Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo
    Portal del Atleta     ACCESO | REGISTRO           @atletismoRFEA        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


   

Así lo vivió ... MANUEL MARTÍNEZ: La pista cubierta de gloria

Manuel Martínez con la medalla de bronce del Europeo Indoor de Madrid 2005 El atletismo en pista cubierta me pone, tiene morbo, es sexy, es atletismo dentro de una caja de bombones, es perfume de atletismo, en el atletismo de pista cubierta tienes a tus ídolos pasando a cinco metros de tu asiento, puedes escuchar el jadeo del cuatrocentista bajando el peralte por la calle 6 y la bola de peso parece que te va a caer encima, los pertiguistas vuelan por encima de tu cabeza, casi puedes oler el sudor.

He de reconocer que no soy ni muchísimo menos imparcial, muy al contrario estoy absolutamente mediatizado por mis resultados, por mis recuerdos bajo techo, el grueso de mi currículo está firmado en la época invernal, será por aquello de ser de León y la consiguiente adaptación al frio, aunque también puede ser que nos equivocásemos con la programación en las temporadas de verano, también pudo ser la mala suerte con las lesiones o simplemente, porque en realidad, me resultaba casi imposible ofrecer máximas prestaciones cuando se unían, humedad y altas temperaturas.

Lo cierto es que en el circulo de madera, siempre me encontré más cómodo que en el de cemento. Dentro del pabellón es todo pequeño, seguro, controlable, pero sobre todo, sientes al público cerca y yo eso lo agradecí como agua de mayo, como el aliento necesario en el último esfuerzo, como ese intangible que te hace superar los limites.

Me acuerdo perfectamente de las sensaciones que tuve en el Palacio de los Deportes de Madrid cuando en la final del Europeo de 2005, tras una irregular temporada de invierno, pude llevarme el gato al agua, consiguiendo una medalla de bronce que me supo a oro, gracias al increíble apoyo del público, desde el momento en el que hicimos la entrada en pista, toda la instalación se volcó conmigo, me sentí querido y apoyo, me llevaron en volandas hasta un cajón del pódium que en cualquier otro escenario no hubiese sido capaz de pisar, les estaré agradecido para siempre.

Es una pena que hayamos perdido esa pista en la Capital, sin duda nos hubiese dado muchas alegrías, ojala se recuperé pronto un espacio para la practica de nuestro deporte en una ciudad que pretende ser Olímpica.

Por todo ello, en este 50 cumpleaños del atletismo de bolsillo, me gustaría hacerle un sentido homenaje, lanzar una salva de honor con 50 cañones que resuenen en toda la geografía nacional, para que en estos momentos de incertidumbre, una opción deportiva tan espectacular y entrañable, tan educativa y saludable como es el A-TLE-TIS-MO, se apoye aun con más fuerza, debemos intentar que no se vea afectado bajo ningún concepto, ya sea en su versión reducida y en la grandiosidad del estadio. Al contrario, abría que aprovechar la coyuntura para promover la utilización de espacios en desuso, que mejor forma de devolver la vida a un viejo edificio.

Hemos demostrado que podemos ser igual de altos, fuertes y rápidos que los demás pueblos de nuestro entorno, ahora debemos demostrar que somos igual de inteligentes.




   





© Copyright 2017 / RFEA 1997-2017. Reservados todos los derechos.
| Política de Privacidad |