Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin





 jueves, 11 de enero de 2018   ENTREVISTA WEB 2/2018
Tariku Novales y Miguel González, Galicia calidade

Por : Emeterio Valiente - Fotos: José Antonio Miguelez


Alguien erró sobremanera cuando espetó aquello de: "Tariku, no vales". Con el tiempo, el querubín se ha proclamado subcampeón de Europa júnior de 5000m y se le barrunta un fabuloso y asfaltado futuro mientras Miguel, el 'crossman' por excelencia, se halla en plena escalada hacia la procelosa tarea de convertirse en el plusmarquista familiar. Ambos son guiados por una dupla de técnicos, cuya asombrosa sinergia les ha llevado a ser conocidos ya como Juan Berlanas y Luismi del Campo.

- ¿Recordáis cuándo fue la primera vez que coincidísteis en una competición?
- (Resoplan ambos). Tariku: creo que sí me acuerdo: fue en un campeonato gallego de 1000m, de alevines de segundo año o infantiles de primero y Miguel tenía un brazo en cabestrillo; entonces teníamos rivales que nos 'daban caña' aunque quizás no han tenido la suerte de tener a entrenadores, como nosotros, que nos cuidaron de pequeños para poder destacar ahora; creo que fui segundo y Miguel cuarto o quinto; recuerdo que pensé: "pero este tío, ¿cómo va a correr con el brazo así?".

- Miguel: yo la verdad es que no me acuerdo de esa carrera.

- ¿Quiénes guiaban vuestros pasos antes de venir a Madrid a entrenar y estudiar?
- T: mis entrenadores ahora son Juan del Campo y Luismi Martín Berlanas, pero no estaría aquí ahora sin la labor de mi anterior entrenador, Luis Sanmartín Caamaño, que me cuidó mucho y no fue egoísta queriendo aprovechar la calidad que yo tenía para explotarme en categorías menores; tuvo paciencia, fue precavido, y siempre me tenía que frenar porque yo quería hacer más. Eso es algo que no he valorado hasta que no tenido una cierta madurez, claro. Sigo en contacto con él, le considero un caballero.

- M: Yo entrenaba con Mariano Castiñeira, con el cual sigo en contacto, le llamo después de cada carrera; además, al ser médico le consulto cualquier cosa, cualquier dolor…

- Sois grandes amigos pero rivales en la pista, ¿cómo lo lleváis eso?
- M: todos queremos ganar, pero si no gano, prefiero que me gane Tariku a que me gane otro

- T: hay que saber relativizar y saber diferenciar cuándo estás en la pista y cuándo no; en la pista vas a muerte y cuando no compita yo, siempre querré que gane Miguel la carrera ; nos une una amistad fuera de la pista que es más importante que la rivalidad que podamos tener dentro. Por ejemplo, en muchos campeonatos gallegos de pista cubierta en La Coruña, en vez de luchar por el título, lo que hacíamos era ayudarnos entre los dos para hacer buenas marcas, ya que los mejores absolutos, o estaban ya en la ruta o no hacían la pista cubierta; quien sí nos ayudó mucho en nuestros últimos años en Galicia fue Víctor Riobó.

- ¿Hay estadística de cómo van vuestros encuentros directos en competición?
- T: No, pero ya te digo que me gana Miguel de paliza; yo destacaba mucho de pequeño, hasta que apareció Miguel y empezó a ganar muchas carreras; yo no era muy bueno tácticamente, porque salía 'a machete' y me daba resultado porque no tenía rivales muy cercanos pero luego aparecieron Miguel, Adrián Ben, etc y cuando quedaban 300 o 400m yo ya estaba fundido…

- M: hasta el año pasado sí he podido ganar yo más veces, pero desde la temporada pasada, está la cosa mucho más igualada, tanto con Tariku como con Adrián, que tiene un gran final y al que, si no consigues dejar atrás antes del final, es muy difícil ganarle. Lo curioso es que desde que estamos en Madrid no hemos coincidido en buena forma los dos nunca: cuando yo estoy bien él está mal, por lesión, y al revés, pero creo que estando bien los dos estaríamos muy igualados.

- En categorías menores los dos habéis competido en obstáculos, ¿creéis que los retomaréis en un futuro?
- M: Si no hubiese tenido problemas en el cuádriceps, hubiera hecho obstáculos la temporada pasada, es una prueba que me llama la atención y no he cerrado la puerta aún a ninguna distancia: 5000, 10000, obstáculos, 1500…; en mi primer 3000 obstáculos hice 8:55 sin entrenarlo mucho y pensé que lo había hecho bien y que lo podía bajar; la verdad es que no salto bien los obstáculos, soy bastante rígido; luego quedé 2º con 8:58 en el Nacional júnior detrás de un gran especialista como Alexis Rodríguez y pude ir al Mundial de Bydgoszcz.

- El hecho de que el plusmarquista nacional de la disciplina sea uno de tus mentores ahora, ¿puede influir en tu decisión?
- No, para nada.

- T: creo que la gente en general, infravalora esta disciplina, con la frase esa de: "el que no sirve para lisos, que se meta a obstáculos…" y yo he descubierto que es una prueba que tiene mucha miga; en el 2000 obstáculos que hice, en la primera ría casi me mato, el calcular la distancia al aproximarte al obstáculo, el regular las fuerzas…creo que hay que tener un gran respeto hacia los obstaculistas; al igual que Miguel, yo aún no considero que esté especializado en ninguna distancia concreta, estoy aún en formación y por eso estoy tocando todas las pruebas de fondo.

- Tenéis dos entrenadores, algo que no es muy habitual; ¿cómo se reparten las tareas Juan del Campo y Luismi Martín Berlanas?
- T: creo que hacen un tándem perfecto, consensuan entre los dos los entrenos y luego uno te dirige más en la fuerza, otro en la técnica…es verdad que según va pasando la temporada cada atleta en el grupo va cogiendo un poco más de confianza con uno de los dos.

- M: la verdad es que hablar con uno es como hablar con el otro; de hecho, le puedes preguntar a uno algo y que te conteste el otro…son como dos mejores amigos, que piensan muy parecido. Quizás Luismi nos da más caña y Juan es más moderado, si quiero entrenar más, mejor acudo a Luismi y si no, a Juan. Es un tándem perfecto, es un grupo es de mucha calidad y se sigue uniendo gente.

- El buque insignia del grupo es Jesús España, ¿cómo es la experiencia de tenerle cerca?, ¿os sorprendió su presencia en el Europeo de cross de Samorin siendo ya maratoniano?
- T: Yo, a 'Jesusito' España le considero casi como un entrenador más; es un ejemplo a seguir y recuerdo el primer día que entrené con él, le tenía mucho respeto y guardaba las distancias, pero desde el principio demostró ser muy cercano y campechano y eso hizo que le tenga aún en mayor estima que antes de conocerle; cada día alucino con su capacidad, con su calidad, nos da muchos consejos, aprendemos con él y es una pieza fundamental en el grupo.

- M: comparto todo lo comentado por Tariku. Fue una sorpresa verle en el Europeo porque no lo había preparado, pero estaba en muy buena forma y sus entrenamientos en el bosque indicaban que estaba para meterse entre los seis mejores, a pesar de que el nivel del equipo era muy alto.

- ¿Qué diferencias básicas hay entre vuestro entreno en Galicia y el que ahora hacéis en Madrid?
- M: yo no he notado demasiada diferencia, quizás el tema del gimnasio, aunque por las lesiones que he tenido al final no estoy haciendo muchas sesiones, estoy haciendo más 'core'. A nivel de kilómetros, en la preparación para el Europeo estuve haciendo unos 110 semanales, sin llegar a doblar sesión.

- T: yo sí he notado bastante diferencia, el nivel de entrenos en Madrid es mucho más alto que en Galicia; yo tampoco hacía gimnasio allí, aunque me adapté muy pronto y no ha supuesto ninguna dificultad para mí; lo que sí noté mucho fue la poca recuperación que había entre series, los ritmos…antes no es que no entrenase bien, simplemente entrenaba menos; en todo caso, creo que tenemos aún margen para entrenar más y más fuerte, aún podemos mejorar mucho.

- Los años 90 vieron el esplendor del fondo gallego, con ilustres como Alejandro Gómez, Carlos Adán, Jesús González, los hermanos De la Torre…, supongo que sobre todo tú, Miguel, a través del testimonio de tu padre, habrás oído hablar mucho sobre esa generación de oro…
- M: La verdad es que casi mejor no haber tenido que competir contra ellos (risas), pero creo que podemos volver a vivir esa época gloriosa, estamos los tres, Tariku, Adrián y yo, en el buen camino para conseguirlo, incluso en otras especialidades tenemos jóvenes valores como Saleta Fernández (altura) y Claudia Rojo (vallas y combinadas).

- T: Sí, claro que nos han contado cosas y ahora se habla del resurgimiento del fondo gallego; desde luego, las marcas que hacían, y a la edad que las hacían, eran fantásticas. Salvo al padre de Miguel, al que tengo mucho cariño porque le conozco desde hace muchos años, no he tenido la suerte de conocerles en persona De igual manera, yo creo que ahora nosotros estamos sirviendo de referencia a los cadetes, juveniles…hay un chico en Galicia, Pedro Osorio (actual campeón de España juvenil de 800m en pista cubierta) que ahora pasa a júnior, que nos pregunta cosas y nos pide consejo.

- El que se hable tanto de que vais a llegar lejos, ¿os gusta, os crea presión…?
- M: Sinceramente, ni una cosa ni otra; simplemente, lo que tenga que ser, será; tenemos que ver cómo evolucionamos, no ya como atletas, sino personalmente; luego hay que descubrir qué método le funciona bien a cada uno, a lo mejor a uno de nosotros le viene bien hacer 170kms a la semana y a otro 120…además, nos tienen que respetar las lesiones…son muchos factores los que entran en juego.

- T: una de las claves va a ser el que no nos dejemos influir por el exterior, tenemos simplemente que correr, disfrutar, y así será como vamos a rendir más. Todos tenemos nuestros sueños, unos a corto plazo, otros a más largo plazo, pero lo importante es ir marcándose objetivos poco a poco e irlos cumpliendo.

- ¿En qué distancia os veis en un futuro?, ¿os veis en unos años consolidados como un gran especialista en el 5000, a imagen y semejanza de Jesús España?
- T: Yo me veo incluso en distancias más largas; soy muy rodador y las distancias largas me atraen mucho, aunque en el corto plazo no me quiero mover mucho, haciendo 5000 preparándolo por abajo con el 1500, que se me da bien aunque no tenga una chispa espectacular como para ganar un 1500 táctico; pero en unos años, quizás con 27 o 28 años me veo haciendo maratón, hay que ver cómo va respondiendo el cuerpo y la mente.

- M: yo creo que estaré entre 5000 y 10000.

- ¿Qué opináis del 'niño prodigio', el noruego de 17 años Jakob Ingebrigtsen que gana todo lo que corre?, ¿creéis que llegará a lo más alto o que desaparecerá relativamente pronto del mapa?
- M: Yo creo que entrena mucho, él no estudia, entrena ya como un profesional, aprieta a los hermanos mayores en los entrenamientos…, es posible que no esté siguiendo las pautas que debería seguir; también es cierto que año tras año sigue evolucionando y mejorando sus marcas, tiene varios récords del mundo de su edad…en ese sentido está claro que algo está haciendo bien, ya veremos hasta dónde llega. Quizás sea un caso parecido al de Alejandro Gómez, que hizo unas marcas estratosféricas de muy joven pero que como senior no mejoró sus marcas de promesa, hizo marcas personales en distancias nuevas, como la media maratón y maratón, pero no mejoró en las demás pruebas.

- T: yo le veo como un atleta absoluto, ya se codea con los senior y aunque tenga dos años menos que nosotros es más alto, más fuerte…; es sorprendente que no se lesione nunca y que progrese tanto; lo fácil es pensar que se está machacando mucho ahora y que se va a 'quemar' antes de ser absoluto…pero es que en realidad ya está a nivel absoluto, estuvo incluso en el Mundial de Londres. Me parece una burrada lo que hice en el Europeo de Grosseto, ganando los 3.000 obstáculos, el 5.000 y el 1500 que lo hubiera ganado seguro de no haberse caído. No me gustaron sus gestos en las semifinales de 1500 cuando quedaban aún 100m como dando a entender que ya había ganado; ahí le vi muy 'sobrado' pero luego tuve ocasión de conversar con él antes de la entrega de medallas del 5000 y ahí me pareció un chaval muy maduro para su edad, con un nivel de inglés muy bueno. Nunca se sabe, y ojalá que no sea así, porque el atletismo necesita de talentos y referentes, pero creo que en tres años no se sabrá más de este chaval.

- ¿Qué planes tenéis para 2018?
- M: en primer lugar tengo que recuperarme totalmente de las molestias que tengo; no sé si tocaré la pista cubierta, el cross seguro que sí y al aire libre me gustaría hacer un buen 1500, un buen 3.000 y un buen 5.000. Creo que el 1500 es esencial para tener luego un buen final en el 5.000. Ahora mismo la prueba que mejor se adapta a mis condiciones es el 3.000, el 5.000 quizás sea aún un poco largo para mí.

- T: me voy a centrar más en la pista cubierta que en el cross, me gustaría acercarme o incluso bajar de 8:00 en el 3.000; al aire libre quizá me centre en el 5.000 pero haré el campeonato de España de 10.000; el 5.000 quiero prepararlo por abajo, creo que el año pasado ya valía menos del 3:45 que hice, así que espero estar en torno a 3:42. El cross me gusta, pero no tengo esa calidad y esa facilidad que tiene Miguel; recuerdo un campeonato en Monte Do Gozo (Santiago) que estaba lleno de barro y mientras yo me hundía, Miguel pasaba como si fuera césped en perfecto estado. Me da rabia, porque todavía no he demostrado lo bien que puedo hacerlo en cross, aunque nunca vaya a ser mi especialidad.

- Miguel, fuiste 5º en el Europeo de cross de Samorin no excesivamente lejos de las medallas, ¿te has quedado con la espinita de no haber subido al pódium?
- Mi objetivo no era la medalla porque realmente no sabía cómo estaba de forma ni cómo me iba a encontrar, ya que estaba bastante tocado del pie y de hecho gran parte de la preparación la hice en bicicleta; mi idea era dar el máximo, ir en cabeza si podía pero sin dar la cara y lo conseguí hasta que a falta de 400m dieron el tirón final y ahí ya me dejaron, pero pude aguantar y entrar 5º.

- A nivel de equipos, ¿contábais con el oro?
- Sinceramente, sí (rotundo); no teníamos muy claro cuáles serían nuestro rivales pero estábamos muy fuertes todos.

- ¿Teníais 'porra' sobre quién sería el primer español en meta?
- No, para nada; sí tuvimos en cuenta cómo habíamos quedado en los crosses previos a la hora de situarnos en el cajón de salida peor no hablábamos de cómo iba a quedar cada uno.

- En septiembre de 2016 cambiaste Lugo por Madrid, ¿dónde prefieres rodar, por el río Rato o por el bosque de la madrileña Casa de Campo?

- Río Rato, sin duda. El bosque está bien, pero río Rato no lo cambio por nada. El río en sí solo tiene 5 kilómetros pero tiene ligaduras o bifurcaciones y puedes ir hasta el Miño o hacia la depuradora alargando así todo lo que quieras el circuito.

- ¿Te resultó complicado decidirte entre fútbol y atletismo en su momento?
- No, fue algo gradual; yo no entrenaba atletismo, pero sí competía con el equipo de mi colegio, los Franciscanos; poco a poco vi que se me daba bien, que empezaba a ganar cosas y me fui decantando por el atletismo, ya que se me daba bien, me fue gustando la gente a la que iba conociendo y además me permitía viajar bastante.

- Pista al aire libre, pista cubierta, cross, ruta, en todas las superficies has brillado, pero ¿dirías que es cross donde sacas tu mejor versión a relucir?

- Sí, yo creo que es lo que mejor se me da y la verdad es que no sé por qué, pero siempre se me dio bien…a la gente no le suele gustar el barro, el frío…pero a mí al revés, me encanta, cuanto más duras sean las condiciones, mejor; después del cross, me quedo con las pruebas de fondo al aire libre.

- ¿Qué recuerdas del cross de Edimburgo de hace un año donde representaste a Europa y fuiste segundo?
- Fue algo espectacular ver la carrera absoluta, ver las montañas llenas de gente animando a los atletas, la campana de la última vuelta…impresionante.

- Eres de aquellos que vas a 'sudar tinta' para batir los récords de tu casa, servidumbre de ser hijo de Tito González Margaride, que llegó a parar el crono en 13:28.57 y 28:42.57, ¿cómo ves la empresa?

- Es complicada (risas); de momento, ya me ha ganado en el 10.000 júnior, porque corrió en 29:52 y yo me he quedado en 30:02; ya me dijo un día él: "mira, estas son todas mis marcas, cuando quieras batirlas…"(risas), pero vamos, iremos poco a poco. Quizás la más difícil de batir sea la de 5.000 y además la hizo con solo 24 años; a esa edad, 13:28 es mucho correr.

- El pasado invierno en un1500 en Gallur marcaste 3:47.26, ¿te sorprendió correr tan rápido en pleno invierno?
- Recuerdo que estaba en muy buena, forma, dos semanas después hice 8:08.65 en 3000, que es mi mejor marca también; en ese 1500 tuvimos liebre, un compañero de entreno mío, Gonzalo, que pasó el 800 en 1:58 y luego pinché un poco.

- Ya al aire libre, hiciste la que al final de temporada fue la mejor marca europea júnior de 10.000, 30:02, pero en el Europeo de Grosseto no pudiste rematar la faena y fuiste 8º, ¿qué pasó ahí?

- Fue una pena, sí, porque había trabajado mucho y me presentaba con esos 30:02.73 de principios de abril en Huelva, pero unos días después de esa marca todo se torció y tuve una lesión en el muslo izquierdo que a día de hoy no se sabe bien lo que fue exactamente y que no me dejaba entrenar con normalidad, había días que podía y días que no, por lo que en el Europeo solo pude ser finalista…y con suerte.

- Tariku, ¿crees que tus genes etíopes representan una pequeña ventaja a la hora de correr?
- Yo nací en Etiopía, pero la verdad es que ni pienso en ello ni es algo a lo que le dé importancia; me considero bastante 'currante' y lo que he logrado hasta ahora se lo debo al trabajo que he hecho junto a mis entrenadores.

- -¿Llegaste a dominar tu Idioma de origen?
- Yo con 6 años era un niño etíope, con la cultura y la lengua de allí, lógicamente, pero era un chaval bastante espabilado y muy abierto a los cambios, por lo que el venir a España y aprender su idioma y sus costumbres no me supuso el menor problema; fue una adaptación muy rápida, yo aprendí a hablar castellano en menos de un mes y en dos meses ya dominaba el castellano y el gallego; yo absorbía todo lo nuevo, pero claro, para ello había que dejar hueco en el cerebro para todo lo nuevo, por eso desde hace muchos años ya no podría entenderme ahora en mi lengua de origen.

- ¿Tuviste claro que debías integrarte en un gran grupo de trabajo para explotar todo tu potencia?
- En mi grupo no había gente de mi nivel por lo que entrenaba bastante solo. Teníamos un potencial y no es que no se pudiera desarrollar en Galicia, pero en Madrid, con todas las ayudas que tenemos, lo tenemos más fácil ya que podemos compaginar muy bien estudios (INEF en ambos casos) y entrenos y contamos con un grupo de entrenamiento muy potente, amplio y en el que tenemos una relación buenísima entre nosotros; el contar con ese grupo y con esos entrenadores fue fundamental a la hora de recuperarme de la lesión y acabar con éxitos la temporada pasada.

- Como Miguel, aterrizaste en Madrid en el otoño de 2016, pero fue una temporada complicada al no poder residir aún en la Residencia Blume, ¿verdad?
- Sí; por lo resultados no tenía plaza aún, ya que había muchos atletas de gran nivel que pidieron la plaza y me tuve que quedar de externo; a nivel personal no tuve ninguna dificultad para adaptarme a Madrid, pero a nivel de entrenamientos el cambio fue grande y eso hizo que me lesionara varias veces, la primera nada más llegar; la verdad es que soy un poco 'burro' (risas) y me quería comer el mundo entrenando 'a saco' y claro, venía de un sistema de entreno más ligero y mi cuerpo, lógicamente, notó ese cambio, en concreto mi tendón de Aquiles, que me tuvo parado bastante tiempo; fueron un invierno y una primavera muy duros porque no veía la luz al final del túnel; las cosas fueron mejorando porque me mudé a un piso que estaba muy cerca de la Blume, empecé a recibir más ayuda de los servicios médicos de la Federación, y con Ángel Basas empecé a hacer ejercicios de fortalecimiento que me permitieron encadenar desde finales de abril semanas enteras de entrenos sin ningún problema; ni yo mismo me creía que pudiese estar entrenando a ese nivel, el tendón me respondía perfectamente y mis entrenadores también se asombraban del nivel que estaba cogiendo en poco tiempo y ya todo fue sobre ruedas hasta el verano.

- ¿Cómo fue la recta final de la preparación para el Europeo?
- Un mes antes del Europeo de Grosseto se me acababa el contrato del piso y pedí estar en la Blume ese mes previo. A principios de junio hice una gran marca, 14:03 pero sabía que mi estado de forma todavía podía mejorar bastante y además confiaba también en responder bien en una carrera táctica porque había hecho 3:45 en 1500. La verdad es que estaba muy tranquilo antes de la final y muy endurecido psicológicamente, tras todas las dificultades que había superado; incluso dormí la siesta antes de la carrera, algo que no hago habitualmente y que era impensable en mí, ya que otras veces me ponía muy nervioso antes de competir, pero confiaba mucho en el trabajo que había hecho.

- ¿Tu objetivo era la plata o soñabas con el oro que parecía destinado a Jakob Ingebrigtsen?
- En la línea de salida todos somos iguales y tenemos las mismas posibilidades y podía quedar 2º o 4º o 6º, pero tuve claro que primero no iba a quedar cuando cambié a falta de 600 porque él me siguió y volvió a cambiar en la última vuelta; yo le mantuve hasta el último 200, pero ahí se giró, totalmente relajado y volvió a cambiar; ahí me di cuenta de que este chaval estaba en otra liga, pero pude asegurarme la medalla de plata.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia









































Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |