Lunes, 23 de Octubre 2006 ENTREVISTA WEB Índice Entrevistas Inicio Web RFEA
Entrevistamos a José Luis Martínez, responsable del sector de combinadas, que hace balance de la temporada

"El resultado final es fruto del entrenamiento silencioso, continuado y meditado"

Por:Ignacio Mansilla

    Si hay una especialidad difícil en el mundo del atletismo esa es la de las pruebas combinadas. Mantener la concentración durante los dos días de competición y no fallar en ninguna de las pruebas individuales se antoja un objetivo más que complicado. Igualmente trabajosa se presenta la tarea de analizar en unas breves líneas todos los factores que influyen en el rendimiento final dentro de una combinada, pero creemos haber hablado con la persona idónea para ello, José Luis Martínez. Nuestro interlocutor lleva al frente del sector desde hace varias décadas y por tanto conoce a la perfección todos los aspectos técnicos y psicológicos que determinan el éxito o el fracaso final en una prueba combinada:

   José Luis, ¿qué balance realizas de tu sector en esta temporada que termina?
"Tenemos varios capítulos que analizar: en el de competiciones internacionales el balance es bueno en Copa de Europa, tanto en la Superliga masculina donde el equipo fue quinto consiguiendo mantenerse en la élite continental, como en la Copa de Segunda División femenina donde las chicas consiguieron el ascenso con actuaciones destacadas de atletas como Ana Capdevila o Ruth Unzu. Después los Iberoamericanos de Ponce fue una competición relativamente fácil para nosotros en cuanto a pruebas combinadas, mientras que el Campeonato de Europa fue una cosa distinta. En Göteborg los atletas estuvieron muy por debajo de su valor real, por diferentes razones que ellos luego expusieron.
    Dejando a un lado estas competiciones internacionales debemos referirnos también a unos Campeonatos Nacionales de todas las categorías con unos resultados medianos; no ha habido buenos resultados en general a excepción de Agustín Félix en Zaragoza, donde batió claramente su marca personal".

   ¿A qué atletas destacarías dentro del sector en este 2006?
- "En hombres creo que se puede destacar principalmente a Agustín Félix por lo antes citado, el resto no ha estado muy bien. Mientras, en mujeres hay varias atletas que han mejorado su marca metiéndose entre las mejores de todos los tiempos, cosa que es muy de valorar. Y poco más, no es un año del que podamos presumir".

   Las principales competiciones de la temporada fueron el Campeonato de Europa de Göteborg y las Copas de Europa de combinadas. ¿Se cumplieron los objetivos que os habíais planteado en estas competiciones?
- "Hablar de objetivos en el mundo del atletismo es un tema muy arriesgado. Una cosa es que tú aspires a unos objetivos pero luego está el nivel de expectación. El voluntarismo en el atletismo no es buen camino, nuestro deporte se basa en realidades. De todas maneras no creo que se hayan cumplido los objetivos y además es muy difícil cumplirlos todos los años. En un deporte que es paramétrico, donde hay tantos países en liza (en este momento 212, más que en cualquier otro organismo internacional) encuentras que hay muchísima gente que puede sorprender en cualquier momento.
    Por otro lado, y esto es una autocrítica, creo que tenemos poca capacidad de reflexionar atleta y entrenador, tranquila pero seriamente, al lado de una mesa, sobre lo que hay que hacer para llegar a una determinada meta. Se deja un poco en el aire y a la buena voluntad, pero está escrito que para correr en tal marca, saltar o lanzar a determinada distancia hay que tener unos parámetros físicos y psíquicos. El resultado final es fruto del entrenamiento silencioso, continuado y meditado. Luego el atleta y el entrenador tienen sus crisis durante el año: enfermedades, desánimos, problemas personales… todo eso se cruza y te desvía del camino. También hay que reconocer que el atletismo es un deporte en el que las condiciones de competición influyen mucho en todas las especialidades pero sobre todo en marcha, maratón y pruebas combinadas. En nuestro caso estar dos días compitiendo con buena climatología y sin ningún bajón psíquico es más que complicado".

   ¿En qué situación crees que se encuentra el atletismo español en la actualidad?
- "El atletismo es un deporte que es la medida del ser humano en toda su dimensión; por naturaleza, la esencia del atletismo nos dice que no puede haber mucha gente buena en ningún país en una época determinada, salvo contadas excepciones. Nuestro deporte se basa en la búsqueda de lo diferente, de los pocos que son representantes de los límites del ser humano en ese momento de la humanidad. No podemos comparar las características del ser humano en los años 50, 60 ó 70 con las del 2006. La Europa de los años 50 venía de una Guerra Mundial muy dura, donde la sociedad estaba en lucha consigo mismo y contra sus propias carencias, hoy en día por contra nuestro continente se ha acomodado y está triste atléticamente hablando. Ésto no ha pasado en África y en otras zonas del planeta.
    No creo que en nuestro país estemos en crisis. Es cierto que a cada sector nos gustaría tener una Marta Domínguez, un Manuel Martínez o un Yago Lamela por poner un ejemplo, pero los "Lamela" salen una vez cada cien años. Tenemos una organización que supera nuestro contenido, porque hablando de deportistas de élite el número de practicantes en atletismo nunca puede ser grande. Cuando yo corría hacían la mínima para los Juegos Olímpicos 10 ó 12 atletas y ahora la hacen 50, por tanto nos encontramos en una situación privilegiada para lo que ha sido nuestra historia. Durante los diez o quince últimos años hemos tenido una cosecha de medallas excepcional, eso es algo muy difícil de mantener. Lo mires por donde lo mires sólo hay un ganador, aunque los aspirantes sean millones. Muchos quieren ser unos pocos, los diez mejores del ránking seguirán siendo siempre diez.
    La única crisis en la que estamos es de pensamiento y reflexión, tenemos que buscar gente que quiera ser más distinta de lo que es ahora. Tenemos atletas muy dotados pero que simplemente quieren ser y en cuanto llegan al nivel de acudir a un Campeonato del Mundo o unos Juegos Olímpicos un alto porcentaje de los mismos sólo se conforman con seguir donde están; sin embargo, hay ocho o diez que no se conforman con eso y quieren dar un paso más. Los primeros luchan por la mínima y los otros por ganar. Estos últimos son los que debemos buscar".

   Hablemos ahora de futuro: ¿Cuáles son los valores del sector?
- "En pruebas combinadas tuvimos una década prodigiosa en los años 90, en la que estuvieron nuestros cuatro atletas con más de 8.000 puntos. Tuvimos un subcampeón olímpico y un subcampeón del mundo júnior. Eso es muy difícil que se repita. No debemos vivir del recuerdo pero tampoco olvidar ese dato. Fue una generación excepcional, personas distintas de lo que es el joven normal, física y psíquicamente, sabiendo lo que querían y cómo lo querían. Ahora en este momento no veo nada más que a un atleta que puede llegar a esto, que es Ismael González. Los demás están a un nivel aceptable, conservando el puesto por equipos en la Superliga, lo que es muy meritorio, pero que puedan pasar de 8.000 hablando de futuro al único que veo con posibilidades es a Ismael.
    En categoría femenina tenemos un grupo de chicas que tienen un buen nivel y con una mentalidad de trabajo y que están luchando por llegar al límite de sus posibilidades. En el caso de María Peinado creo que ella misma ha renunciado a llegar a los límites para los que estaba capacitada y esto es una elección personal. Podría haber pasado de 6.000 puntos hace dos o tres años pero cada uno tiene sus proyectos y metas en la vida. Por tanto, no tenemos con vistas al futuro grandes posibilidades de momento. Hay atletas que destacan en categorías menores como es el caso de Eusebio Cáceres, campeón de España cadete, pero es difícil conocer lo que puede llegar a ser un atleta hasta después los 20 ó 22 años, el potencial oculto que tiene un atleta no se conoce, para bien o para mal, hasta que está sometido a la temperatura crítica que supone la competición y el entrenamiento para esa exigencia de la competición. Mencionar a un atleta de 15 ó 16 años como posible gran campeón es hablar por hablar, hay que observarle y seguirle pero habrá que esperar. Las condiciones físicas se suponen pero las que definen son las psíquicas porque todos quieren ser pero muy pocos quieren aprender.
    Nuestra meta futura debería ser acercarnos a esos resultados de la década prodigiosa de la que hemos hablado, algo que se nos antoja difícil porque también en las combinadas a nivel mundial hay una pequeña crisis y las exigencias no son sólo para el atleta sino también para el entrenador. Este último tiene que tener una dedicación total, incluso más que el propio atleta. Debe estar disponible todos los días del año y es difícil encontrar jóvenes entrenadores en esas condiciones. El atleta que prepara combinadas pasa muchas horas en la pista y alguien debe estar al lado del atleta porque si no éste no progresa. Tenemos crisis de vocaciones de entrenador; una cosa es ser entrenador y otra entrenador con vocación. Hay mucha gente preparada pero la experiencia la tienen que adquirir ellos pasando muchas horas con los atletas. Esto no es algo que nos afecte sólo a nosotros sino a todas las combinadas a nivel mundial".

   Por último, ¿qué planes de promoción estáis desarrollando desde el sector?
- "En mi opinión creo que la mejor promoción que se hace de las pruebas combinadas es que haya competiciones, tanto en pista cubierta como al aire libre, de todas las categorías. No es algo que esté haciendo el sector, es una cuestión federativa pero lo más que se puede hacer por encontrar talentos es organizar competiciones. ¿Cómo se captan los talentos de 14, 15 ó 16 años? Poniéndoles a correr, saltar o lanzar y cuanto menos hayan entrenado mejor porque así veremos el talento natural".

    Las palabras de José Luis desprenden la sabiduría que aporta los largos años de experiencia, las muchas horas pasadas en la pista siguiendo a los atletas de combinadas, una especialidad que es en si misma una propia filosofía de la vida, donde los obstáculos y dificultades hacen progresar al individuo y prepararle para el futuro.


Otros temas relacionados:
Comité Técnico de la RFEA
DOSSIER-BALANCE de la Temporada 2005/2006 - PRUEBAS COMBINADAS

José Luis Martínez, responsable del sector de Pruebas combinadas


























Patrocinadores y Colaboradores RFEA