Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 19 de octubre de 2017   ENTREVISTA WEB 9/2017
María Vicente, la máquina de fabricar puntos

Por : Emeterio Valiente


El funcionario que certificó su identidad ya advirtió que la ahora campeona universal aportaba mimbres para ser considerada MVG 'Most valuable girl' en cualquier evento internacional al que acudiera. Dada su excelencia en un vasto elenco de disciplinas, aún no ha decidido en qué especialidad quiere ser una estrella, y de momento alumbra a todo el firmamento con su estratosférico 200, su aterrizaje sin fin en el foso y su plusmarca nacional de vallas.

- María, los pasados 14 y 15 de julio escribiste una página gloriosa de nuestro atletismo al proclamarte ¡campeona del mundo! Juvenil de heptatlón en Nairobi, con un espectacular récord de España de 5612 puntos; ya con la perspectiva que da el paso de tres meses, ¿cómo te sientes con esa medalla de oro, te acuerdas de ese gran logro a diario?

- Me siento muy contenta y orgullosa, han sido tres meses donde mucha gente me ha felicitado y me ha transmitido lo emocionante que ha sido para ellos vivirlo conmigo. Ha sido una experiencia inolvidable, pero la fama es efímera y la vida continúa.

- Cuando supiste que el campeonato se celebraba en África, algo poco habitual, ¿qué te pareció, pensabas que la altitud de Nairobi te afectaría en algún sentido, positiva o negativamente?

- Me pareció una oportunidad genial para viajar y empezar a conocer mundo; sobre la altitud, según me habían dicho iba a ser una circunstancia favorable en casi todas las pruebas excepto en la de resistencia, pero no me preocupaba demasiado, porque paso todas las vacaciones de verano en mi pueblo, que está a 1400m de altitud. Una vez en Nairobi, las recuperaciones eran más costosas que habitualmente, cuando acabé el 800 estaba tan cansada que tuve que dar la vuelta de honor andando.

- La alemana Johanna Siebler llegaba a la cita como flamante líder del año, gracias a sus 5756 puntos, 234 más de los que conseguiste tú en Arona, batiendo ya el récord de España, ¿qué objetivo concreto tenías antes de darse la salida a la primera prueba?

- Mi principal objetivo para el mundial era ser finalista y, como mucho, luchar por subir al pódium, pero nunca había pensado que podría llegar hasta donde he llegado. Si a principios de la temporada pasada alguien me hubiera dicho que iba a ser campeona del mundo me hubiera reído y le hubiera dicho que eso era imposible.

- Los 100 vallas ya te pusieron en cabeza, con 11 puntos sobre la alemana, ¿quedaste satisfecha con tus 13.74?

- En ese momento no quedé para nada satisfecha porque venía de haber corrido en 13.38 con un tiempo pésimo ya que llovía a mares cuando nos tocó correr la final del campeonato de España, por lo tanto no me sentí muy satisfecha de la carrera que hice en Nairobi. Iba con muchísimas ganas y mucha fuerza al campeonato y supongo, que al ser la primera prueba, los nervios y la presión de hacerlo bien me sobrepasaron y no lo hice tan bien como yo pensaba que podía haberlo hecho; pero al fin y al cabo tenía que hacer borrón y cuenta nueva para la siguiente prueba, porque las vallas ya habían pasado y no podía hacer nada más, ésos eran los puntos y aunque estaba un poco por debajo de las expectativas en esa prueba decidí ir a por todas en las demás. Ya en frío, me di cuenta más tarde de que esa marca realmente es espectacular.

- En altura, a pesar de batir tu marca, con 1,73, cediste la cabeza global a la lituana Kraule, pero seguiste en buena línea…

- Para mí, haber saltado 1,73 significó superar la barrera del 1,70 la cual llevaba mucho tiempo intentando; ya el 1,70 ya me hizo saltar de felicidad, pero el 1,73 fue alucinante y cuando vi el listón puesto sobre 1,76 pensé: "¿Si he saltado el 1,73, por qué no puedo saltar el 76?". Da la sensación de que me haya estancado en cuanto a marcas, ya que en infantil llegué a saltar 1,61 y la progresión ha sido más lenta que en otras pruebas, pero sigo trabajando en ello.

- Los 12,79 del peso te llevaron de nuevo al primer puesto de la general, a pesar de los 14,94 de Siebler en una de sus mejores pruebas; el ir en cabeza después de disputarse una de tus pruebas menos fuertes, ¿te llevó a pensar que realmente tenías ya serias opciones de ser campeona?

- Llegué a pensar en que tenía opciones de subir al pódium, pero no de ser campeona. El peso, junto a la jabalina, era la prueba a la que más respeto tenía. Considero que en el peso no he mostrado todo mi potencial, ya que en los entrenos he llegado a lanzar 14m, aunque saliéndome del círculo. Supongo que en la competición no lanzo más por miedo a salirme y el hecho de que sólo hay tres intentos y no se puede arriesgar mucho.

- El 200 que cerró la primera jornada fue espectacular (24.00), destrozando tu mejor marca personal por más de medio segundo y aventajando en casi ¡un segundo! a la segunda más rápida, ¿cuál fue la clave de semejante demostración?

- Yo sabía que el 200 era una de mis pruebas fuertes y que podía sacar bastantes puntos respecto a las demás. Salí con muchas ganas a la pista y el público keniata me apoyó como si fuera una de las suyas, eso me subió muchísimo la autoestima y me hizo crecerme y querer darlo todo. Ellos me hicieron ver que yo podía correr más de lo que había corrido anteriormente, me animaron y logré parar el crono en unos 24.00 que, sinceramente, no me podía creer. Sabía que había corrido mucho pero no pensaba que tanto; cuando llegué a meta y vi el resultado, mi cabeza pensó: se han equivocado, ahora lo rectificarán y pondrán 24.30 o algo por el estilo… pero no lo hicieron y en ese momento me sentí con ganas de darlo todo al día siguiente y de, por qué no, luchar, ahora sí decididamente, por la medalla de oro.

- Nada menos que acumulabas 186 puntos de ventaja tras la primera jornada, ¿qué pensabas de cara al segundo día, cómo te lo planteaste?

- Me fui a dormir y me desperté con muchas ganas de seguir la combinada y dar lo mejor de mí; ya era todo un sueño estar en ese campeonato, en ese mundial, ya había cumplido todos mis objetivos de la temporada y lo único que me quedaba era disfrutar y dar todo lo que pudiera encima de aquel tartán. Fui relajada pero con ganas y a la expectativa de saber cómo acabaría el día.

- El inicio de la segunda jornada fue tan brillante como el cierre de la primera, venciendo también en la longitud con el primer salto de tu vida más allá de los 6m, (6,05), ampliando a 270 puntos tu margen sobre la alemana, ¿cómo fue ese salto récord?, ¿pensabas que con esa ventaja ya tenías mucho ganado pensando en el título o 'temías' a la jabalina?

- Ese salto fue un algo muy esperado, tanto para mí como para mi entrenador, porque habíamos estado preparando la longitud y corrigiendo los fallos durante toda la temporada, pero no acababa de salir 'el salto' y el hecho de que el salto saliera aquel día en aquel estadio me hizo darme cuenta de que todo llega y de que todo tiene su recompensa.

- Los 13,60m en los que te aventajó Siebler en la jabalina redujeron tu ventaja a escasos 10m, ¿fue mentalmente duro sufrir esa pérdida de puntos tan grande o de alguna manera lo esperabas?

- Como he dicho anteriormente la jabalina es una prueba a la cual le tengo bastante respeto, así que sí la temía. Imaginaba que me iba a rebajar puntos y que se iba a acercar bastante, pero no pensaba que tanto. La jabalina es una prueba en la que llevo estancada varios años y en la que tengo muchísimas cosas que mejorar; además, allí las jabalinas eran diferentes, para mi gusto 'demasiado buenas' y no podía lanzar bien con ellas, porque volaban demasiado y yo no sabía cómo lanzarlas para que se clavaran o simplemente no hacer nulos. El hecho de que en el calentamiento no me saliera ningún lanzamiento bien me hizo comerme la cabeza y empecé a pensar cosas negativas que me pasaron factura durante el concurso. Al final, en el último lanzamiento, logré 'salvar' el concurso con 30,90m, no sé aún ni cómo lo conseguí.

- Nada menos que 6 horas pasaron entre ese penúltimo asalto y los definitivos 800, ¿qué pensaste durante tanto tiempo, qué te decían los compañeros, entrenadores, etc?

- Esas 6 horas yo creo que han sido unas de las más duras de mi vida, porque me jugaba la medalla de oro en el 800, una de mis pruebas más débiles… Yo era consciente de que 10 puntos en el 800 equivalían a menos de 1 segundo y medio. Siendo sincera, llegué a pensar que no iba a poder, que me quedaría en el intento y que conseguiría la plata, el bronce o incluso me quedaría con la medalla de chocolate… ;lloré durante horas porque la presión que sentía era muy grande, hasta que llegó el momento de irnos hacia el estadio y tuve una charla con mi entrenador, en la que me dijo que ya estaba todo hecho, que nosotros habíamos entrenado para esto y que nosotros lo íbamos a conseguir, que no hay nada perdido ni ganado hasta que se llega al final pero que, pasara lo que pasara, él, mi madre, mi hermana, mis amigos, mis compañeros, todos…iban a estar orgullosos y muy contentos por haberme acompañado hasta ahí. Y ahí fue donde yo decidí ir a ganar, costara lo que costara tenía que ganar, porque ellos me habían apoyado y porque sabía que me lo merecía.

- La táctica parecía evidente y la seguiste fielmente, 'pegarte' a la alemana y no darle ni un metro, llegando casi en la misma centésima que ella. ¿podías haber ido incluso más rápido que ella pero decidiste no arriesgar o ibas al límite?

- Ambas corrimos el 800 por debajo de nuestras posibilidades, no sé si podría haber ido más rápido que ella, pero aunque hubiese podido no me hubiera arriesgado. Durante los primeros 600 metros no llegué a ir al límite, más bien me pareció que me frenaba en bastantes momentos de la carrera, pero mi táctica era ir detrás suyo y no me separé ni un momento. A lo mejor en la última recta sí que podría haberla pasado, pero no me acuerdo de nada…sé que apretó a falta de 130m y que tuve que abrirme hasta la calle cuatro para ponerme a su altura, pero de ahí a meta no me acuerdo de nada, no sé si será por los nervios, por la presión, o por la adrenalina, pero no me acuerdo.

- En meta, imagino, explosión de júbilo, ¿qué sentiste, te dijo algo la alemana?

- Fue una sensación inexplicable, era felicidad en estado puro… incluso ahora, es pensarlo, recordar el momento y sonreír como una niña pequeña. La alemana me dio la enhorabuena y me dijo que había sido un honor competir contra mí. Le dije que igualmente y le di un abrazo.

- Si finalmente hubieras quedado segunda, ¿crees que te hubieses sentido decepcionada por no haber ganado?

- En ese momento yo creo que sí, que me hubiera sentido decepcionada, pero supongo que más tarde pensándolo bien mis pensamientos hubieran cambiado, ya que quedar subcampeona del mundo no es nada fácil y hubiera sido un gran logro igualmente.

- Analizando tus marcas, tus puntos más fuertes son el 200, las vallas y la longitud; en el 200, de no haber sido por la irrupción de Jael Bestué tendrías el récord de España juvenil, ¿te gustaría correr el relevo 4x100 en sub 18 o incluso sub 20 el año que viene?, ¿qué posta prefieres hacer?

- Sí, me gustaría mucho, el relevo es una prueba que me encanta, tanto para verlo como para correrlo. Preferiría hacer o la segunda o la última posta, me gusta más correr en recta que en curva en el relevo.

- Batiste con 13.38 por un margen abrumador el récord de España de 100m vallas de Cristina Sarrapio (13.60 en 1999, cuando aún no habías nacido) en el Nacional de Getafe, ¿entrenas esta especialidad especialmente o se te da bien de forma natural?, ¿descartas convertirte en vallista en un futuro?

- No, la entreno como cualquier otra prueba del heptatlón. Y no, no lo descarto, pero en principio quiero seguir con las pruebas combinadas.

- En ese campeonato de España en Getafe arrastraste a Carla García a correr también por debajo del anterior récord (13.51); llegabais muy igualadas a la cita, 13.64 tú y 13.65, ¿es en esas situaciones cuando te superas y das lo mejor de ti?

- Sí, es en los momentos de presión donde saco todo lo que tengo dentro guardado, soy muy competitiva y no me gusta ponerle las cosas fáciles a las demás.

- ¿Qué se siente al aterrizar a más de 6,00m con apenas 16 años, ¿podrías plantearte la especialización en esta disciplina más adelante, tal como hizo el último, penúltimo ya, prodigio de las combinadas españolas, Eusebio Cáceres?

- Como comentaba, no descarto ninguna posibilidad de especializarme en una prueba del heptatlón como incluso en el triple salto, pero de momento voy a seguir haciendo un poco de todo y ya veremos cómo se van dando las cosas.

- En los JJOO de la Juventud disputados en Hungría competiste precisamente en triple salto y también ganaste con una marca espectacular, 13,72m, incluso teniendo en cuenta el excesivo viento favorable, ¿te gusta especialmente esta prueba?

- Sí, el triple salto me parece especialmente bonito, tanto estéticamente para ver como para practicarlo. Es una disciplina que me gusta muchísimo y disfruto practicándola, así que espero poder seguir compaginando las dos cosas.

- En los lanzamientos de las combinadas tienes aún margen de mejora, ¿piensas trabajarlos especialmente esta temporada que viene o no te preocupa en exceso?

- Sí que me preocupan, y bastante; voy a entrenarlos más específicamente y a ver si así consigo mejorar los pequeños detalles para acercarme un poco más adonde quiero llegar.

- ¿Qué objetivos tienes para la próxima temporada, tanto en pista cubierta como al aire libre?

- En pista cubierta mi principal objetivo es ir al encuentro internacional de pruebas combinadas a final de enero y, al aire libre, conseguir la mínima para el campeonato de Europa juvenil (Gyor, Hungría, 5 a 8 de julio) y poder asistir a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires.

- Poco a poco el programa de pruebas femeninas se va igualando al masculino, ¿te gustaría que se implantara el decatlón en mujeres o dejarías el programa tal como está?

- Me gustaría que se cambiara a decatlón si dejaran las pruebas femeninas, es decir, que en vez del 400 sea el 200, en lugar del 1500 el 800 y que añadieran el disco la pértiga y el 100; pero si me dieran a escoger entre el actual decatlón y el heptatlón, escogería este último.

- ¿Hay algún récord de España que aún no hayas batido que te haría especial ilusión batirlo?

- Yo no entreno ni voy a la competición con la intención de hacer récords de España, pero sí que me haría especial ilusión batir el récord de España absoluto de heptatlón (compartido por María Peinado y Laura Ginés con 5.860 puntos) de aquí a unos años.

- ¿Qué entrenadores han guiado tus pasos hasta tu entrada en el CAR?

- Mi primer gran entrenador fue Pere Suñé, él sentó las bases de lo que actualmente soy. Además de lo que hizo por mí a nivel deportivo, también me formó como persona y siempre que logro algo importante mi corazón está con él. Con Álvaro Javier Fernández empecé haciendo solo altura y cuando tuve que elegir qué disciplina hacer no sabía por cuál decantarme porque yo quería hacerlas todas, así que empecé con las combinadas. Alvaro ha sabido mantenerme en un buen estado de forma en el momento clave, me ha 'aguantado' en mi adolescencia y hemos creado un vínculo de complicidad más allá del ámbito deportivo. Ahora en el CAR entreno con Fernando Martínez.

- ¿Cómo ha sido la decisión de entrar en el CAR, qué has valorado especialmente? En el poco tiempo que aún llevas ahí, ¿qué cambios más grandes has notado en el día a día?

- Hablando con los responsables del sector pensé que debía cambiar al alto rendimiento; tanto en el CAR de Madrid como en el de Sant Cugat iba a tener las condiciones ideales para continuar mi progresión, aunque la federación ha considerado que, por criterios de proximidad, era preferible que viniera a Sant Cugat. Los cambios son notables, voy asimilando poco a poco el estar interna y, en cuanto a los entrenamientos, estoy contenta porque están adaptados al horario escolar y me permite entrenar por la mañana, que es una cosa que me encanta. También estoy rodeada de un gran equipo de profesionales médicos, que anteriormente no estaban coordinados y ese aprovechamiento de tiempo puedo dedicarlo a estudiar o descansar.

- ¿Esperabas la recepción en el Ayuntamiento de Hospitalet que recibiste unos días después de tu título mundial, qué recuerdas de ese día?

- No, para nada. Fue una gran sorpresa, cuando fui solo me esperaba un saludo de la alcaldesa y no una recepción formal. Todos fueron muy atentos y agradables y me preguntaron sobre mi experiencia y mis expectativas. También me hizo especial ilusión recibir la bandera de mi pueblo, que me entregaron en las fiestas patronales. Tampoco me esperaba el gran impacto mediático y la gratitud y felicidad de la gente.

- ¿Qué atletas te sirvieron de inspiración en tus inicios o te inspiran en la actualidad y por qué?

- Mi ídolo es Usain Bolt, sin palabras, es indescriptible. Ashton Eaton es un claro ejemplo a seguir para mí, porque demostraba superación y disciplina dentro de la pista. Caterine Ibargüen, gran dominadora del triple, que sabe transmitir todo su coraje. A nivel español, mis dos grandes ídolos son Jorge Ureña y Ruth Beitia, por su afán de superación y el hecho de no rendirse nunca y también todos aquellos que me hacen disfrutar del atletismo.

- Por último, la estadística es fría pero demoledora: solamente un pequeño porcentaje de los juveniles y Juniors exitosos acaban plasmando ese potencial en categoría senior y alcanzan los logros que todo el mundo espera de ellos, ¿cuál es tu 'plan' para derrotar a esa estadística y ser, dentro de unos años una atleta senior consolidada de nivel internacional?

- Sí, ya sé, mucha gente me lo dice, que lo importante es llegar a absoluto y mantenerse el mayor tiempo posible. Yo ya he dado un pequeño paso, que es dejar mi familia, mi casa, etc, para dedicarme al atletismo; mucha gente confía en mí, yo tengo ganas y lo más importante es que disfruto. No puedo imaginar mi vida sin el atletismo, forma parte de mi forma de ser, de mi forma de sentir y eso se lleva dentro.

Yo quiero entrenar, competir y ganar, y ¡sé que puedo llegar!

MARÍA VICENTE GARCÍA
Fecha y lug. Nac: 28 de marzo de 2001, Barcelona
Estatura y peso: 1,78m 68 kg
Entrenador: Fernando Martínez
Club: ISS L'Hospitalet
Estudiante de: 1º de Bachillerato científico
Marcas:
Heptatlón (Jv): 5612p (RE)
100m vallas (0,76) (RE)
Longitud: 6,05m
200m: 24.00 (+0,6)

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo
Su temporada 2016/2017
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia











Junto a quien ha sido su entrenador hasta ahora Alvaro Javier Fernández-Dávila
Junto a quien ha sido su entrenador hasta ahora Alvaro Javier Fernández-Dávila
























© Copyright 2017 / RFEA 1997-2017. Reservados todos los derechos.
| Política de Privacidad |