Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 10 de octubre de 2017   ENTREVISTA WEB 8/2017
La atleta gerundense se sincera: No he conseguido mis objetivos al aire libre en 2017, pero ha sido un año muy positivo para mi carrera deportiva.
Esther Guerrero: "Quiero ir a las grandes citas internacionales en el 1.500"

Por : Miguel Villaseñor


Me pongo en contacto con Esther Guerrero para concertar la entrevista que os disponéis a leer y la gerundense se pone de inmediato a mi disposición, dándome todas las facilidades, cosa que le agradezco de corazón. Esther es mujer sencilla, modesta, tranquila, muy educada, amabilísima y siempre sonriente, una persona con la que en seguida estableces una cercanía muy agradable.

Es una atleta con fuerza, con coraje, con determinación, que demuestra cada vez que compite con su ya característica garra y su capacidad de lucha. Y después de hablar con ella llego a la conclusión de que esa fuerza proviene precisamente, como ocurre con muchos grandes atletas, de la sencillez, la sensatez y la lógica con la que afronta su vida y su carrera deportiva. Me llevo la impresión de que Esther Guerrero es una atleta muy feliz con lo que hace, feliz hasta cuando las cosas no van como había planeado, y que disfruta del atletismo en todas sus facetas.

Antes de que formule mi primera pregunta, Esther nos agradece que hayamos contado con ella para esta entrevista. El agradecimiento es recíproco.



Le pido que analice su temporada de 2017, con su gran temporada indoor y el sexto puesto en el europeo de Belgrado, su participación en el mundial de Londres tras conseguir una mejor marca personal: "Este año ha sido de gran aprendizaje para mí. Ha habido dos partes muy distintas. En la temporada de invierno conseguí la mínima para Belgrado en la primera competición y me centré en llegar bien a esta cita. Disfruté mucho de todas las competiciones indoor, no tuve ninguna presión de marcas y estar en la final de Belgrado, además de una enorme alegría para mi, ha sido mi mejor resultado internacional, y lo mejor de mi 2017. Además creo que no sólo el puesto, la vivencia no sólo de estar presente en una gran cita continental, sino a la vez disputarla y sentirme competitiva, me hicieron crecer.
Sorprendentemente me planté en la temporada de aire libre con ganas de mejorar y con objetivos más ambiciosos. Primero estuve en Sierra Nevada, haciendo una estancia en altitud por primera vez en mi vida deportiva, y aprendiendo de cada momento y conociéndome mejor. Después, ya lo sabes, Miguel… un sinfín de competiciones hasta, por fin, a mediados de julio conseguir la marca necesaria para estar en Londres.
Londres fue la conclusión a muchos 800 buscando bajar de los 2 minutos sin conseguirlo. Algunos a la desesperada y otros con un poco más de cabeza, creo sinceramente que he aprendido mucho de mis capacidades en carrera, de mis opciones, de mis puntos fuertes y de mis puntos débiles y sobretodo… este verano he crecido a nivel internacional, me he dado a conocer, he vivido grandes competiciones y he perdido cierto miedo a mis "rivales".

¿Has cumplido tus expectativas? "No, no he conseguido mis objetivos atléticos pero, pensándolo fríamente, creo que he ganado otros aspectos que me van a ayudar en el futuro". ¿Y qué ha sido lo peor del año? "Lo peor del año fue no poder terminar la temporada con un 1.500 en Rieti. La cancelación del mítin que se tenía que celebrar en Italia a principios de septiembre me dejó un año más sin poder experimentar en la distancia superior".

En los últimos años has ido rebajando tu marca poco a poco, acercándote progresivamente a los 2 minutos, acabas de aludir a esta "pregunta del millón". Creo que has valido menos de esos dos minutos en algunos momentos, ¿estás de acuerdo? "Mi entrenador ha llegado a hacer estudios de los metros que había hecho por fuera para que me diese cuenta de que sí que podía bajar de los dos minutos. A mí personalmente me gusta que la gente hable de si voy a bajar de los dos minutos o no, yo pienso que estoy en el camino. No puedo decirte si será la temporada que viene o nunca. Llevo dos años sin encontrar la carrera ideal al aire libre y en este sentido creo que me ha faltado un poco de suerte.
De todas formas, ojalá esta temporada me encuentre como las anteriores o mejor, y para esto tengo que seguir trabajando como ahora o más, de momento las lesiones me están respetando, pero todas las temporadas son diferentes. Ahora bien, poder estar con opciones de conseguirlo es muy, muy, muy emocionante. En este sentido creo que soy un poco afortunada".

Te prodigas muy poco en los 1.500 metros… ¿vas a disputar más esta prueba en un futuro? Ya nos has comentado ese 1.500 fallido de Rieti. "Pues sí, a partir de este año me vais a ver mucho más en esta distancia. Llevo años sin correr un 1.500 porque la programación de la temporada no me lo ha permitido. Pero una de las cosas de las que me he dado cuenta esta temporada al aire libre es que a nivel internacional me falta una puntita de velocidad necesaria para disputar campeonatos internacionales en la prueba de 800 y ahora disputar campeonatos internacionales es lo que me motiva.
Mucha gente lleva años diciéndome que se me da bien correr por arriba y que el 1.500 me podría ir bien pero a mí me gusta correr los 800, me gusta entrenarlo y prepararlo y me gusta la sensación que produce. Ahora bien, quiero ir a grandes citas internacionales y sentirme competitiva y creemos que en una distancia superior, siempre que me adapte bien, podré estar más arriba en carreras de campeonato. Mi estancia en Sierra Nevada y algunos tests que he hecho me indican que así podría ser. Pero nunca se sabe".

Al contrario que muchos atletas de lugares pequeños, que se trasladan a ciudades y a centros de alto rendimiento, tú has permanecido en tu Banyoles natal, ¿por qué? "Porque las condiciones de mi vida personal y laboral me han llevado a quedarme aquí." ¿Y en qué te ha podido beneficiar esta circunstancia? "Seguramente esto ha tenido repercusiones positivas, como las que son tener un entrenador y grupo de profesionales que están creciendo a mi lado con la misma ilusión que yo, y poder tener una vida laboral y personal estable." ¿Y en qué te ha podido perjudicar? "Sí, puede haber habido cosas negativas, como el hecho de que mis mayores éxitos y mejores marcas me han llegado de más mayor que a la mayoría de atletas.
Ahora bien, no cambiaria mi situación por la de estar en un Centro de Alto Rendimiento. Me gusta la vida que llevo y disfruto mucho del atletismo. Corro y entreno porque me gusta y disfruto haciéndolo. Puedo permitirme el lujo de decir que es un hobby para mí, mis ingresos y mi vida no dependen de lo que consigo o no consiga compitiendo, y esta libertad me está generando una ilusión y ambición que cada vez es mayor".

Le digo a Esther que tiene una forma de correr que ha sido elogiada por todos y que entusiasma a los aficionados, por su actitud, su garra, su capacidad de lucha, por darlo todo en la pista. Ella le resta importancia: "Creo sinceramente que no tengo nada especial con respecto al resto. Es verdad que mi forma de correr ha sido muy elogiada pero al final es el reflejo de salir a competir disfrutando. Yo, y todos los atletas, pasamos muchísimas horas dedicadas a ser un poco mejor, a rascar décimas, segundos, metros o centímetros y al final, cuando salimos a competir, queremos conseguirlo. Cada uno tiene una forma distinta de afrontar la competición. Si le dedicamos tantos esfuerzos y horas, ¿por qué no salir a por ello? Cada competición es una oportunidad de avanzar… si no lo afrontamos así, no conseguiremos avanzar y esa es mi ambición y la de muchos".

Le pido que me cuente su eliminatoria de Río de Janeiro, aquella carrera con la que a muchos, yo el primero, se nos pusieron los pelos de punta: "De los Juegos Olímpicos de Río guardo un buen recuerdo. Mi objetivo era participar. Mi marca se situaba atrás en el ranking pero tenía la marca requerida para los Juegos desde hacía un año y había pensado mucho en ese día. Además venía de hacer los mejores entrenamientos que he hecho nunca, puede que mejores que este año, y tenía ganas de conocer mi tope tras una temporada sin encontrar la carrera ideal. Corría pensando que me pasarían y me ganarían, después de esa carrera ya no he salido nunca más con este pensamiento. En dos minutos poco se puede pensar, así que corrí por lo que sentí. No estaba planeado". ¿La eliminatoria de Río marcó un antes y un después en tu carrera deportiva? "A nivel interno he tenido bastantes antes y después. A nivel mediático el primero fue en Antequera 2015 cuando gané el campeonato de España indoor, el segundo fue en Río de Janeiro".

El nivel de élite internacional del 800 ha subido mucho en los últimos años, con muchas atletas de muchos países distintos, ¿te ves en un futuro cercano más cerca de las más grandes? "Después de este año pienso que puedo mejorar en carreras rápidas y suicidas desde el principio, creo que puedo correr por debajo de los dos minutos pero a la vez, pienso que no tengo potencial, ahora mismo, por correr por debajo de 1'58. Esta es la razón por lo que pienso que puedo ser más competitiva a nivel internacional en otra distancia. De todas formas, estoy trabajando para mejorar mi fuerza y mi velocidad y deseo conseguirlo".

¿Cómo llevas el hecho de tener que perseguir la mínima para el gran campeonato del año durante varias semanas? ¿Cómo afrontas esto psicológicamente? No me había pasado nunca hasta este verano. Tardé mucho (en conseguir la mínima para Londres), muchas carreras, muchos dicen que demasiadas… pero mi objetivo era hacerla y tenía que intentarlo hasta que se acabara el plazo. No tengo una situación fácil para encontrar carreras: mi nivel no me permite asegurarme grandes mítines internacionales.
Sinceramente para mí fue una motivación, entrenaba con ganas de conseguirla, lo deseaba, y competía con ganas de correr. La logré la semana del 10 de julio. Una semana antes del Campeonato de España y creo que lo supe llevar bien hasta este momento. Una vez conseguida, y visto en este momento, pienso que al conseguirlo me vino un poco de bajón. Nada del otro mundo pero es cierto que me relajé y el cansancio estuvo más presente".

Le pregunto a Esther si es fuerte mentalmente y si sigue algún entrenamiento de tipo psicológico. Su respuesta es sencilla: "No sé si soy débil o fuerte mentalmente. No sigo ningún entrenamiento psicológico. Me gusta la competición y entreno para competir. La mayor seguridad me la da mi entrenador, la gente que me ve entrenando todos los días y la experiencia en diferentes competiciones".

Destacaste mucho en categoría júnior y promesa, sobre todo en títulos más que en marcas, ahora tienes 27 años, ¿pensabas cuando tenías 20 que ibas a llegar en el lugar donde estás ahora? "No, no para nada. El atletismo siempre ha sido un hobby para mí. Ahora también pero hace cinco años decidí priorizarlo y he descubierto que conlleva una forma de vida que me encanta y por eso lo sigo compaginando.
En categorías inferiores corría porque corría, no entrenaba apenas y el atletismo no era una prioridad. Ahora sí lo es. Ahora lo vivo, lo disfruto más y deseo estar arriba. Que desees llegar es fundamental para llegar. Si lo deseas puedes o no conseguirlo, si no lo deseas, por muy bueno que seas o mucho que entrenes, creo que es difícil".

Le comento algo evidente, que en España es la "jefa" absoluta del 800 femenino en los últimos tres años. Ella, siempre modesta, le resta también importancia: "He ganado los campeonatos de España los últimos tres años pero eso no significa que sea la jefa. En atletismo la gente va y viene y estos años he tenido la suerte de estar arriba. Por superior que seas en marcas los campeonatos siempre son campeonatos y existe competencia.
Yo de un año para otro mejoré cuatro segundos. Nadie contaba conmigo hasta que de repente de 2'07'' pasé a 2'03''. Todas las atletas tienen su historia, le dedican más o menos y lo compaginan como pueden. Ahora mismo yo estoy en la situación ideal, tengo unas ayudas y un nivel que me permite tener ventaja sobre las demás, el camino no ha sido corto pero… lo difícil es la situación de chicas de 2'06'' a 2'03''. En cualquier momento pueden dar el salto, no sé cómo ni desde cuando están trabajando… cada una tiene una historia y condiciones diferentes. Pero una cosa esta clara, y es que no tienen tantas facilidades como las que yo tengo ahora mismo".

Volvamos a tu entorno, cuéntanos algo de Joan Lleonart, tu entrenador, estás a sus órdenes hace cinco años. Con él ha cambiado completamente tu carrera deportiva… "Con él ha cambiado todo por completo. Después de terminar los estudios y con una vida más estable decidí que, como podía compaginarlo, quería entrenar más y con Joan apostamos juntos en esto. Antes entrenaba muy poquito, nunca había entrenado más de cinco sesiones semanales y los entrenamientos eran muy básicos, un complemento a mi vida diaria. Cambiamos todo. Y mi vida diaria se transformó en un complemento a los entrenamientos".

¿Qué otras personas forman parte de tu "equipo" y te ayudan en tu preparación? "Además de Joan, sin el apoyo del Club Natació Banyoles, donde trabajo y entreno, sería imposible tener tiempo para todo. Me han respetado siempre: entrenamientos, tiempos de descanso, competiciones y concentraciones. Básico para compaginarlo todo. Además en Banyoles no entreno sola. Tenemos un grupo de entrenamiento abierto, salimos siempre a la misma hora, y todos los días se apunta a salir con nosotros quien quiera. El hecho de estar en una pequeña ciudad lo hace todo muy familiar y el ambiente es muy sano y agradable. En época de competición, cuando voy a entrenar en la pista de Olot, son los hermanos Congost, Pau y Nil, los que me ayudan con los ritmos y vienen conmigo. Son muy importantes y juntos estamos creciendo mucho. Sin ellos no sacaría todo el rendimiento que estáis viendo.
Aquí también tengo un médico que me asesora, Jordi Sitjà, y el año pasado empecé a trabajar con Xabier Leibar (Doctor en Medicina Deportiva y Responsable del Centro de Perfeccionamiento Técnico de Fadura) y Yolanda Reyes (nuestra antigua atleta internacional, licenciada en INEF y entrenadora nacional). Xabier me ha asesorado a nivel fisiológico. Ha estado analizando mis capacidades y mis opciones, y la información sacada ha sido de gran utilidad para que Joan pudiera ajustar los entrenamientos en algunos aspectos muy concretos. También me ha llevado la suplementación y me ha guiado en mi estancia en altitud. Yolanda, por su parte, me ha hecho la programación de la fuerza y todo el trabajo de técnica y trabajo de complementación como es el core. Mi valoración es muy positiva. Nunca antes había trabajado estos complementos y el aprendizaje es enorme. Además, su implicación y su dedicación y amor al atletismo se nota en la forma de transmitirlo. Ahora solo me falta adaptarlo a mi manera de correr e interiorizarlo... ¡que no es fácil!
Además he de nombrar a mi fisioterapeuta Albert Viure y también a mucha gente que de manera anónima me está dando herramientas para mejorar. Ser de una pequeña ciudad tiene muchas ventajas en este sentido y me siento muy afortunada de ello".

Había leído que tu día a día era complicado, no paras, cuéntame un poco: "No, no, Miguel, mi día a día no es complicado. Tengo la suerte de poder hacer lo que me gusta y además compartirlo. En el Club Natació Banyoles estamos creando una sección de atletismo muy saludable y que cada día está creciendo más. Esto es muy enriquecedor, lleva trabajo y lo sabréis muchos, pero no estoy sola en ello y, aunque a veces es estresante, me enriquece mucho. Esta circunstancia de no estar siempre centrada en tu propio entrenamiento como muchos atletas de élite, ¿puede ser beneficiosa? "Sí, Joan y yo creemos que es muy positivo para mí, el no estar todo el día centrada en lo mío. Además, tengo tiempo de todo, es cuestión de organización. Me falta vida social, es verdad, pero he decidió apostar a esto y es lo que me hace feliz ahora".

Ya para terminar, la temporada internacional de 2018 se presenta con un mundial indoor y un europeo al aire libre, también unos Juegos del Mediterráneo en Cataluña… "Si las lesiones me respetan, ojalá, quiero ir a todo".

Pues allí, en la temporada de pista del 2018, te veremos y te animaremos, Esther, seguiremos disfrutando con tus carreras, no nos queda más que decirte… ¡mucha suerte!



Enlaces relacionados:

Toda su temporada 2016/2017
Historial Deportivo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia











































© Copyright 2017 / RFEA 1997-2017. Reservados todos los derechos.
| Política de Privacidad |