Lunes, 24 octubre 2005 ENTREVISTA WEB Índice Entrevistas Inicio Web RFEA
Entrevistamos a José Luis Martínez, responsable nacional de pruebas combinadas y reciente Insignia Olímpica

"Las pruebas combinadas son una escuela de vida"
Por:Ignacio Mansilla

    El pasado 20 de septiembre el Comité Olímpico Español (COE), con ocasión de la ampliación de su sede social, entregó su máxima condecoración, la Insignia Olímpica, a varias personas que se han destacado por su contribución al deporte, incluyendo por primera vez a entrenadores. En este capítulo fueron dos los técnicos de atletismo que recibieron el galardón: Enrique Pascual y José Luis Martínez. En el caso de Martínez se premia una larga trayectoria atlética que comenzó como destacado mediofondista en los años 60 y que ha evolucionado hasta su cargo actual de responsable del sector de pruebas combinadas en el Comité Técnico de la RFEA.

   José Luis, ¿qué supuso para ti recoger este galardón?
- "El entrenador de atletismo y de otros deportes no ha sido nunca reconocido en las instituciones; en este sentido, tanto el Comité Olímpico Internacional como el Comité Olímpico Español no tienen ninguno entre sus miembros. Era la primera vez que se otorgaba una distinción a los entrenadores, lo cual ya es un avance importante. Tanto Enrique como yo somos los primeros que recibimos esta insignia pero los que nos han precedido tenían muchos más méritos que nosotros. Estamos en deuda con ellos y quisiera recordar especialmente a José Luis Torres, Julio Bravo, Gregorio Rojo y unos cuantos más. Recibirlo ha sido un honor pero lo hago en homenaje a los que tantas veces han sufrido el anonimato. Los mejores entrenadores son aquellos que inician a la gente en el deporte y a todos ellos quiero dedicárselo".

   Son cuarenta años como entrenador y treinta y cinco de dedicación al sector de las pruebas combinadas. Imagino que serán muchos los recuerdos que vienen a tu mente, pero ¿cuál es ese momento que no olvidarás nunca?
- "Fue el decatlón que se celebró en Alhama de Murcia en el año 1992 donde hicieron la mínima para los Juegos Olímpicos tres atletas: Antonio Peñalver, Álvaro Burrell y Francisco Javier Benet. Fue un gran impacto y tuve la sensación de que por fin habíamos llegado a algún sitio. Luego llegaron los Juegos Olímpicos de Barcelona con la participación de los tres y la medalla de plata de Peñalver y ya te dices a ti mismo 'esto no se puede mejorar'. Siempre habíamos tenido ese complejo de que el español no estaba preparado para el deporte y menos para especialidades tan difíciles como las pruebas combinadas y conseguir esto fue realmente muy importante".

   Antes de ejercer como entrenador fuiste un destacado mediofondista. Háblanos un poco de aquellos años.
- "Empecé a entrenar en León, en el Colegio de los Agustinos y después pasé a hacerlo con Julio Bravo. Fui campeón nacional juvenil de 1.000 y vencedor en 800 metros en dos ocasiones en los Campeonatos que se llamaban de la O.J.E., que era algo así como los de menos de 20 años de entonces. En enero de 1958 cuando se abrió la Residencia Blume vine a Madrid y empecé a correr también 400 metros e incluso velocidad pero en realidad mis distancias eran los 800 y 1.500 metros. En la primera de ellas fui subcampeón en los Juegos Iberoamericanos de Madrid'62 tras Alberto Esteban y luego me ofrecieron una beca para irme a Francia, donde estuve casi tres años. Esto marcó mi futura vocación como entrenador".

   ¿Cómo se produjo tu reconversión desde el mediofondo a las pruebas combinadas?
- "Después de los Juegos de Tokio la Federación Española a través de José Manuel Ballesteros contactó conmigo para ver si quería convertirme en entrenador. Yo había realizado los cursos en Francia y decidí dar ese paso. Tuve que dejar de correr puesto que en aquel entonces si eras entrenador te consideraban profesional y tenías que dejar de competir. Así, a los 26 años, en marzo de 1965, me convertí en entrenador de la Real Federación Española de Atletismo. Ese primer año Rafael Berenguer, que era un apasionado del atletismo, me mandó por varias ciudades españolas captando atletas y estuve tres meses haciendo el curso de ingreso en la Escuela de Entrenadores, de la que luego me convertiría en secretario tras ofrecérmelo su director, Giovanni Batista Mova. Después pasé tres años en Sevilla y dos en Santander, donde había muchos atletas y muy buenos como Enrique Díaz y Javier Cortezón, y en 1971 regresé a Madrid donde me contratan como entrenador de la Residencia Blume y allí me encargan de los lanzamientos ya que José Luis Torres no podía ocuparse de todos los atletas de este sector. También coincidió que Rafael Cano se quedó sin técnico y yo pasé a dirigirle. Por tanto, durante muchos años estuve simultaneando los lanzamientos y las pruebas combinadas".

   Durante estas cuatro décadas han pasado por tus manos muchos atletas, destácanos a algunos de ellos.
- "Primero el ya citado Cano al que entrené unos diez años. También en esa primera época vino gente muy buena a la Residencia en el sector de lanzamientos como Martín Vara, Sinesio Garrachón, José Alcántara, Carlos Burón, Castillo, José Devis o José Antonio Alonso. Después, siguiendo con los lanzamientos, llegó otra generación más joven como David Martínez, Guzmán, Enriqueta Díaz, tristemente fallecida, Cristina Carballo o Carmen Corona. En combinadas, además de Cano podría citar a Jesús María Abadía, Carlos Azulay, Francisco Javier Benet, Jaime Peñas, Álvaro Burrell, Isabel Aísa, Susana Cruz, Patricia Guevara, Sonia Pérez o Isabel Siles. Hay que destacar que de los cuatro hombres que han pasado de 8.000 puntos tres estuvieron en la Residencia".

   ¿Cuál es el momento actual de las pruebas combinadas en España?
- "Los mejores atletas de la actualidad son Óscar González y David Gómez, que no han llegado a la cota de los 8.000 puntos por diversas circunstancias pero que cualquier día pueden pasar esa barrera, y además tenemos otros jóvenes muy prometedores. Hemos sido tres veces, en 1994, 1999 y este año, terceros en la Superliga masculina con distintos atletas. Los cuatro atletas que han pasado de 8.000 puntos en decatlón: Benet, Peñalver, Burrell y Peñas no son fáciles de sustituir, en un país como el nuestro donde la densidad de atletas no es muy alta y donde no hay muchos sitios donde se pueden hacer pruebas combinadas, con medios adecuados pero creo que volveremos a tener pronto gente de 8.000 puntos porque tanto David como Óscar pueden pasar cualquier día de esa cota y en el momento que lo haga uno lo hará el otro y además hay otros atletas muy jóvenes que pueden progresar mucho. En categoría femenina, tras la retirada de Imma Clopés, tenemos una atleta excepcional que es María Peinado pero tiene que encontrar algún motivo más fuerte para ir un poco más allá, porque la siguiente está lejos y eso puede provocar una cierta desmotivación. De todos modos es joven y tiene muchos años por delante".

   Hablemos también un poco de promoción, ¿en qué áreas se está trabajando para encontrar nuevos talentos en combinadas?
- "Los planes que se están desarrollando están integrados dentro de la planificación general de búsqueda de talentos. También tenemos una ayuda importante que es contar con varios entrenadores apasionados de las pruebas combinadas. No obstante, lo más importante es que hay Campeonato nacional en todas las categorías, tanto en pista cubierta como al aire libre, lo que es un punto de motivación importante para los jóvenes atletas".

   Entre todos los proyectos que has abordado destaca una serie sobre los Juegos Olímpicos antiguos, rodada el pasado año en Olimpia donde participaste junto a varios atletas internacionales, ¿qué destacarías de aquella experiencia?
- "Fue una ocasión de éstas que sólo se presentan una vez en la vida. Cuando nos lo propusieron, enseguida me apeteció y nos volcamos en el proyecto. Fue más bonito hacerlo que verlo luego. Los cuatro atletas y los dos luchadores que viajaron dejaron su sello personal y su forma de ver la vida y el deporte. Cada uno tenía su forma de ser y el contraste era lo que enriquecía la convivencia, que por otro lado fue muy dura. Además, fue magnífico contar con una persona tan ilustrada en el tema olímpico como es Conrado Durántez. Luego la serie quizá podría haber resultado más vistosa con otros planos más espectaculares, pero creo que lo más valioso es que lo vivimos y eso queda ahí para siempre".

   Por último, ¿qué consejos darías a los atletas jóvenes que se inician en las pruebas combinadas?
- "Les diría que las pruebas combinadas son como una escuela de vida. Enriquecen mucho más en el plano humano que otra prueba de tipo individual. Tienes que tener una capacidad de aguante muy grande, soportar la fatiga y aceptar que en unas cosas puedes ser muy bueno y en otras peor y que lo importante es ligar unas especialidades con otras para obtener un buen conjunto. Por tanto, las pruebas combinadas reúnen características físicas y psíquicas que se asemejan mucho a lo que ocurre luego en la vida. ¿Quién ha sufrido un castigo más severo que cuando te faltan 280 metros para terminar los 1.500 metros, última prueba de decatlón, en tu país y a punto de quedar sexto del mundo, te rompes y no puedes continuar? Pues bien, eso le ocurrió a Francisco Javier Benet en Sevilla y ya le ha preparado para cualquier cosa que le pueda ocurrir en la vida. Las pruebas combinadas, por tanto, son la escuela de vida en todos sus aspectos".

    Sin duda una brillante reflexión para cerrar esta entrevista y qué mejor maestro para esta escuela de vida que alguien que ha pasado los últimos cuarenta años formando a jóvenes atletas y transmitiéndoles su filosofía de la vida. Sin duda la Insignia Olímpica recibida hace honor a la trayectoria de José Luis Martínez y esperemos que le de fuerza para que nos siga transmitiendo sus enseñanzas durante muchos años más.


José Luis Martínez Rodríguez (Puente de Alba, León, 14.12.1938) es uno de los grandes del atletismo español; así lo atestiguan de manera resumida los siguientes datos: como atleta llegó a ser recordman de España en 4x100 y 4x400m, Campeón de España absoluto en 400m y 4x400m (1959) y bronce en los Juegos Mediterráneos (4x400m) en Beirut 1959. Profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores desde 1965, año que comienza su labor en la RFEA en la que desempeña diversas funciones: Responsable Nacional de Lanzamientos (1971-1990), Responsable Nacional de Pruebas Combinadas (desde 1971 hasta la actualidad) cargo que desempeña en la actualidad, Director Técnico de la RFEA (1987-88) habiendo asistido a 6 Juegos Olímpicos, 10 Campeonatos de Europa (pista cubierta y aire libre), 3 Campeonatos del Mundo, 5 Juegos Mediterráneos y 2 Universiadas, entre otras muchas competiciones internacionales.
Entre los atletas más destacados que han pasado por sus manos destacan algunos que han llegado a ser plusmarquistas nacionales como: Martín Vara y Enriqueta Díaz (peso), Sinesio Garrachón y David Martínez (disco), José Alcántara (martillo), Rafael Cano, Jesús Abadía, Álvaro Burrell, Fco. Javier Benet y Susana Cruz (pruebas combinadas) habiendo logrado en total más de 100 títulos de Campeón de España y más de 30 récords nacionales con sus atletas.
Otra faceta de nuestro protagonista se centra en su largo paso por TVE, donde ha intervenido durante 16 años (1973-1989) en diferentes programas de contenido deportivo tales como Camino del Récord, Torneo, Mundial'82, Pista Libre, Objetivo-92 además de comentarista en diferentes campeonatos europeos y nacionales, cerrando por ahora este ciclo con la serie "Campeones de Olimpia" realizada en 2004.


Otros temas relacionados:
Comité Técnico de la RFEA

"Somos los primeros entrenadores que recibimos la Orden, pero los que nos han precedido tenían muchos más méritos que nosotros. Quiero recordar especialmente a José Luis Torres, Julio Bravo y Gregorio Rojo".

José Luis Martínez, una institución del atletismo español (Foto RFEA)

Recibiendo de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña. Esperanza Aguirre, la Insignia Olímpica, máxima distinción del Comité Olímpico Español.
(Foto gentileza del COE)

"Nunca olvidaré el decatlón previo a los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde tres atletas realizaron la mínima olímpica. Pensé que habíamos llegado a alguna parte"

En dos momentos de la entrevista junto a Ignacio Mansilla

Dos imágenes en su etapa de atleta: arriba venciendo en el Estadio Alvalade en un encuentro contra Portugal y abajo en el Estadio de Montjuic por delante de otro atleta histórico como Tomás Barris

"¿Quién ha sufrido un castigo más severo que cuando te faltan 280 metros para terminar los 1.500 metros, última prueba del decatlón, en tu país y a punto de quedar sexto del mundo, te rompes y no puedes continuar? Pues bien, eso le ocurrió a Francisco Javier Benet en Sevilla y ya le ha preparado para cualquier cosa que le pueda ocurrir en la vida"

Como Responsable Nacional de Combinadas, en dos imágenes históricas: arriba con el equipo que logró el bronce en la Copa de Europa en 1994 y abajo en el último podio recientemente logrado este mismo año 2005.

"Pronto volveremos a tener atletas por encima de 8.000m puntos en decatlón"

Patrocinadores y Colaboradores RFEA