Lunes, 28 de noviembre 2005 ENTREVISTA WEB Índice Entrevistas Inicio Web RFEA
Entrevistamos a Enrique Pascual, entrenador de mediofondo y fondo e insignia olímpica

"Profesionalizar a los entrenadores es fundamental para el mantenimiento de nuestro deporte"
Por:Ignacio Mansilla

    Hace unas semanas entrevistábamos en nuestra página a José Luis Martínez, que el 20 de septiembre había recibido la Insignia Olímpica. Junto a él, otro técnico español recogía este prestigioso galardón, la máxima condecoración del Comité Olímpico Español (COE). Se trata de Enrique Pascual, uno de los entrenadores que mayores éxitos han aportado a nuestro deporte, sobre todo a través de dos de sus discípulos: Fermín Cacho (medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona'92) y Abel Antón (doble campeón mundial de maratón en Atenas'97 y Sevilla'99) y que seguro que nos seguirá dando alegrías en el futuro.

   Enrique, ¿qué significó para ti la entrega de esta insignia olímpica?
"Una gran alegría por el reconocimiento que supone después de muchos años trabajando en el deporte. El que sea un reconocimiento desde el mundo del olimpismo además tiene un valor añadido porque hay algo entrañable, algo mitológico, algo que va más allá de lo contemporáneo y de lo humano".

   Pocos saben que antes de entrenador fuiste también atleta, concretamente pertiguista, ¿cómo fueron tus inicios en el atletismo?
"Empecé haciendo campo a través en el colegio. Después como era buen gimnasta me inicie en la pértiga y estuve entrenando unos años en Madrid con Julio Hidalgo con el que aprendí mucho de la pértiga y por supuesto de los entrenamientos y del trato atletas-entrenador. Para mí fue muy duro dejar prematuramente el salto con pértiga pero después de estudiar INEF en Madrid, decidí estudiar medicina en Soria. Esto me llevó a cambiar la pértiga por el fondo, ya que en mi ciudad no había ninguna instalación adecuada para trabajar en "los saltos". Solamente teníamos campo, hierba y más hierba."

   ¿Cómo se produjo tu transición de atleta a entrenador?
"No ha habido una reconversión como tal. Empecé a entrenar a un grupito de chicos de Soria, sin dejar de ser atleta. Y mantuve esta situación muchos años, hasta que la edad y las muchas actividades diarias me fueron retirando".

   Tu primer gran éxito internacional como entrenador llegó de la mano de Fermín Cacho. Cuéntanos como le descubriste y que destacarías de él.
"Por circunstancias que mejor olvidaré acabé trabajando en el Ayuntamiento de Ágreda como coordinador deportivo. Allí encontré a Fermín con 13 años y poco a poco empezamos a jugar con el atletismo y los resultados fueron llevándonos a trabajar más y más. Las cualidades de Fermín son muchas, por supuesto su aptitud física es extraordinaria, pero si uno quiere ganar necesita tener la cabeza muy clara, ser ambicioso pero sano y tener una capacidad de trabajo sin límite".

   Otro de tus discípulos aventajados fue Abel Antón. ¿Cómo llegó a tus manos y cómo fue su evolución desde mediofondista a maratoniano?.
"Abel estuvo en el primer grupito de entrenamiento que encontré en Soria. Ya competía y obtenía buenos resultados. Estaba entre los diez mejores de España con un entrenamiento mínimo. Entrenaba por el parque en vaqueros, el día que le apetecía. A partir de este momento empezamos a aprender juntos. Paso del fondo corto al fondo por desarrollo personal y por querer estar siempre en los puestos de cabeza".

   Del resto de atletas a los que has entrenado, ¿a cuáles destacarías?
"A Tomás de Teresa, Roberto Parra, Reyes Estévez, José Ángel Lope Antón, Juan Manuel Abad Manteca y todos los que actualmente estoy entrenando que no voy a citar para no olvidarme de ninguno".

   Cuéntanos algo del trabajo que estáis desarrollando en el CAR de Soria
"Estoy fuera del CAR de Soria, "mi sino" en general es estar fuera. Esto me dá independencia aunque pierdes efectividad en muchos momentos. Yo entreno a varios atletas que pertenecen al CAR, esa es mi relación con el mismo".

   Por último, ¿cuál crees que es la situación actual del mediofondo español?
"Hay muchos atletas que pueden dar éxitos y gloria al atletismo español en esta especialidad. Pero a pesar de esto creo que cada vez es más difícil "hacer correr" a los niños, lo que va a ir en detrimento de los resultados en el futuro. Es penoso ver como en un cross en el que hace 10 años salían 250 alevines en estos momentos salen 50. ¡Y que decir de las niñas!. Creo que las estructuras deportivas, federaciones, etc. deben ponerse a trabajar en esta línea. Considero que iniciativas como el Centro de Entrenamiento de Soria pueden ayudar a mantener el atletismo. La idea fundamental es profesionalizar a los entrenadores, de esta forma estarán obligados a trabajar en el atletismo".

    Efectivamente, y tal y como apunta Enrique hay que seguir trabajando en esa línea y a buen seguro que Soria jugará un papel fundamental en el descubrimiento de nuevos talentos para el mediofondo y fondo español.


Enrique Pascual Oliva (Brias, Soria, 31.5.1957) es uno de los entrenadores más destacados en mediofondo y fondo que ha dado el atletismo español. Licenciado en Educación Física, Entrenador Nacional de Atletismo desde 1980. Entre los galardones recibidos a parte de la reciente insignia olímpica, destaca la Gran Orden al Mérito Deportivo (Medalla de Plata).
Por sus manos han pasado algunos de los mejores atletas españoles que han logrado grandes triunfos atléticos, tales como Fermín Cacho (campeón olimpico de 1.500m en Barcelona'92 y campeón de Europa de 1.500m en Helsinki'94 y actual recordman de Europa de 1.500m), Abel Antón (doble campeón del mundo de maratón en Atenas'97 y Sevilla'99 y campeón de Europa de 10.000m en Helsinki'94), Tomás de Teresa (medalla de bronce en 800m en el Europeo de Helsinki'94 y plata en el Europeo en pista cubierta de Glasgow'90) por citar a los más importantes.


Enrique Pascual, entrenador y forjador de grandes campeones.

Recibiendo de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña. Esperanza Aguirre, la Insignia Olímpica, máxima distinción del Comité Olímpico Español.
(Foto gentileza del COE)

Con Fermín Cacho en una conferencia de prensa previa a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Junto a tres grandes campeones que pasaron por sus manos. De izquierda a derecha. Tomás de Teresa, Fermín Cacho y Abel Antón.


Patrocinadores y Colaboradores RFEA