1,78… y de 4.661 a 4.977 en su prueba, entrenada por Alberto Menéndez).

LANZAMIENTOS
Indiscutiblemente, la lanzadora revelación fue la pesista mugardesa de 23 años Belén Toimil. Tras un 2016 en que se estrenó en un Europeo absoluto pero no mejoró marca, la discípula de Carlos Burón se ganó su debut mundialista tras progresar más de un metro. Ya en marzo, de 16,31 avanzó a 16,39. Y en una primera quincena de julio descomunal, creció sucesivamente a 16,51, 16,81, 16,91 y 17,38. También en peso, al tiempo que Úrsula Ruiz se superaba en 29 cm para batir el récord nacional, destacó la progresión de la lanzadora española más versátil del momento: la alicantina de 21 años Paula Ferrándiz, que, dirigida por Antonio Lora, pasó de 13,70 a 14,89 (tras batir su marca en 5 concursos) y también creció de 54,62 a 55,18 en disco (su mejor prueba).

En los demás lanzamientos, aunque se superaron jóvenes prometedoras como la discóbola June Kintana o las jabalinistas Arantza Moreno y Estefanía López, entre otras, hubo pocas progresiones espectaculares. Cabe resaltar a la madrileña de 17 años Natalia Sánchez, quien, además de hacer historia junto a Gema Martí con sus plazas de finalista en el Mundial sub-18 (con el martillo de 3 kg), mejoró de 48,86 a 55,46 con el artefacto absoluto (4 kg) a las órdenes de Lázaro Linares.

MARCHA
La marcha femenina gozó de múltiples revelaciones. La principal fue la granadina de 21 años María Pérez, que, dirigida por Jacinto Garzón, pulverizó sus 1h33:44 en tres etapas: 1h31:46 en abril, 1h30:52 en su primera gran cita como sénior (6ª en la Copa de Europa) y 1h29:37 (¡quedando 10ª en su primer Mundial!). Pero ojo, que su coetánea Lidia Sánchez-Puebla progresó exactamente lo mismo: ¡4 minutos y 7 segundos! La madrileña que entrena José Antonio Quintana pasó de 1h34:58 a 1h30:51 al cabo de 3 marcas personales y, aunque quedó descartada del Mundial por los pelos, el futuro también es suyo.

María y Lidia eclipsaron a dos jóvenes discípulas de José Antonio Carrillo que también crecieron extraordinariamente: la murciana de 23 años Amanda Cano (de 1h35:14 a 1h31:50) y la albaceteña de 25 años María Larios (de 1h35:56 a 1h32:31). Pero a sus 34 años, quizá sorprendió más el gran salto de calidad de Ainhoa Pinedo, que pulverizó sus 1h31:58 de 2015 con 1h29:50 para acceder a su primer gran campeonato veraniego. La algecireña que se entrena en Guadix con Manuel Segura ya piensa en añadir a su repertorio los 50 km, donde la veterana alicantina de 38 años María Dolores Marcos abrió el camino con su récord nacional de 4h48:26.

Enlaces relacionados:

Las mayores revelaciones de la pasada campaña (hombres)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Relevo 4x100m júnior femenino
Relevo 4x100m júnior femenino

Marta Pérez
Marta Pérez

Marta Esteban
Marta Esteban

Irene Sánchez-Escribano
Irene Sánchez-Escribano

Carmen Ramos
Carmen Ramos

María Vicente
María Vicente

Fatima Diame
Fatima Diame

Belén Toimil
Belén Toimil







Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |