Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin









HORARIO MODIFICADO
INFORMACIÓN TÉCNICA






HORARIO MODIFICADO
INFORMACIÓN TÉCNICA

 martes, 19 de diciembre de 2017   ENTREVISTA WEB 19/2017
Entrevistamos a una de las grandes y más jóvenes sensaciones del atletismo femenino español
Sara Gallego: "Cuando llegué a meta y vi la marca dije 'no, no puede ser'"

Por : Miguel Villaseñor - Fotos: José Antonio Miguelez


La barcelonesa Sara Gallego se proclamó el pasado verano, con sólo 16 años, campeona de España absoluta de 400 metros vallas, batiendo, con 57.88, la vieja plusmarca española sub18 de Montse Pujol.

Sara Gallego nació en 2000, tiene 17 años, es barcelonesa y es la vigente campeona de España absoluta de 400 metros vallas. En el estadio de Serrahima de su ciudad se proclamó campeona nacional con 16 años, batiendo, con 57.88, el viejo récord de España juvenil de Montse Pujol, que tenía 39 años de antigüedad.

He charlado animadamente con Sara, que conmigo ha sido espontánea, extrovertida y habladora, la verdad es que en seguida se produjo entre nosotros una buena química. Agradezco especialmente a Sara Gallego su sinceridad.

Te iba a preguntar qué tal te encuentras físicamente pero ya no te lo pregunto después de las dos carreras tan espléndidas que has hecho en pista cubierta, 39.10 en 300 metros y 1:14.29 en 500, en ambos casos mejor marca española sub18, sub20 y sub23. Estoy supercontenta. Mi entrenador, Armando, quería que hiciera estás pruebas, son como unos entrenos más a tope y han ido genial. En el 300 fui supercómoda y tampoco 'peté' tanto, en el 500 he acabado con fuerzas y con ganas de más, así que estoy muy contenta. A mí me gustan estas pruebas de 150, de 300, de 500 que se programan en esta época en Sabadell. Están superbién y sólo se hacen aquí en Cataluña y no sé porque no lo programan en Madrid, en Valencia o en otros sitios.

"Soy buena estudiante y me gusta estudiar"

Bueno, empecemos, cuéntame un poco cómo es tu día a día. Vivo en Barcelona, en Sarrià Sant Gervasi y me levanto a una hora decente, a las ocho y media, voy al Instituto Joaquim Blume, en Esplugues, en bus o en tram (el tranvía), tardo unos 20 minutos. Estoy en clase de las 9.45 a las 2.30, luego como y después me quedo aquí en la Blume y estudio y no pierdo tiempo en ir y volver a casa. Empiezo el entrenamiento a las 6.30, la pista de Hospitalet está a 5 minutos, con una primera parte de gimnasio luego tocamos la pista, otros días todo pista, series largas. Luego vuelvo a casa y a estudiar otra vez y así todas las semanas. Estás en 2º de bachillerato, ¿qué tal lo llevas? A ver, si te organizas bien lo puedes sacar perfectamente, cuando hay semanas de exámenes estás un poco más estresada, pero entonces el entrenamiento me sirve de desahogo del estudio y disfruto del entreno. De momento lo llevo bastante bien, creo soy buena estudiante y me gusta estudiar y lo que estoy haciendo así que lo llevo muy bien.

Creo que ha sido Carlos Mayo, que estudia Medicina, el que ha dicho que cuanto más tiempo tiene peor se organiza. Sí, estoy totalmente de acuerdo, cuando tengo el tiempo apretado lo aprovecho muchísimo más, los miércoles por la tarde que los tengo libres, que no entreno, hago menos que otros días. ¿Cuántos días a la semana entrenas? Entreno cinco días, lunes, martes, jueves, viernes y un día del fin de semana.

¿El año que viene quieres ir a la Universidad? Sí, sí, Miguel, voy a ir a la Universidad pero no tengo ni idea de lo que voy a estudiar. Hablamos de este tema y la noto preocupada. Y se siente aliviada cuando le digo que además de colaborar con la RFEA trabajo en la Universidad y que esto le pasa a más gente a estas alturas del curso. Ah, vale, menos mal. Y a continuación me pregunta cosas de las carreras universitarias.

Volvamos a la entrevista, ¿qué valores estás adquiriendo con el atletismo y crees que serán fundamentales en un futuro, como deportista y como persona a lo largo de tu vida? Yo creo que el valor más importante es la constancia y también… también… (Sara se intenta explicar pero no encuentra la palabra, me pide que la ayude, ¡la encontró!) …ya está, también el sacrificio, el renunciar a algo para conseguir lo que quiero conseguir. La constancia, el sacrificio y el esfuerzo son valores del atletismo, y de otros deportes, y que quizá muchas veces otros jóvenes que no son deportistas no tienen.

"Vamos a apuntar a la niña a atletismo y que termine agotada"

Háblame un poco de tu familia, ¿hay precedentes en el atletismo? Mi hermana mayor es también atleta. Se llama Clàudia, ¿no? Sí, Clàudia Gallego, es mayor que yo, se ha centrado más en 800, también hizo 400 vallas pero ha tenido problemas de fascitis plantar. Mi padre, Xavier, hizo atletismo, hacía 800, 1.500, obstáculos, fue a algún Campeonato de España. Supongo que te apoyan incondicionalmente. Sí, sí, son los que más me animan a entrenar, a competir, a todo, siempre me apoyan y están ahí cuando necesito algo, me llevan, me traen, les debo todo.

Cuéntame cómo empezaste en el atletismo. Yo era muy "movida" en casa, mis padres estaban hartos de que llegara a casa y me pusiera a correr y saltar por los sofás. Y pensaron, a ver, esta niña no para de moverse, y como mi padre hizo atletismo y cuando llegaba a casa se quedaba "KO" dijeron "vamos a coger a la niña y vamos a apuntarla a atletismo, que termine agotada, que se canse", y me llevaron a atletismo, y luego a veces incluso me quedaba yo sola dormida por la noche, así que dijeron, "perfecto". Lograron su objetivo. Sí (risas).

Hablemos de ti más directamente, ¿cómo te ves mentalmente? ¿Cómo te ves de cabeza? Yo creo que hay cosas que puedo mejorar, adquirir más autoconfianza, saber controlar más los nervios. Eso lo puedo potenciar. Mi grupo de entreno me ayuda, me hacen relajarme, me distraen. ¿Te comes el coco mucho? A veces, sobre todo los días previos a competiciones importantes, sí, pero por otras cosas, como los entrenos, nada. A veces la noche anterior a una competición estoy dándole vueltas y me cuesta dormirme. Podría mejorar algunas cosas.

"Necesito que haya una valla que pasar"

Los 400 metros vallas es tu prueba, ¿por qué te decantaste por ella? Desde pequeña no tenía miedo a las vallas, eso es importante, entrenaba de todo, pero siempre que hacíamos vallas me gustaba, no las tenía miedo y llevaba bien el ritmo. Llegué al 300 vallas y disfrutaba, con las vallas te vas distrayendo, pasas una valla, y tienes que ir a por la siguiente y luego a por la siguiente y disfruto un montón. Tengo la suerte de que se me da bien y creo que mi entrenador, que le encanta la prueba, ha sabido darme sus consejos para adquirir cualidades para conseguir buenos resultados. Te habrás pegado buenos porrazos al caerte con las vallas. Sí (risas), muchos, pero no las tengo miedo.

Y el 400 lisos, que lo practicas también, será entonces un poco rollo. El 400 me gusta, es velocidad pero tienes que aprender a aguantarla, la prueba la disfruto igual, pero parece que me haga falta algo, necesito que haya una valla que pasar (risas del entrevistador). ¿Cómo llevas el que no exista el 400 vallas en pista cubierta? A ver, me gusta la pista cubierta, pero cuando llega el aire cojo muchas granas y me motivo un montón. Aunque quiero tener buenos resultados, la pista cubierta me la tomo como una preparación, sobre todo para tener una base de 400.

¿Cuántos pasos das entre vallas? Cuando voy bien hago 17 pasos en toda la carrera, pero cuando voy muy cansada hago un último cambio a 18. ¿Te cuesta llevar este ritmo de 17? La verdad es que no, al principio tengo ir algo retenida, porque mi paso natural sería de 16 y medio, luego voy muy cómoda y al final tengo que apretar un poco para poder llegar a la última valla con 17, los 17 pasos es lo ideal.

En cuanto a la calle por la que correr, ¿te da igual? Si me dejan escoger te diría que la 4 o la 5, porque tengo la obsesión de querer ver a las rivales más fuertes delante porque es como si las tuviera controladas, si las tengo detrás no tengo controlada la situación, pero también he competido en la calle 8 y me ha salido bien la carrera. En Tbilisi en el europeo juvenil corriste por fuera, ¿no? Por eso, y fue bien. Cuando supe que corría por la ocho dije, ostras, me voy a morir, me van a pasar todas superrápido, pero supe controlarme bastante bien y desde entonces pienso que la calle no importa tanto.

¿Y el 800 qué tal? Tienes 2:19 del año 2015. También tengo 2:16 en pista cubierta. Yo venía de hacer el 600 en cadete en pista cubierta y el 300 vallas al aire libre. Pero Armando quiere que ahora que soy más joven potenciar más el 400 y coger velocidad, aunque en un futuro también podría hacer el 800. Por cierto que me he quedado perplejo porque he visto que lanzaste disco en dos ocasiones la pasada primavera para aportar puntos para tu club. Sí, sí (risas), es cuando estaba lesionada en el pie y la lanzadora del club no pudo ir a la Liga. Lograste dos puntos en una de las ocasiones. ¡Porque hubo una que no se presentó! (más risas).

"Me puse a apretar y a apretar y llegué tercera"

Fuiste medalla de bronce en Tbilisi, en el europeo juvenil en 2016, tu gran éxito internacional, con 58.73. Cuéntame, ¿esperabas ese resultado? Yo iba allí con la tercera mejor marca, pero había tenido molestias en las semanas anteriores y no sabía bien cómo iba a estar físicamente, así que iba a disfrutar y a ver qué tal. Hice la clasificatoria superbién a pesar de los nervios, en la semifinal me sentía aún mejor, así que en la final salí a por todas, recuerdo que Jorge Marín me dijo "no tienes nada que perder, ahora a tope y a lo que salga". Me saqué los nervios, salí bastante controlada y me pasaron al principio, hay gente que sale rapidísimo, en la segunda curva empecé a coger a algunas y en la recta final me puse a apretar y a apretar y llegué tercera, fue una alegría enorme.

Al igual que en esa prueba sabes terminar las carreras con mucha fuerza, pasas bien la última valla, cosa que a otras se les atraganta. Viene de un campeonato de España cadete, que me caí en la última valla porque iba muy cansada, porque había ido al principio demasiado fuerte. Ahora a veces guardo demasiadas fuerzas y la paso muy bien, la gente la suela pasar como se pueda, con la técnica un poco "así", yo suelo salir bien esa última valla y terminar fuerte.

"Pensaba que iba a estar lesionada toda la temporada"

Ya en este año 2017 no pudiste completar la pista cubierta por lesión, estuviste cuatro meses lesionada, ¿cómo llevaste ese periodo? Tuve una fisura de estrés en el segundo metatarso y estuve tres meses sin entrenar, o prácticamente nada, no tuve un diagnóstico de tiempo, me dijeron "hasta que no te duela", pero pasaba el tiempo y me seguía doliendo, y yo pensaba, 'buá', voy a estar lesionada toda la temporada, lo pasé fatal. Hice solo un mes de preparación sin disputar ningún 400 vallas y me presenté en junio en Getafe en el nacional juvenil.

En ese nacional juvenil en Getafe ganaste con 1:00.79, recuerdo que allí hablamos. Sí, me acuerdo. ¿Fue una sorpresa para ti? En la eliminatoria me frustré porque fui "a full", a tope, e hice 1:04, 'jopé', el último 400 vallas había sido el de Tbilisi en 58 y pico y vengo aquí a tope, hago 1:04 y no lo puedo hacer mejor. Sin embargo las cosas al día siguiente salieron muy bien, acabé en 1:00. Te pusiste en forma bien rápido. Sí, la verdad es que asimilo bastante bien los entrenos y cojo la forma relativamente rápido.

"Cuando vi la marca dije 'no, no puede ser'"

Pero lo que vino un mes después en el campeonato de España fue inesperado para todo el mundo. Fue inesperado incluso para mí, yo sabía que el entreno con el que había llegado a Getafe no tenía nada que ver con el que llegaba a Serrahima, pero no me esperaba la marca que hice, me alegré un montón. Cuéntame tu carrera del Campeonato de España aquí en Barcelona. A ver, estaba un poco nerviosa porque era la primera vez que estaba en un Campeonato de España absoluto, pero el hecho que fuera en Serrahima, en donde he competido mucho, me tranquilizó. Mi familia y amigos me apoyaron mucho. En la carrera fui a disfrutar y a darlo todo. Salí como siempre bastante retenida, y vi como Sonia Nasarre, que entrena conmigo, me sacaba bastante, pero no me puse nerviosa, porque la conozco y sé que sale siempre bastante rápido. Paulette Fernández llegó a estar por delante de ti en la curva. Sí, hasta la última valla íbamos iguales, pero pensé "este es mi punto fuerte", luego apreté y de repente vi que ya no estaba. Cuando llegué y vi la marca dije "no, no puede ser". Es que acabaste rapidísimo, volabas. Pues iba superpetada, no podía más, mis piernas iban solas. No dabas esa sensación. Pues no podía más, iba por inercia.

Yo me quedé asombrado, porque el récord juvenil, que era de Montse Pujol, de hace 39 años, los estadísticos lo habíamos visto durante décadas como un récord "imbatible". El que tú lo batieras no lo esperábamos nadie. Yo sabía que el récord lo tenía ella, pero nunca me había parado a pensar durante la temporada de que yo pudiera batirlo y en el campeonato de España, ojalá haya más ocasiones como esta. Hiciste 57.88, que ha sido la tercera mejor marca mundial juvenil del año y la primera europea. Estoy supercontenta (imaginaos la cara de felicidad que pone Sara).

Este año las juveniles nos habéis dado muchas alegrías, estás tú, María Vicente, Jaël Bestué, Carla García, Gema Martí, Andrea Jiménez… ¿Cómo ves el futuro del atletismo femenino joven español? Nuestra generación, las del 99, 2000 y 2001, venimos con muchísimas ganas, mucha fuerza, podemos hacer grandes cosas, estamos en diversas pruebas, podemos aportar nuestro granito para que el futuro del atletismo español sea mejor.

"A mi entrenador le apasionan los 400 metros vallas"

Háblanos de tu entrenador, de Armando Álvarez Anaya. Este es el tercer año que estoy con Armando, sabe mucho, le apasiona la prueba de 400 metros vallas, sabe plantear la prueba muy bien y sabe llevarme a la competición en mi mejor forma. Somos muy parecidos de carácter y a veces chocamos pero él sabe sacar la parte buena de mí. Sabe transmitir muy bien lo que sabe a todo el grupo de entreno.

¿Por qué dices lo de tu carácter? ¿Cómo es tu carácter? Soy bastante nerviosa y a veces tengo mal humor. Pues no me lo parece. Ya, no lo parece, cuando no me conoces mucho parezco una chica buena pero cuando me conoces y me enfado saco una rabia que no veas, mi familia lo sabe y lo ha vivido. Armando tiene su carácter fuerte y a veces chocamos. Pero la verdad es que nos llevamos bastante bien. Conmigo no te enfades, Sara… No, Miguel, contigo no… (risas).

Una cosa, sigues esta temporada en tu club, el ISS-L'Hospitalet, lo digo porque esta temporada muchas atletas muy jóvenes, algunas cercanas a ti, han cambiado. Sí, sí, María, Jaël, Carla, Andrea, un montón de gente se ha cambiado, la verdad es que mi club hace un esfuerzo para que yo siga allí y me cuidan un montón, no puedo irme porque me tratan muy bien y de momento para esta temporada y la que viene me voy a quedar en el Hospitalet, después ya veré, depende de cómo vaya todo.


"No me puedo quedar en las nubes"

¿Como ves el 2018? Por cierto que volverás a Getafe, al escenario de tus éxitos. Sí, sí (risas), allí será el Campeonato de España. ¿Cómo ves el 2018? Pues mi objetivo principal es que no me quiero lesionar, no me quiero lesionar, porque la pasada temporada lo pasé fatal. Libre de lesiones quiero mejorar mi marca en 400 lisos, que es base para el 400 vallas. Mi entrenador siempre me dice que no me puedo quedar en las nubes, que mi marca en 400 vallas es bastante buena y que será difícil bajarla, y que si este año no puedo mejorarla que no pasa nada, que mejore en el 200 y el 400. El objetivo este año es ir al mundial juvenil, no, no, perdona, al mundial júnior. En Tampere, en Finlandia. Sí, en Finlandia, y allí intentar acercarme a mi marca lo máximo posible, pero no me presiona mejorar mi marca. Y le cuento a Sara que lo normal a su edad es mejorar las marcas año a año, pero hay veces que no ocurre y hay gente que se frustra mucho por eso pero que en una larga carrera deportiva no tiene mayor importancia. Tu entrenador te da buenos consejos. Sí, sí (risas). Hazle siempre caso. Sí, sí.

¿Qué sientes cuando ves a las grandes atletas mundiales corriendo tu prueba en 53 o 54 segundos? Parece que lo hagan fácil, 'jopé', veo las marcas y pienso 'buá', no sé si voy a estar en ese nivel nunca. Hay algunas que cuando tenían tu edad no estaban a tu nivel. Ya, pero yo las veo y me parece que es imposible para mí, pero quien te dice que de aquí a tres años si doy lo máximo de mi. Y por tercera vez durante la conversación el entrevistador parece el abuelo de la familia Cebolleta, dando consejos y hablando ahora de atletas que hicieron cosas que ellos mismos creían que eran imposibles de hacer.

Y ahora para terminar una pregunta que le hago a todos, cuál es tu sueño como atleta? Mi mayor sueño, como el de todos los atletas, es ir a unos Juegos Olímpicos. ¡Sabía que me lo ibas a decir! Es que es el máximo, pero es un sueño y se tiene que ir poco a poco para conseguirlo, lucharé al máximo para lograrlo, pero no lo voy a tener siempre en lamente y menos con mi edad.



Enlaces relacionados:

Historial Deportivo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





























Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |