Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo
    Portal del Atleta     ACCESO | REGISTRO           @atletismoRFEA        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 25 de septiembre de 2017   ENTREVISTA WEB 7/2017
El responsable de Desarrollo y Tecnificación del Comité Técnico habla del I Foro Generación Atletismo
Mateo Cañellas: "es nuestro deber cuidar a los talentos deportivos, tanto atletas como entrenadores".

Por : Emeterio Valiente


Este próximo fin de semana, el aula magna del madrileño INEF será testigo del I Foro Generación Atletismo, que contará con 8 apasionantes ponencias impartidas por la flor y nata de nuestro deporte; para comentar aspectos relativos al Foro hemos conversado con uno de sus coordinadores, Mateo Cañellas, el ilustre balear que regresa este fin de semana al lugar donde cimentó su título de Campeón de Europa Júnior de 1500, allá por 1991, aperitivo de sus dos grandes medallas internacionales, la medalla de plata del Mundial indoor de Barcelona 95 y el título de Campeón de Europa un año después en Estocolmo.

o Mateo, ¿por qué y con qué objetivos generales nace este primer Foro Generación Atletismo?
Este primer foro es el umbral de un ambicioso programa destinado a formar y desarrollar a deportistas, entrenadores, gestores económicos y núcleos de entrenamiento. Es decir, desarrollar todo aquello que haga posible que sea un sistema, y no la suerte o la casualidad, lo que posibilite que nuestros atletas lleguen a la élite mundial.

o ¿Podría decirse que este programa persigue, de forma muy especial, la potenciación de la figura clave en el atletismo que es el entrenador, cuál es el plan para conseguir más entrenadores de gran nivel?
Una gran parte del esfuerzo irá encaminado a los entrenadores, pero en su conjunto irá destinado a potenciar lo que consideramos la unidad básica deportiva que llamamos 'núcleo de entrenamiento' (entrenador-atletas-centro de entrenamiento-gestor económico), diferenciado por etapa de crecimiento (iniciación-desarrollo-perfeccionamiento y maestría) y sector/prueba. 
Definirlos, localizarlos, evolucionarlos/mejorarlos y aumentar su número será uno de los principales indicativos de que vamos mejorando las posibilidades de que cuando un talento, que es un bien escaso y precioso, llegue al atletismo, tenga más posibilidades de llegar a la élite.

o ¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en este proyecto?, ¿crees que la formación online puede llegar a ser tan efectiva como la presencial?
No tenemos que hablar de sustitución, sino de complementariedad. Está claro que 'tocar' el atletismo es básico, pero también un sistema de distribución de conocimientos capilar. Hay que poner los contenidos técnicos homologados por la RFEA al alcance de todos los entrenadores; en mi opinión, en internet hay mucha 'paja' y mucho falso gurú; después habrá que ayudar a evolucionar a los entrenadores cuando hayan alcanzado cierto nivel técnico. Aquí será cuando la formación tanto 'in situ' como en concentraciones ha de aumentar, de ahí el dividir las etapas de desarrollo de un atleta en diferentes fases y actuar de un modo diferente en cada una de ellas, no solo en función de su desarrollo físico sino también en función de las necesidades de conocimiento técnico, económico y de instalaciones que se requieran.

Es evidente que solo una pequeña parte de los atletas que demuestran tener un talento infinito en categorías menores llegan finalmente a plasmar ese potencial en categoría senior, no parece tener sentido abandonar cuando se acerca la posibilidad de ser bueno 'de verdad'... ¿por qué es tan complicado llegar a la élite?, ¿hay un plan definido para evitar el abandono tras la categoría júnior? 
Más que un plan, digamos que tiene que haber un sistema que aumente las posibilidades de que el abandono no ocurra. Siempre habrá circunstancias incontrolables (trabajo, lesiones, estudios…) que lo provocarán, pero existen otras que sí son controlables, como la formación de técnicos de edades tempranas, estímulos graduales de motivación, educación del entorno -padres, por ejemplo-, etc. Lo que tenemos que crear son unos itinerarios por etapas de desarrollo, género y sector que permitan detectar y acompañar a los talentos, - que ¡ojo! en su mayoría pueden estar aún lejos de los primeros lugares en esas categorías menores - desde su etapa inicial hasta la de alto rendimiento. Y no estamos hablando solo de ayudas económicas a todos los entrenadores de atletas destacados en categorías menores (es lo primero que algunos piden, cosa que es inviable, innecesaria y muy lejana a la problemática real del abandono) sino de posibilitar que en cada etapa se haga lo que se tiene que hacer para que el atleta pueda llegar y no tenga un 'queme' prematuro, ya sea físico en forma de lesión o sobre todo psicológico por haberle enfocado demasiado pronto hacia una metodología de búsqueda de resultados y/o victorias con todo el proceso de entrenamiento específico y presión que ello conlleva. 
De ahí parte la necesidad de formar a los entrenadores para que sepan qué hacer y no entren en el juego del ego de las victorias fáciles en categorías menores y también a los padres, para que sepan discriminar la paja del grano en el mundo atlético cuando tienen un talento en casa. Los talentos son nuestros diamantes y hay que cuidarles, pero para ello hay que tener grandes joyeros (entrenadores) que sepan cuidarlos y pulirles, y que a su vez estén apoyados y sobre todo reconocidos: tienen que ser las referencias homologadas dentro del caos de cantos de sirenas del entrenamiento deportivo en categorías menores. 
En el Programa de Desarrollo Generación Atletismo, sabemos que, así como no todos los atletas son talentosos, tampoco lo son todos los entrenadores, no todo el mundo vale. Todos tienen que tener las mismas posibilidades de llegar a serlo, pero solo los finalmente aptos debido a sus conocimientos, experiencias, filosofía y modo de hacer en el entrenamiento (resumidos en una serie de criterios elaborados por muchos) han de formar parte de este programa. Es nuestro deber cuidar a los talentos deportivos (atletas y entrenadores) y hacer que estos tengan todo lo necesario – dentro de un orden y sin fantasías imposibles - para poder llegar. Pero repito, así como los resultados discriminan a los atletas, nuestra 'visión de lo adecuado' tiene que discriminar también a los entrenadores.

o La presencia de una psicóloga en el Foro confirma la importancia que se le concede al aspecto mental en la carrera deportiva de un atleta, ¿dirías que la diferencia básica entre los que llegan a la élite y los que abandonan en el camino es, sobre todo mental (más que física)? 
Sí, no solo en la carrera de un atleta sino en la formación de un joven. En edades tempranas tenemos que tener claro que trabajamos y formamos a personas. Creo que es un gran error, no solo deportivo, enfocar a los jóvenes deportistas hacia la condición de que el éxito es solo ganar o ser el mejor. Eso suele ser más una filosofía de padres proyectistas o entrenadores con necesidades de ego o económicas, potenciada por la fiebre del 'running'. 
Si en categorías menores enfocamos el entrenamiento de esta manera posiblemente tendremos a un deportista que acabará odiando el deporte y, lo que es peor, a una persona amargada en la vida, ya que solo unos pocos elegidos ganan. La motivación en etapas iniciales ha de ir más enfocada a la tarea, a divertirse y disfrutar del atletismo, más que a la búsqueda de la victoria. Esta tiene que ser incorporada en la progresión atlética poco a poco y solo a determinados deportistas. 
Por otro lado, esto no significa que el joven deportista tenga que jugar en etapas iniciales y entrenar en etapas superiores, sino todo lo contrario. El atleta tiene que entrenar siempre, lo que ha de cambiar es el contenido, la orientación y el modo de hacerlo, entendiendo entrenamiento de jóvenes como un proceso programado y sistematizado en el tiempo para llevar a un atleta de un estado inicial de inmadurez y poco rendimiento, a un estado de madurez y alto rendimiento deportivo. El desarrollo psicológico es tan importante como el desarrollo físico, adelantar las etapas suele tener los mismos resultados negativos.

o Con 18/19 años los atletas llegan a la universidad y ahí se produce una gran criba entre nuestros jóvenes talentos; ¿por qué en países como EEUU se comenta que es más fácil combinar estudios y deporte que en España?
Son países y culturas deportivas diferentes. En EEUU el problema es el paso de la universidad al alto rendimiento, ahí es cuando ellos los pierden, aunque ellos tienen la ventaja de, al retrasar el momento del abandono masivo, los talentos ya han tenido la oportunidad de desarrollarse adecuadamente. 
El sistema que se ha de buscar en España debe ser uno por el cual ser deportista sea sinónimo de tener más oportunidades de formarse como profesional. Hay que llegar a acuerdos con universidades y empresas para cogestionar la carrera de un deportista mejorando su formación/experiencia laboral para que cuando vuelva a la vida activa ‘normal’ tenga una buena empleabilidad. Tenemos que conseguir que ser atleta sea una ventaja, no un inconveniente. 
Por otro lado, esto se relaciona directamente con el problema de la especialización prematura: creo que los ciclos de formación de los deportistas han de ser más largos, los atletas han de estar en fase de formación durante la universidad, es después de ella cuando han de buscar el máximo rendimiento. Si precipitamos una especialización temprana, abocamos a los deportistas a dejar los estudios para intentar destacar. Ahora un deportista llega a los 35 años en activo, aprovechémonos de ello. Retrasemos las necesidades de rendimiento temprano para que cuando se arriesguen a ser atletas de alta competición ya sean profesionales cualificados con un currículum potenciado por los valores y actitudes desarrolladas gracias al atletismo. De esta manera, si un talento, por lo que sea, no llega, no será un juguete roto más.

o ¿Cómo se va a desarrollar, o se desarrolla ya, el programa de detección de talentos en colegios?, ¿se descubren realmente chavales con potencial de llegar muy alto?
No, no se descubren, el sistema no es tan sencillo; en los colegios se descubren jóvenes destacados, pero aún no se sabe si serán o no talentos deportivos. Solo una monitorización a medio plazo puede posibilitar detectarlos. Por ello, el proyecto de monitorización de la RFEA, dentro del plan de desarrollo, es muy ancho en su base y con periodos de repetición frecuentes. 
En edades tempranas conviven tres tipos de jóvenes deportivamente destacados, los talentos, los de maduración anticipada, y los de entrenamiento específico adelantado. Los talentos suelen estar algo escondidos aún. De ahí la complejidad de lo que pretendemos hacer, aunque gracias a Miguel Vélez y su equipo, parece incluso sencillo, pero no lo es; este tema será una de las ponencias del foro.

o ¿Crees que es positivo que un joven cambie cada cierto tiempo de entrenador, por el potencial enriquecimiento que ello supone o es preferible que sea un mismo técnico el que guíe su carrera aprovechando, cada vez más, el profundo conocimiento que llega a tener de su atleta?
Todo entrenador tiene derecho a entrenar a un gran atleta, pero todo atleta tiene derecho a ser entrenado por un gran entrenador. Esta afirmación conlleva que al final el límite lo marcará las posibilidades de dedicación del entrenador, ya que profesionalizar a todos es una idea más que utópica. En un principio hay que posibilitar en la medida que se pueda que los entrenadores crezcan con el atleta, aunque también hay que evitar que este ‘muera’ junto a él. Buscar ese equilibrio es difícil pero, como hemos dicho, el talento es un bien precioso y hay que cuidarle. Yo no soy partidario de los cambios por moda o nombre. También estoy en contra de entrenadores ‘buitre’, en categorías menores y entrenadores especializados en crear campeones cadetes (sub-16 ahora), sin ningún tipo de recorrido futuro. 
Creo en la igualdad de oportunidades en el inicio, realistas con los medios necesarios y disponibles por etapas de crecimiento y en el buen hacer de la inmensa mayoría de entrenadores; pero también soy totalmente consciente de que el que se tenga un talento deportivo es fruto de la casualidad y/o suerte y que ello no supone un contrato de propiedad en exclusiva. Si el entrenador no quiere o puede, ese entrenador llegará un día que no será el idóneo para seguir con el atleta. Pero repito, hay que ayudar en la medida de lo posible (que no significa para nada dar recursos económicos indiscriminadamente al entrenador, que suele ser la gran excusa de los que quieren retenerlos a toda costa) para que pueda crecer junto a él y por ello el aumentar el número de núcleos de entrenamiento por etapa y sector es unos de los parámetros de control del éxito de este programa.



Enlaces relacionados:

Más información I Foro Generación Atletismo.
Inscríbete en el I Foro Generación Atletismo.
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























© Copyright 2017 / RFEA 1997-2017. Reservados todos los derechos.
| Política de Privacidad |