Rumbo a Punta Umbría 2011 - Historia de España en los Campeonatos del Mundo de Campo a Través
  INICIO
  NOTICIAS
  HISTORIAL DE ESPAÑA
  TODOS LOS PARTICIPANTES
      EDICIONES - MEDALLEROS

  Cross de las Naciones
  Campeonato del Mundo
  EL CROSS EN ESPAÑA - Libro
  PUNTA UMBRÍA - Ciudad
Web Oficial IAAF - Punta Umbría 2011
WEB IAAF
WEB OFICIAL

  Realizado por:
Jorge González Amo José Luis Hernández
Ignacio Mansilla Miguel Villaseñor
Historia del campo a través en España (1955-1972)
LOS ATLETAS ESPAÑOLES BRILLAN EN EL CROSS DE LAS NACIONES

Portada del Librillo Oficial de 1955 San Sebastián     El año 1955 marca sin duda la consolidación internacional del campo a través español con la edición del Cross de las Naciones disputada en el Hipódromo de Lasarte de San Sebastián. En nuestro anterior capítulo habíamos visto como nuestro país había debutado en la máxima competición internacional en la edición disputada en 1929 en el Hipódromo de Paris-Vincennes y tras la Guerra Civil había comenzado a asomarse a los puestos de privilegio con hombres como Buenaventura Baldomá o Antonio Amorós.

    El Cross de las Naciones de San Sebastián'55, disputado el 19 de marzo de aquel año, fue la primera gran competición internacional celebrada en suelo español y resultó todo un éxito tanto desde el punto de vista deportivo como organizativo. El peso de la organización recayó en la Federación Guipuzcoana de Atletismo, con Willy Koch a su cabeza, que realiza un enorme esfuerzo de promoción del evento, lo que conlleva una enorme afluencia de público al Hipódromo donostiarra. Por parte española habían sido seleccionados para tomar parte en el evento Antonio Amorós, Luis García, Francisco Irízar, Felicito Cerezo, Félix Bidegui, Antonio Aguirre, Enrique Moreno, Jaime Guixá y Lucas Larraza que habían preparado con esmero la competición, habiendo permanecido concentrados en la ciudad desde la disputa del Campeonato de España dos semanas antes. Una vez en competición los nuestros tuvieron una actuación notable volviendo a subir al pódium por equipos al ocupar la tercera plaza con 109 puntos, por detrás de Inglaterra y Bélgica. En el plano individual destacamos la actuación de nuestro mejor hombre, el albaceteño Antonio Amorós, que se mantuvo en todo momento con los mejores para cruzar la línea de meta en la quinta posición, mientras que Luis García es décimo y Irízar, Cerezo y Bidegui también conseguían entrar entre los 25 primeros. Todos los participantes y directivos de la International Cross Country Union (I.C.C.U.), organismo que regía los destinos de la máxima competición de la especialidad, quedaron plenamente satisfechos con la organización del evento y ya comenzaron a plantearse el Hipódromo donostiarra como una de las sedes de futuras ediciones.

Antonio Amorós, a un paso de la gloria. Francisco Aritmendi al fin conquista el oro
Antonio Amorós llegando segundo en la edición de Nantes 1961     Los años que siguen a la edición de San Sebastián permiten a nuestros atletas foguearse con los grandes de la especialidad de cara a iniciar el asalto a los puestos de privilegio de la competición. En 1956 la prueba se disputa en Belfast y España baja hasta la sexta posición por equipos, siendo de nuevo Amorós el mejor de los nuestros al acabar octavo. Tampoco hay mucho que destacar en las siguientes cuatro ediciones, disputadas respectivamente en Waregem'57, Cardiff'58, Lisboa'59 y Glasgow'60. Nuestro equipo bascula entre la cuarta plaza de la capital portuguesa y la octava de Cardiff y desde el punto de vista individual tan sólo Amorós consigue situarse entre los diez primeros del escalafón internacional.

    El "galgo de Caudete" no obstante persevera y por fin iba a encontrar su oportunidad en la edición disputada en la localidad francesa de Nantes el 26 de marzo de 1961, donde se queda a un paso de la gloria. Allí realiza una carrera muy inteligente, progresando en todo momento. Al paso por el kilómetro cinco marcha en quinta posición y unos metros más allá supera a Fowler y se lanza a por los de cabeza. Por delante el inglés Basil Heatley se marcha decidido a por la victoria pero Amorós da caza al belga Gaston Roelants y al galo Bernard y se hace con una brillantísima segunda plaza, que en aquellos momentos sabía a oro. Por equipos, España ocupa la quinta plaza mientras que en la prueba júnior, que debuta en la competición el palentino Mariano Haro comienza a dar muestras de su calidad ocupando la tercera plaza y contribuyendo al bronce colectivo del equipo español.

    Lo que no consiguió Amorós sí que lo lograría tres años más tarde el alcarreño Francisco Aritmendi, un hombre nacido en 1938 en la localidad de Málaga del Fresno, que ya debutaba en el edición del Cross de las Naciones de 1962 en Sheffield, ocupando el puesto 33, en una carrera en la que nuestros hombres tuvieron una brillante actuación colectiva, ocupando el segundo puesto por equipos sólo por detrás de Inglaterra. Individualmente brilló el catalán José Molins que llegaba a meta en un magnífico sexto puesto.

1963 San Sebastián: Carlos Pérez liderando la prueba masculina     Antes de llegar a la victoria de Aritmendi en Dublín tenemos que detenernos en lo ocurrido en 1963, año en que la máxima competición internacional de campo a través volvía a nuestro país, siendo de nuevo el escenario el Hipódromo de Lasarte el día 17 de marzo. Los nuestros de nuevo vuelven a ocupar puestos de privilegio, con un magnífico Mariano Haro que realiza una brillante carrera para ocupar el tercer puesto del pódium por detrás del inglés Roy Fowler y del belga Gaston Roelants. También hay que reseñar el sexto puesto de Francisco Guardia, perfecto escudero del palentino, aunque a pesar de ello nuestro equipo no puede pasar de la quinta plaza colectiva, en una competición dominada por Bélgica. Donde sí que llega una medalla es en la categoría júnior, donde España es segunda por detrás de Inglaterra, con tres hombres metiéndose entre los diez primeros de la clasificación y Antonio Gómez ocupando la quinta plaza.

1964 Dublín: Francisco Aritmendi alzando los brazos y proclamándose campeón del Cross de las Naciones     Lo ocurrido en Lasarte era un magnífico preludio de lo que se viviría al año siguiente en el Hipódromo de Leopardstown de Dublín. La fecha el 21 de marzo, que quedará ya grabada en letras de oro en la historia del campo a través español merced a la magnífica carrera realizada por Francisco Aritmendi, que desde el comienzo emergió como el gran favorito a la victoria. En los primeros compases se sitúa a la espalda de Roelants y luego pasa al inglés Batty y se marcha por delante decidido a por la victoria. Creemos oportuno aquí reproducir lo que el maestro de periodistas Pedro Escamilla escribía en las páginas de Atletismo Español: "Al subir el repecho Roelants llevaba unos siete metros a nuestro campeón, que, a su vez, había sacado al inglés otros tantos. Se pasó un obstáculo, en el que había que arrastrarse, y vimos como casi simultáneamente lo pasaban Roelants y Aritmendi. El belga siguió en cabeza. Pocos instantes. Porque el guadalajareño se acercó a él, se puso a su altura, se las mantuvo enhiestas y, al final, dando la curva para entrar en la recta del hipódromo tomó el mando. ¡Está loco!, pensamos todos. ¡Sí, sí, loco!" Lo cierto es que Aritmendi cruzaba la línea de meta victorioso por delante del inglés Ron Hill, mientras que Roelants optaba por el abandono. Por detrás Haro era undécimo, dos puestos por delante de Aguilar, a la vez que el equipo español registraba la cuarta plaza.

    El triunfo del atleta alcarreño tuvo una gran repercusión en nuestro país en una época en la que los triunfos deportivos de los nuestros no eran ni mucho menos algo tan habitual como lo es hoy. E incluso se habló más del bueno de Aritmendi por la famosa anécdota ocurrida meses después cuando acudió a una recepción con el jefe del Estado Francisco Franco. El campeón se dirigió al Caudillo y le espetó: "bueno, ¿y qué hay de mi piso?" ya que parece ser que se le había prometido un peso como recompensa por su logro pero al final lo único que consiguió fue un bolso de regalo para su mujer.

Haro marca una época en la historia del Cross español
    El siguiente nombre importante, del que ya hemos hablado en este mismo capítulo, es el del palentino Mariano Haro. Hemos visto anteriormente como su historial de medallas se había iniciado con el bronce júnior en Nantes'61 y con ese mismo metal ya en categoría absoluta dos años más tarde en San Sebastián. Sin duda este hombre nacido en Becerril de Campos el 27 de mayo de 1940 era todo un talento en bruto aunque habría que esperar todavía ocho años para ver su verdadero potencial.

1972: Cambridge: mano a mano entre el español Mariano haro y el belga Gaston Roelants; el palentino sería segundo     La siguiente edición del Cross de las Naciones nos llevaría hasta Ostende'65 donde nuestros hombres tienen un discreto papel, mientras que en 1966 en Rabat no desplazaríamos a ningún representante. Ya en 1967 en la localidad británica de Barry José Miguel Maíz vuelve a acercarse a los puestos de privilegio, al ocupar la sexta plaza, mismo puesto que repite Mariano Haro al año siguiente en Rabat, una edición en la que España vuelve a subir al pódium por equipos al ocupar la tercera plaza.

    Vamos llegando al fin de nuestro capítulo con Mariano Haro y Javier Álvarez Salgado como principales protagonistas. En 1969 en Clydebank el palentino es décimo mientras que al año siguiente en Vichy el vigués le da el relevo ocupando la novena plaza. Por su parte, 1971 es un año también importante en el que por rotación le vuelve a tocar organizar la competición a San Sebastián con una importante novedad, la presencia por primera vez de la prueba femenina, en la que Belén Azpeitia es la mejor de las nuestras ocupando la 15ª plaza. Mientras, en la carrera masculina Javier Álvarez Salgado y Mariano Haro se baten el cobre de forma brillante con los mejores especialistas mundiales, ocupando respectivamente la cuarta y octava plaza, a la vez que Ramón Sánchez Ferreira es el mejor de nuestros júniors en el puesto séptimo. Por equipos también nos quedamos sin medallas siendo el mejor el júnior y sénior masculino, que cerraron en la quinta plaza.

    El periplo del Cross de las Naciones toca a su fin con la edición disputada en 1972 en la aristocrática ciudad británica de Cambridge. El año anterior el Congreso de la I.C.C.U. celebrado en San Sebastián decidía la supresión del organismo para dar paso a una Comisión de la IAAF y se abordaba la creación del Campeonato del mundo de la especialidad cuya primera sede sería la ciudad belga de Waregem en 1973. Pero antes vayamos a lo ocurrido en la ciudad británica donde Mariano Haro comenzaría a encarrillar su racha de cuatro segundos puestos consecutivos, librando una magnífica batalla con el belga Gaston Roelants. Ambos se quedaron solos a la altura del octavo kilómetro y el palentino aguantaría a su rival otro kilómetro más antes de quedar descolgado y asegurar la segunda plaza por delante del escocés Lachie Stewart. En los siguientes años Mariano daría mucho que hablar, peleando siempre por la victoria en una especialidad que se adaptaba perfectamente a sus condiciones, pero eso es algo que veremos en el próximo capítulo.

Ignacio Mansilla



Patrocinadores, Proveedores y Colaboradores oficiales de la RFEA